Invitado de excepción

A. Benito
-

Juan Fuente, artista guardense afincado en Aguilar, viajó hace unos días a China, donde permanecerá hasta el 29 de mayo para dar una serie de cursos magistrales y elaborar varias obras que, posteriormente, formarán parte de una exposición

Invitado de excepción

Dicen que nadie es profeta en su tierra y que muchas veces es más fácil que alguien obtenga una buena reputación en el exterior que en su lugar de origen. Algo así debe de pensar Juan Fuente, artista norteño que tras muchos años de esfuerzo y dedicación ha tenido la oportunidad de formar parte de un proyecto que le ha llevado hasta China.
"Lo cierto es que las instituciones de nuestro país adolecen del compromiso con los artistas. No se apuesta por lo local, ni se valora el trabajo de unas personas que, a mi modo de ver, dan vida a la tierra y mantienen el territorio", lamenta este creador que en los últimos años ha acuñado una frase muy representativa de la realidad. "Se nos llena la boca de cultura hasta que llega la factura", dice esa especie de refrán de cosecha propia.
En contraposición a las barreras que el artista encuentra normalmente para vivir del arte en el norte de la provincia, e invitado por la Universidad de Suzhou, Fuente emprendió hace unos días el viaje hacia el país asiático, donde permanecerá hasta el 29 de mayo para dar una serie de cursos magistrales y elaborar varias obras que, posteriormente, formarán parte de una exposición. Una oportunidad que el artista valora "muy positivamente" desde el punto de vista profesional, pero sobre todo por su vertiente humana.

Invitado de excepción
Invitado de excepción - Foto:
"Creo que esta estancia puede abrirme las puertas de un mercado gigantesco. Sin embargo, lo más importante es que voy a poder crecer, descubrir otra cultura y ahondar en esa filosofía espiritualista y sensible del arte chino que contrasta con la brutalidad de su crecimiento económico y demográfico", señala el creador natural de Guardo afincado en Aguilar.
Su responsabilidad no es pequeña y es que Juan Fuente tendrá que compartir espacios, inquietudes y conocimientos con los alumnos de una de las universidades más punteras a nivel mundial en lo que a formación artística se refiere. De hecho, este experto en la manipulación del barro y la arcilla aprovechará su estancia de dos meses en China para trabajar con otros materiales y avanzar en el concepto de escultura poética. "No tiene sentido que vaya a hablarles de cerámica al país en el empezaron a poner en práctica las técnicas más sofisticadas y en el que se descubrió la porcelana", indica.
Lo que sí hará será cultivar un tipo de arte basado en la reflexión, el diálogo con el público, la emoción entre el espectador y el autor y la transmisión de un mensaje a través de la alegoría. 
CCACO. En este sentido, Fuente asegura que el Encuentro de Artistas Chinos y Españoles organizado por la Casa de Cultura y Arte China Occidente (CCACO) el año pasado en Cervera en el que pudo participar junto a otros colegas, supuso para él una apertura total a la hora de concebir la obra.
"Además de permitirme viajar hasta China, el contacto con los profesores Zhenglong Xu y Ming Yang, así como con el resto de artistas que formamos parte del proyecto, me ha transformado por completo. He derribado puertas, tabiques y prejuicios", asegura el creador norteño, que está eternamente agradecido a las oportunidades que le ha dado CCACO.
"Lo original está en los orígenes", decía Gaudí, y de alguna forma, "la búsqueda de la armonía a través del contacto con la naturaleza" será otro de los retos a los que