Detenida por obligar a una mujer a prostituirse en Tenerife

DP
-

La víctima, de 22 años, presentó la denuncia en Palencia

Detenida por obligar a una mujer a prostituirse en Tenerife

La Guardia Civil ha detenido a una mujer de 35 años como presunta autora de un delito contra la intimidad e investiga a otro hombre de 50 años como presunto autor de otro de falsificación de documentos después de que una mujer denunciara que fue obligada a ejercer la prostitución en Tenerife. 
Según informó ayer el instituto armado, la operación comenzó cuando una mujer de 22 años denunció en Palencia haber sido víctima de un supuesto delito de explotación sexual. La denunciante manifestó haber sido engañada por parte de una antigua amiga suya, quién, bajo la promesa de una oferta de trabajo en Santa Cruz de Tenerife, la convenció para trasladarse hasta una vivienda privada de la citada localidad. 
Una vez allí, el trabajo prometido no era real y le fue exigido tanto el dinero del viaje, que previamente le habían adelantado y que le iban a regalar, como el importe del alojamiento, por lo que se convirtió en una deuda económica que tenía que abonar y que le reclamaban. 
  Asimismo, la víctima puso de manifiesto que durante su estancia en la vivienda le obligaron a ejercer la prostitución para ganar dinero y a realizar fotografías, «con un alto grado de contenido sexual» que, posteriormente, eran distribuidas y enviadas a través de redes sociales, páginas web de contactos e incluso directamente a contactos privados con los que, posteriormente, podía llegar a mantener relaciones sexuales. 
Para ejercer aún más presión sobre la supuesta víctima, los presuntos autores llegaron incluso a retener su documentación y simular un contrato de trabajo ficticio para regular su estancia legal en territorio nacional.  Fruto de la investigación, se han podido obtener el contenido de varios chats donde se habían distribuido las imágenes íntimas de la supuesta víctima. 
La Guardia Civil comenzó a trabajar y analizar cada dato de interés aportado por la supuesta víctima, activando el Protocolo de Actuación para la Protección de las Víctimas de Trata de Seres Humanos con fines de Explotación Sexual. A través del interlocutor social territorial, se solicitó apoyo a la entidad especializada de referencia Adoratrices, que, desde el primer momento, facilitó a la víctima un recurso residencial, apoyo psicológico y acompañamiento.
 Asimismo, tales hechos fueron puestos en conocimiento de la Guardia Civil de Tenerife, que abrió la operación Dona para la continuación de las investigaciones y que dieron como resultado la detención de una persona y la investigación de otra.  Las diligencias policiales instruidas, así como los implicados en los hechos, fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de La Orotava.