Palencia Baloncesto acusó las lesiones

diariopalentino.es
-

Palencia Baloncesto acusó las lesiones - Foto: Carla Cotés

77 LUCÉNTUM

Sàbat(10)
Bas (12)
Green
Middleton (12)+
Rejón (6)
-equipo inicial- Huertas (5) Fernández (14) LLorca
Rivero (9) Coppenrath (9)

 

PALENCIA BALONCESTO

 Forcada (3)
Ott (3)
Tveidt (11)
Mortellaro (4) Otegui (8)
-equipo inicial-  McDermott (4)
Bravo (13)
Garrido (2)
Martínez
Fornas (11)

 

arbitros
Vázquez García y Perera Giménez. Sin eliminados.

 PARCIALES
Primer cuarto: 20-17 Segundo cuarto: 17-16 (37-33). Tercer cuarto: 24-14 (61-47). Último cuarto: 16-12 (77-59).

 incidencias
Centro Tecnificación. 1.100.

Palencia Baloncesto, en su despedida del año, sufrió ayer un serio correctivo en su visita a la cancha del Lucéntum alicante, que dejó claro ayer el porqué es uno de los equipos favoritos al ascenso directo a la ACB, categoría que perdiese la pasada temporada por motivos económicos, no en la cancha.
Los locales fueron superiores a su rival en casi todas las facetas del juego, especialmente en un tercer cuarto en el que los palentinos se dejaron ir, encajando un parcial de 24-14 que rompió definitivamente el choque. Y, lo que es peor, dando una pésima imagen después de una primera parte muy luchada e igualada.  
El choque comenzó con dos equipos que se mostraban muy desacertados en el lanzamiento, y así, a los cuatro minutos de partido se llegaba con un corto marcador de 5-2. Los locales, de la mano de Sabat, conseguían mejorar un poco sus estadísticas y a falta de 4´30 para el final del cuarto colocaban el 7-4 en el luminoso. Pero Palencia Baloncesto, que defendía con uñas y dientes y buscaba sus opciones con rápidos contragolpes, conseguía mantenerse vivo en el encuentro e impedía que su rival abriese una brecha significativa. Así, tras varios intercambios de canastas, al final del cuarto se llegaba con esos tres puntos de ventaja del conjunto alicantino (20-17).
Sin embargo, el segundo cuarto no pudo comenzar peor para los intereses de Palencia. El cuadro visitante se encontró con un Lucéntum Alicante que había puesto una marcha más a su juego de ataque y que, tras una canasta de Coppenrath y un triple de Rivero, abría la brecha hasta los 8 puntos (25-17).
Palencia Baloncesto  intentaba acortar distancias jugándose muchos tiros desde más allá de la línea de 6,75 metros, pero no tenían el día los visitantes, que veían como poco a poco Alicante iba ampliando su renta hasta llegar a los 10 puntos (34-24) a falta de 3’40 para el descanso. Sin embargo, tras un nuevo triple de Rivero, los palentinos consiguieron en la recta final del cuarto maniatar el juego exterior de su rival y, con un buen trabajo en el rebote, anotaron un parcial de 0-8 que dejaba el luminoso en un ajustado 37-33 al descanso y con las espadas en todo lo alto.

segunda parte. Pero la reacción palentina se diluyó en los vestuarios. Ya en el inicio del tercer cuarto, los morados dieron señas de no poder aguantar el ritmo impuesto por Lucéntum Alicante, que de entrada anotaba un parcial de 9-4 que volvía a abrir las diferencias (46-38). Sin embargo, ahora, lejos de reaccionar, Palencia Baloncesto pareció hundirse y dar por perdida la batalla. Las sensaciones que el equipo dejaba en la pista no eran buenas, faltaba ritmo e intensidad, y eso lo aprovechó a la perfección el cuadro local que, con un gran acierto en el tiro exterior y cometiendo pocos errores, conseguía irse al final del cuarto con una ventaja ya de 14 puntos (61-47). Poco a poco, las lesiones y molestias que acusaban varios jugadores se iba acusando., especialmente la de Ott. Esta falta de energías provocó la lógica falta de intensidad y ante un rival tan cualificado como el alicantino y con un partido intenso era evidente que la victoria se complicaba mucho.
Palencia Baloncesto había perdido demasiados balones en el tercer cuarto, y aunque lo corrigió en el último, donde además mejoró mucho en defensa, de poco sirvió ya. Los visitantes despertaron de su letargo y volvieron a plantarle cara a un Lucéntum Alicante que había quitado el pie del acelerador, pero que en ningún momento vio peligrar su triunfo ante un rival sin recursos.
El descanso navideño vendrá muy bien a los morados para recuperar a sus lesionados.