El Curavacas se cobra la vida de un montañero vasco

Diario Palentino
-

El hombre, natural de San Sebastián, cayó a 100 metros de la cima, en el paraje conocido como Callejo Grande, al parecer tras lesionarse una pierna. Un compañero alertó del incidente

El Curavacas se cobra la vida de un montañero vasco

Así es la montaña. Unas veces da y otras quita. El Curavacas se cobró ayer la vida de un montañero vasco de 34 años que se precipitó al vacío por un cortado tras lesionarse una pierna. El hombre, nacido en San Sebastián y domiciliado en la misma ciudad, cayó a 100 metros de la cima, en el paraje conocido como Callejo Grande.
Al parecer, y según informaron desde la Subdelegación del Gobierno, fue un compañero del accidentado el que alertó de la situación en torno a las 11,35 horas. En un primer momento se activó al helicóptero y al Grupo de Rescate del 112 en Cantabria, que se encontraba cerca de la zona. Sin embargo, los servicios de emergencia no pudieron hacer nada más que confirmar su fallecimiento.
Acto seguido, y debido a la dificultad para acceder hasta el cuerpo del malogrado montañero, se activó la Unidad de Helicópteros de Emergencia y al Greim de Sabero para la judicialización del suceso. Las tareas finalizaron a las 16,15 horas, tras lo que el 112 de Cantabria rescató el cadáver media hora después. 
Completadas estas labores, el cuerpo sin vida del montañero donostiarra fue trasladado al tanatorio de Cervera de Pisuerga para la realización de la autopsia. Asimismo, se instruyeron las pertinentes diligencias para remitir al Juzgado de Instrucción de la misma localidad. 
El último suceso trágico ocurrido en la Montaña Palentina se produjo el pasado 13 de mayo, cuando un vecino de Burgos, de 50 años de edad, falleció en el Pico Espigüete, en el término municipal de Velilla del Río Carrión, al precipitarse desde una altura de 400 metros mientras practicaba esquí de fondo.
El hombre, que pertenecía a un grupo de cuatro montañeros, se cayó cuando realizaba esquí de travesía en la cara norte del Espigüete, en una zona inaccesible para vehículos por tierra. Sus acompañantes llamaron al 112 y el Centro Coordinador de Emergencias de la Agencia de Protección Civil activó el helicóptero de rescate y salvamento, y se comunicó la incidencia a la Guardia Civil y a Emergencias Sanitarias-Sacyl. En una nueva llamada, los montañeros confirmaron que habían localizado a su compañero y que éste se encontraba fallecido. 
última víctima. La última víctima tras sufrir un accidente en el Curavacas se registró en febrero de 2016. Se trataba de un montañero burgalés de 45 años, que falleció tras sufrir un caída por un barranco de la cara noreste de este pico. Se alertó al centro de emergencias de la comunidad de que el fallecido había sufrido una caída por un precipicio y que sus compañeros no conseguían localizarlo, ni tenían contacto visual con él. El 112 movilizó al helicóptero de salvamento y se avisó del accidente al Equipo de la Guardia Civil de Montaña de Sabero (León), además de enviarse al lugar una UVi móvil del Sacyl para prestar atención sanitaria al accidentado una vez rescatado.
Los equipos de rescate consiguieron localizar el cuerpo sin vida del montañero y lo trasladaron en helicóptero a Herrera.



Las más vistas