EEUU endurece el pulso con Maduro

SPC
-

La Casa Blanca amenaza con responder a todo acto violento contra Guaidó, mientras el presidente acusa a la UE de arrodillarse ante Trump

EEUU endurece el pulso con Maduro - Foto: Prensa Miraflores

 

El pulso echado por la comunidad internacional contra el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se endureció ayer por parte de Estados Unidos, que no duda en intervenir militarmente en caso de que se recurra a la violencia contra el antichavismo y, especialmente, contra el autoproclamado jefe del Ejecutivo, Juan Guaidó. 
Según aseguró John Bolton, asesor de Seguridad Nacional de Donald Trump, «cualquier acto de violencia e intimidación contra el personal diplomático estadounidense, el líder democrático de Venezuela, Juan Guaidó, o la Asamblea Nacional representaría un grave asalto a la legalidad y estará seguido de una respuesta significativa», en una clara amenaza contra todo golpe del oficialismo a la oposición.
Bolton, asimismo, denunció «el apoyo de Cuba» a Maduro y «su control sobre la seguridad» del actual mandatario electo «y las fuerzas paramilitares.
En cuanto al reconocimiento de Guaidó, el norteamericano insistió en que Washington quiere «urgir» a todas las naciones a «apoyar las aspiraciones democráticas del pueblo venezolano en su intento de liberarse del Estado mafioso e ilegítimo del expresidente Maduro» y, por ello, está «ayudando a recuperar un futuro brillante» para la nación caribeña.
Entre tanto, el líder chavista obvió las amenazas vertidas desde Estados Unidos y centró sus ataques en la Unión Europea, cuya postura tachó de «impresentable» al darle un «ultimátum» de ocho días para que convoque «elecciones libres». Por eso, no dudó en aconsejar a las delegaciones comunitarias a abandonar el país: «Si se quieren retirar de Venezuela, que se vayan».
«Europa ha tenido una posición insolente, insostenible, impresentable, y debe retirar su ultimátum», declaró, al tiempo que acusó a «toda Europa» de ponerse «de rodillas» ante el Gobierno de Donald Trump, del que, insistió, es artífice de un «golpe de Estado». 
De hecho, afirmó que el líder de la Asamblea Nacional se autoproclamó «presidente encargado» de Venezuela siguiendo órdenes directas de la Casa Blanca. 
«La agencia Associated Press y el Washington Post han publicado que el vicepresidente de Estados Unidos le dio la orden el día 22 de enero a este señor de apellido Guaidó para que se asumiera como presidente de Venezuela con el apoyo de EEUU», sostuvo. 
Así, incidió en que la actual crisis forma parte de «una conspiración de orden político para tratar de dañar la vida» en Caracas. «Hay una campaña permanente para desconfigurar la realidad, por lo que he sido víctima de un acoso permanente», denunció. Por eso, insistió en su llamamiento al diálogo «con todos, con la oposición política y con la oposición mediática». Incluso tendió la mano a Trump, aunque reconoció que es poco probable. «Ojalá algún día se logre una relación de respeto con el Gobierno de Estados Unidos», apostilló. 
Por su lado, Guaidó continuó con su campaña para recabar los apoyos de la comunidad internacional y explicó que, como jefe del Parlamento, y con el respaldo de la Constitución, se proclamó presidente interino «con la visión clara de lograr elecciones libres, realmente libres, y no como las del pasado 20 de mayo, que fueron una farsa, sin presos políticos, con garantías y con equilibrio comunicacional.
Además, aseveró que «no puede haber diálogo» con Maduro, al que acusó de haber instaurado una «dictadura» en Venezuela. «No creo que un dictador acepte elecciones libres», insistió, y reclamó a las Fuerzas Armadas que «ayuden a restituir el orden constitucional».