El nuevo parque de bomberos quiere ser la sede de rescate

Carlos H. Sanz
-

La nueva dotación, que contará con helipuerto, tardará al menos un año y medio

El nuevo parque de bomberos quiere ser la sede de rescate - Foto: Alberto Rodrigo

El Ayuntamiento está gestionando que el nuevo parque de bomberos de la capital sea la sede del helicóptero del Grupo de Rescate y Salvamento, según desveló ayer en Onda Cero Palencia la concejala responsable de Bomberos y Seguridad Ciudadana, Carolina N. Gómez.
«Tenemos un proyecto que como salga bien va a ser único para la ciudad. Se está trabajando con los bomberos, y además tenemos también un documento de todos los sindicatos a nivel autonómico, para poder traer el helicóptero de emergencias a Palencia», aseveró la edil.
Habrá que espera todavía al menos un año y medio, ya que aunque el «proyecto está avanzado», aún no se han licitado las obras del nuevo parque, cuya construcción exigirá un desembolso de 4,5 millones de euros y un plazo de ejecución de, al menos, un año y medio. Tal y como se acordó, estará ubicado en el recinto ferial y contará con un helipuerto, de ahí que puede servir de base para el helicóptero de emergencias.
«Es un servicio que en estos momentos está privatizado por la Junta de Castilla y León. Nosotros,  simplemente, tendríamos que tener a dos bomberos de retén en el parque disponibles», detalló la edil responsable de Bomberos, que se mostró convencida de que «es una oportunidad para la ciudad».
En la actualidad, el Grupo de Rescate y Salvamento tiene su base en el municipio vallisoletano de Alcazarén, de manera que puede acceder a la mayor parte del territorio de Castilla y León en un máximo de una hora de vuelo. 
Es un servicio público operativo los 365 días del año, en horario de orto a ocaso, que está integrado por un helicóptero con grúa, un piloto, un gruista y dos rescatadores, de los cuales, uno posee la titulación de grado de enfermería, para poder realizar de forma eficaz una primera atención sanitaria o incluso poder adoptar medidas de urgencia bajo la supervisión telefónica de un médico, hasta que el paciente queda en manos de los servicios de emergencias sanitarias.
Cabe recordar que en 2015, la Junta de Castilla y León abrió un concurso público para encontrar empresas que se encargasen de los servicios de rescate en el medio natural en Castilla y León, lo cual puso en pie de guerra a los bomberos de la Comunidad.