Ampliarán las ayudas para cambiar las tuberías en Abella

Carlos H. Sanz
-
Ampliarán las ayudas para cambiar las tuberías en Abella - Foto: Eva Garrido

El alcalde, Alfonso Polanco, revela que de la partida del año pasado solo se ha utilizado la poco más de la mitad

El Ayuntamiento convocará este año una nueva línea de ayudas para que los vecinos de las Casas de Abella que aún no han acometido la retirada de la antigua red de fibrocemento puedan acometer las obras de saneamiento en el interior de sus viviendas con una ventaja económica de hasta el 65%.
Así lo avanzó ayer el alcalde, Alfonso Polanco, que visitó en persona la marcha de unas obras que afectan a 125 viviendas, de las cuales 30 ya tienen realizadas todas las obras y 18 están pendientes de ejecutar próximamente, por lo que aún hay 77 pendientes de hacerlo.
Una situación que preocupa tanto al Ayuntamiento, como a Aquona y a la asociación de vecinos del Ave María, las tres partes que se pusieron de acuerdo para hacer realidad una inversión  de 217.099,41 euros, de los que la ciudad sufraga 81.820,20 euros, el 38%, y que corre peligro por la inacción de muchos propietarios.
El alcalde informó de que a la línea de subvenciones de 100.000 euros para la realización en el interior de las viviendas de la instalación de acometidas y su conexión a las redes municipales -la parte que asume Aquona-, solo se acogieron 26 solicitudes, con una ayuda global de 56.869,45 euros, por lo que solo se ha cubierto la mitad de la cantidad presupuestada.
«Venimos a insistir en que los propios vecinos, a los que volveremos a informar mediante el envío de una carta deben presentar los papeles para solicitar la ayuda que hemos puesto a su disposición desde el Ayuntamiento, máxime si tenemos en cuenta que existe una normativa europea que obliga a eliminar toda conducción que esté fabricada con ese compuesto», aseveró el primer edil.
En este sentido, Polanco recalcó que se han mantenido numerosas reuniones y realizado visitas para comentarlo desde que se aprobara el proyecto de reforma tanto por técnicos como por concejales, y que aquellos vecinos que han realizado las obras «están muy contentos por el resultado porque se han desarrollado de forma satisfactoria».
«El fibrocemento del que están hechas las conducciones es un material que se deteriora y puede causar perjuicios para la salud, por eso todas las viviendas deben modificar su red interna», señaló el primer edil.