«Al menos ya sé lo que es ganar en Palencia»

David del Olmo
-

Carles Marco, nuevo técnico del Básquet Girona, cierra su etapa morada con el pero de no haber completado una campaña entera

«Al menos ya sé lo que es ganar en Palencia» - Foto: Sara Muniosguren

El Chocolates Trapa Palencia busca al entrenador que encabece el proyecto 2020-21 después de el pasado jueves Carles Marco se despidiera públicamente de club y afición para iniciar una nueva etapa en el recién ascendido Básquet Girona, presidido por Marc Gasol, donde entrenará las dos próximas campañas, con una tercera opcional.
Marco se marcha del conjunto palentino con un «sabor agridulce, porque no hemos acabado la temporada. Nos ha quedado esa espinita de qué podía haber pasado. Tenía todos los ingredientes para acabar bien, es lo que pensábamos, porque siempre hemos sido muy optimistas. El hecho de que se acabara de forma excepcional ha hecho que no nos pudiéramos despedir. Una situación excepcional para todo el mundo, que nos ha afectado laboralmente también».
La reanudación liguera «era muy difícil, no tenemos los recursos que tiene la ACB, muchos de los clubes teníamos a todos los jugadores fuera, y las plantillas ACB aguantaron con muchos jugadores. Sí es cierto que se reanuda diferente, porque hay jugadores que ya no están. Si hubiéramos jugado de nuevo no hubiera sido lo mismo, no hubiésemos sido los mismos equipos ninguno de nosotros. Lo veía difícil, aunque la ilusión estaba».


CAMBIO DE AIRES. «Llevo años entrenando fuera de casa y a todo el mundo le gusta volver, la conciliación familiar hace mucho. Yo lo que quiero es entrenar y estar relacionado con el baloncesto y eso me preocupa, pero no es lo que más», explicaba tras el anuncio.
Llega a un proyecto «ahora mismo con diferente estatus, porque Girona acaba de subir y es más a medio o largo plazo, que Palencia, que está consolidado. Y esa ilusión de iniciar un proyecto nuevo también ha podido».
Reconoce que «he tenido muchas dudas porque en Palencia he estado como en casa, me han ayudado, me han tratado muy bien y estaba superfeliz en el club».
Su balance en el banquillo palentino: «como dice la canción de Fito & Fitipaldis, no digo diferente digo raro, porque ha sido... En mi carrera como jugador y entrenador no me había pasado algo así, no empezar un año y no terminar el otro. Así ha sido, un poco raro. El balance es bueno, el primer año cambiamos un poquito el guion de porqué se fue Alejandro, ese guion de después hacerlo muy bien, luego mal y acabamos bien jugando un play-off creo que fantástico, sin llegar a culminarlo. Y este año creo que a nivel de juego hemos estado muy bien, hemos cambiado el equipo con la dificultad que implicaba y creo que hemos hecho un buen baloncesto, con algún pico más de forma que otro, pero todo con la mentalidad de llegar al final lo mejor posible. En eso estábamos. Estoy contento, entre comillas, de lo que ha podido dar el equipo».

 

* Más información en la edición en papel y en la app de Diario Palentino