Renfe bloquea la venta de billetes de AVE desde el día 20

Rubén Abad
-

Esta polémica medida también afectará a León, Valladolid y Segovia, que tendrán que conformarse a partir de esa fecha con los Alvia y los Avant para sus viajes a Madrid

Renfe bloquea la venta de billetes de AVE desde el día 20 - Foto: Oscar Navarro

No empieza el año con buen pie la provincia de Palencia en lo que a transporte ferroviario se refiere. Y es que los trenes AVE desaparecen de la estación capitalina de Jardinillos y de las del resto de Castilla y León (Valladolid, León y Segovia) a partir del día 20. 
Al menos, desde ese fecha la página web de la operadora Renfe (www.renfe.com) bloquea la venta de billetes de este tren con destino a Madrid, al igual que ocurre con la venta telefónica, donde tampoco se ofrece solución alguna, tal y como pudo comprobar ayer este periódico.
De esta manera, los palentinos tendrán que conformarse con viajar hasta la madrileña Chamartín en los trenes Alvia y y Avant, mucho más lentos que el AVE, con velocidades de hasta 300 kilómetros por hora. Sin embargo, esta polémica medida podría tratarse tan solo de una solución temporal, y volverse a poner a la venta estos servicios en las próximas fechas, según se desprende de las informaciones facilitadas desde el entorno de la empresa ferroviaria.
Un contratiempo más para los usuarios del ferrocarril en la provincia, pues a la falta del AVEse suma el cierre de las taquillas de las estaciones de Aguilar de Campoo, Osorno y Guardo (esta última dentro de la línea de Renfe Ancho Métrico, antigua Feve).
Hasta el mencionado día 20, como es habitual, los AVEcircularán dos veces al día por sentido, conectando a las cuatro ciudades de Castilla y León entre sí y con la capital de España. Un viaje que, en el caso de Palencia, tiene una duración de algo menos de hora y media. En cuanto a los trayectos intermedios, Valladolid y Palencia quedan conectadas entre sí en tan solo 27 minutos, y el trayecto entre la ciudad del Pisuerga y León capital en una hora y diez minutos.
De esta manera, mientras el AVEde bajo coste (Avlo) echará a andar en la primera mitad de este mismo año entre Madrid y Barcelona, el AVEtradicional se enfrenta a uno de los momentos más complicados desde su puesta en marcha en Palencia a finales de septiembre de 2015, hace algo más de cuatro años.
1.620 millones de euros. Un varapalo -confiemos en que sea tan solo de forma temporal- para la capital y la provincia en su conjunto, que lucharon como pocos para que la alta velocidad llegase e hiciera parada en Jardinillos. Un sueño que, con mucho esfuerzo, se hizo realidad con la puesta en servicio del nuevo tramo de línea de 162 kilómetros de longitud, el que discurre desde Valladolid hasta la capital leonesa, que supuso una inversión de más de 1.500 millones de euros, 1.620 millones para ser más exactos.