Cinco carreteras reducen su velocidad máxima a 90 km/h

O. H.
-

El Estado y la Junta cambian 88 señales y la calibración de los radares de acuerdo a la normativa que afecta a 256 km de vías convencionales y que entra hoy en vigor

La operación señal 90 ha concluido. Desde el mediodía de ayer, todas las señales limitativas de velocidad a 100 han desaparecido de las carreteras convencionales de la provincia que tenían esa máxima permitida. Esto es, las carreteras de doble sentido de circulación sobre una misma calzada, con al menos 1,5 metros de arcén transitable. En resumidas cuentas, la P-12, la N-120, la N-611 y la N-620 dentro de las competencias del Estado y la CL-615 en el caso de la Red Autonómica: en total 256 kilómetros.
En concreto, la última de las 88 señales que las administraciones han tenido que cambiar para adecuarse al Decreto 1.514, publicado el 29 de diciembre, fue una de la P-12 junto al fin de la zona urbana de Palencia, hacia Santander. 
Tal y como explicó el subdelegado del Gobierno, Ángel Domingo, la medida se ha tomado para «tratar de reducir los accidentes» en las vías convencionales, dado que «en el 20% de los accidentes en las carreteras, la velocidad está involucrada, y de ese porcentaje, el 75% se dan en las carreteras convencionales. «Así trataremos de salvar la vida a alguna persona», sentenció el subdelegado mientras los operarios de la empresa de conservación de Carreteras procedían a desanclar la señal de 100 para colocar la nueva de 90.
En el caso de Palencia, de los 10 fallecimientos en accidentes de tráfico que se produjeron en 2018, seis tuvieron lugar en convencionales  y dos en autovías (otros dos en poblado o caminos). En cuanto a los que se dieron en las carreteras que se ven afectadas ahora por la reducción general de la velocidad, se registró una muerte. En 2017, fueron tres, mientras que en 2016 la cifra también fue de tres.
En realidad, estas cinco carreteras, eran una excepción a la regla dentro de la provincia de Palencia, puesto que esos 256 apenas suponen un 11% dentro del total de 2.400 kilómetros de carreteras convencionales existentes. De hecho en 2.150 kilómetros de la red de carreteras, la máxima para turismos y motocicletas se mantiene en los 90 km/h. De esta forma, esos 2.400 kilómetros de carreteras convencionales (una calzada con dos sentidos de circulación), tendrán todas una máxima de 90 km/h. 
«Con la entrada en vigor de esta modificación legal, la velocidad máxima en todas las carreteras convencionales ha sido en parte unificada y simplificada con respecto a la anterior normativa. La velocidad máxima permitida ha sido igualada a la baja para turismos y motocicletas», señaló el jefe provincial de Tráfico, Fernando Alonso.  Este límite será aplicable también a autocaravanas de MMA menor de 3.500 kg.
Además, destacó, la equiparación con la mayoría de los países de nuestro entorno. «15, con nosotros 16 países de la UE, tiene el límite de 90 en carreteras convencionales. Hay otros, con límites más bajos, incluso», apuntó el jefe provincial.
El cambio de las señales se terminó ayer al mediodía, 12 horas antes de que entrara en vigor la nueva normativa, vigente desde las 00 horas. «Se han adaptado tanto los radares de tramo de la CL-615, como los exámenes para la obtención del carné», explicó Alonso.
Al tratarse de una limitación genérica, como hasta ahora, los turismos y motos podrán elevarla en 20 km/h (hasta los 110) para efectuar un adelantamiento, en el tiempo imprescindible para hacerlo y siempre que el vehículo a adelantar circule a menos de 90).
Límites al alza. La normativa, en vigor desde anoche tiene más novedades, sobre todo para los conductores profesionales, y no solo en los 256 kilómetros afectados por el cambio de la velocidad genérica, sino en toda la red de carreteras convencionales. 
 De esta forma, en la tarea de simplificar la normativa de velocidades, los autocares (también derivados de turismo y vehículos mixtos adaptables) podrán circular por todas las carreteras secundarias a 90 km/h. Tanto por las que ya lo hacían (las limitadas de forma genérica a 100), como por las que hasta ahora estaban limitadas a 90 y por las que debían circular a 80. Esta prerrogativa será aplicable siempre que lleven cinturones de seguridad en todos los asientos o no lleven transporte escolar. En ese caso, a 80.
En el caso de los camiones, tractocamiones, furgonetas, autocaravanas de masa máxima autorizada superior a 3.500 kg, vehículos articulados, automóviles con remolque y resto de vehículos, su velocidad máxima se situará en todo caso en los 80 km/h (si transportan mercancías peligrosas a 70).

Cinco carreteras reducen su velocidad máxima a 90 km/h  Eva Garrido
Cinco carreteras reducen su velocidad máxima a 90 km/h - Foto: Eva Garrido