El derbi se decidió en la prórroga

Alberto Moreno
-

Filipenses derrotó al Villamuriel en el Adolfo Nicolás

El derbi se decidió en la prórroga

CB VILLAMURIEL. Sheila Barrera (7), Laura Guadilla 9, Clara Román (12), Marta Pancorbo (2) y Noelia Docio -cinco inicial- Olga   del Río (2), María Negro, Andrea Rodríguez, Sara Olivia García (10), Inés Cordón (6) y Alicia Román (6).
FILIPENSES. María Pastor (7), Marina Sánchez, Beatriz Redondo (10), Ilenia Mederos (4), Sandra Sánchez (3), Aránzazu Henar Alonso  (7), Lucía Bueno (12), Elena Maté y Alexia Moreno (19).
PARCIALES. 19-9, 13-12, 8-17, 17-19, 1-6.
INCIDENCIAS. Partido correspondiente a la décima cuarta jornada del Grupo Norte A-A1 de la Primera División femenina, jugado en el pabellón Adolfo Nicolás de Villamuriel de Cerrato. 
ÁRBITROS. Paniagua y De los Bueis. Pitaron 30 faltas a Villamuriel y 19 a Filipenses. Señalaron cuatro técnicas a Filipenses. Eliminadas Noelia Docio, Sara Olivia García y Alicia Román, de Villamuriel e Ilenia Mederos, de Filipenses.
 
Victoria trabajada y sufrida de un Filipenses que, una vez más, no pudo disponer de todas sus jugadoras, debido a la lesión de Mónica, ante el CBVillamuriel en el Adolfo Nicolás.
Salieron en tromba las cerrateñas, dominando el rebote en ambos tableros y con una intensidad defensiva inusitada, lo que desconcertó a un Filipenses que no encontraba su sitio en el campo. Villamuriel dominaba el primer cuarto con claridad por 19-9. En esta primera parte, el acierto local era elevado,  teniendo segundas e incluso terceras opciones en ataque ante la pasividad colegial en el rebote. Fruto de ello, el claro dominio local (32-21).
Con las ideas más claras, y con una intensidad en defensa de Filipenses más habitual en esta temporadas, las capitalinas comenzaron a dominar el rebote y a hacerse fuerte en la pintura, desarbolando la defensa zonal 3-2 de un Villamuriel que, poco a poco veía recortada la ventaja que había conseguido.
Los últimos diez minutos de encuentro, fueron un intercambio de canastas de ambos equipos, pero un Filipenses más acostumbrado a finales apretados, supo mantenerse sereno para empatar el encuentro a 57 al finalizar los 40 minutos reglamentarios. En la prorroga, las colegiales decantaron a su favor el encuentro y, desde la línea de tiro libre, obtuvo la victoria.