El futuro del románico

Lara Arias
-

El Punto de Información está situado en la ermita de San Juan Bautista, dentro del parque de la Huerta de Guadián, declarada Monumento Histórico Artístico en 1981.

El futuro del románico - Foto: Pedro Flórez

El Punto de Información del Románico de la capital se encuentra situado en el interior de la ermita de San Juan Bautista, en el parque de la Huerta de Guadián, uno de los más célebres y concurridos de la ciudad. Se trata de un pequeño templo arquetípico del románico rural de la provincia de Palencia. Fue construida en el siglo XI en la localidad palentina de Villanueva del Río y trasladada el pasado siglo a la capital, para evitar su pérdida. Aún en estos momentos se puede apreciar la numeración de la que se sirvieron los conservadores para reconstruirla. 
La ermita permaneció en un estado de obras entre 1972 y 1980, ocho años después de su traslado. La Dirección General de Arquitectura concedió una subvención de siete millones de pesetas con lo que su reconstrucción pudo ser concluida con éxito. Cabe destacar que en 1981 fue declarada Monumento Histórico Artístico, y en la actualidad alberga el Punto de Información del Románico, con el objetivo de dar a conocer este arte medieval y la importancia  que tiene la provincia.
La ermita se encuentra inmersa en un proyecto de mejora promovido por el Ayuntamiento de la ciudad. Esta iniciativa  contempla trabajos en el interior y en el exterior de la iglesia. Desde el Consistorio, quieren «renovar la carpintería, los bancos y la pintura» del edificio, informa Laura Lombraña, concejala de Cultura y Turismo. El proyecto aún no tiene fecha, pero se encuentra enmarcado dentro de los fondos Edusi, de la Unión Europea.
Asimismo, pretenden proceder al «adecentamiento de la bóveda de cañón y a la renovación de la luminaria», declara Lombraña. También equiparán a la iglesia de una pantalla led. Otra de las actuaciones que se van a realizar es «la maqueta que refleja la historia de esta iglesia», informa la concejala. Además, en el exterior van a trabajar para sustituir la vegetación, limpiar el entorno y realizarán un tratamiento anti-pintadas. El objetivo  de estas obras es «poner en valor la iglesia», manifiesta Lombraña.
Las deficiencias que presenta el edificio son evidentes, porque «este Punto de Información lleva años sin renovarse y eso se nota, aunque cualquier deficiencia la compensa la excelente atención que dispensan los informadores turísticos que atienden a los visitantes. Soy consciente de que debemos darle el lugar e importancia que merece y desde la Concejalía de Turismo vamos a esforzarnos por que así sea», declara Lombraña.  
Cabe destacar que tener este edificio  en la ciudad «es un verdadero lujo». «Supone el kilómetro cero, un punto de partida de una ruta por el románico palentino. Eso debe hacernos únicos y diferenciarnos», manifiesta Lombraña. Para quienes quieran acudir, «el horario es de 10,30 a 14,00 horas y de 17,30 a 20,30 horas, normalmente, aunque dependiendo de la época del año puede variar, pero siempre se anuncia con antelación en la puerta de la iglesia. La entrada es gratuita», indica la concejala de Turismo y Cultura.
Balance de visitas. En agosto de 2019, las visitas al Punto de Información del Románico palentino por parte de extranjeros aumentaron. 2.227 extranjeros  pasaron este último mes el Punto de Información, 669 más que en el mismo mes de 2015. La mayor cantidad de visitantes procedía de Francia, con 35 personas, frente a los 19 del 2015. 
También, los visitantes españoles crecieron este mes de agosto en comparación al mismo periodo en 2015. Un total de 1.183 personas procedentes de distintas comunidades autónomas acudieron al Punto de Información del Románico, frente a los 580 que lo hicieron en el año 2015. Eso supone un aumento de 603 visitantes
El crecimiento se trasladó también a los visitantes  castellanoleoneses. Un total de 139 personas acudieron al Punto de Información, 33 más que hace cuatro años. 
En cuanto a los palentinos, en agosto aumentó su número en un 21 por ciento.
Estructura. La iglesia tiene una planta rectangular con una cabecera semicircular. El pórtico de la ermita está conformado en el exterior por un ábside que está apuntalado por dos contrafuertes escalonados. Horizontalmente, está decorado con dos líneas de imposta con molduras. En el centro se abre un pequeño ventanal decorado con dos columnas de capiteles historiados. Mientras que la portada ocupa tanto en anchura como en altura, la mayor parte del muro meridional. El cuerpo está rematado por un tejadillo sobre canecillos, que constituyen una parte de la viga de un edificio que sobresale al exterior de la fachada y sostiene la cornisa. Está formada por seis arquivoltas con arcos abocinados, progresivamente apuntados hacia el interior y sobre columnas que van alternando salientes. Las arquivoltas están formadas por molduras decoradas con figuras de distintos motivos.
En el interior destaca por la variedad de elementos decorativos románicos que tiene. Toda la nave está recorrida por un sotobanco sobre el que se apoyan los soportes y las columnas. El techo está conformado por una bóveda de cañón apuntada, con dos arcos fajones reforzándola. En el presbiterio, es el espacio en torno al altar mayor de una iglesia y que a veces está elevado sobre la nave y rodeado por una barandilla, que es de cascarón. El arco triunfal es apuntado y se apoya en semicolumnas sobre pilastras, con basa decorada con arquerías de medio punto.  Son muy llamativas las arcadas dobles y ciegas que decoran los muros del presbiterio, que son de medio punto las meridionales, y de arcos trilobulados muy apuntados, las septentrionales. Los capiteles son las estructuras sobre los que apoyan el peso de los entablamentos horizontales o los arcos.