Merkel salda cuentas con Trump

SPC
-

La canciller alemana planta cara a EEUU con una cerrada defensa del multilateralismo mientras denuncia las acciones unilaterales del republicano en materia comercial y de política exterior

Merkel salda cuentas con Trump - Foto: RONALD WITTEK

La relación entre Alemania y Estados Unidos se encuentra en una crisis cada vez más profunda, debido a la amenaza de aplicar aranceles especiales a automóviles germanos, así como a las diferencias en materia de política exterior, según quedó patente durante la Conferencia de Seguridad de Munich. 
Las grandes tensiones entre Berlín, la UE y Washington salieron a la luz este fin de semana. La canciller alemana, Angela Merkel, criticó duramente las acciones unilaterales del presidente estadounidense, Donald Trump, en materia de política exterior y comercial. 
Las discrepancias se evidenciaron tras el discurso del vicepresidente de EEUU, Mike Pence,  quien urgió a la UE a alinearse con Washington tanto en Irán como en Venezuela, en donde instó al bloque a reconocer a Juan Guaidó como «único presidente legítimo».
Pence argumentó que Venezuela es «una tragedia que precisa la respuesta de todo el mundo» y subrayó que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, es «un dictador» que «debe marcharse». La réplica europea llegó de manos del ministro español de Exteriores, Josep Borrell, quien defendió la posición española -y la de la «muchos» países de la UE- explicando que se han guiado por lo que establece la constitución de Venezuela. «Lo reconocemos como presidente, pero ad interim», aseguró.
Con respecto a Irán, Pence afirmó que Teherán es «el mayor esponsor del terrorismo internacional» y es la «mayor amenaza para la paz y la seguridad» y que, por lo tanto, había que romper cualquier tipo de relación con el país, empezando por el acuerdo nuclear. El vicepresidente argumentó que, además de interferir en los conflictos de Siria y Yemen, Irán ha exportado misiles, ha contribuido a que se perpetren atentados en Europa y está confabulando para «destruir Israel».
Merkel, encargada de responder a Pence, argumentó que mantener el acuerdo nuclear con Teherán es mejor que repudiarlo, pese a que reconoció que rechaza la conducta iraní en cuestiones como su programa de misiles, su interferencia en Yemen o su colaboración en Siria.
El discurso de Merkel, inusualmente apasionado, fue sin duda el más aplaudido en la Conferencia, en la que este año participan 35 jefes de Estado y Gobierno y más de 80 ministros de Defensa y Exteriores.
La canciller hizo una defensa cerrada del multilateralismo y puso el foco sobre Europa, asegurando que la UE «tiene enemigos», entre los que citó a Rusia y a Steve Bannon, el exasesor del presidente Trump.
La canciller denunció la «guerra híbrida dirigida por Rusia», principalmente hacia los países europeos «económicamente más débiles», y se refirió al movimiento de euroescépticos que Bannon está tratando de amalgamar de cara a las elecciones europeas de mayo.
«Debemos luchar por esa Europa, por el multilateralismo y contra todos los que luchan contra Europa», manifestó.