Un debilitado temporal deja 8 localidades en alerta

Rubén Abad
-

Carrión, Pisuerga y Arlanza mantienen niveles de alarma amarilla y roja. Las redes autonómica y provincial mejoran

Un debilitado temporal deja 8 localidades en alerta - Foto: Óscar Navarro

Elsa ya es historia. La borrasca abandona la provincia, no así sus secuelas, que seguirán siendo visibles durante los próximos días en varios puntos de la geografía.
No obstante, la situación tiende a mejorar a medida que pasan las horas, aunque las intensas precipitaciones mantienen a tres ríos (Carrión, Pisuerga y Arlanza) en niveles de alerta en un total de ocho localidades. Cuatro de ellas en nivel rojo (Quintana del Puente, Villoldo, Palencia y Salinas de Pisuerga) y la restantes en naranja (Guardo, Celadilla del Río, Arbejal y Cordovilla la Real).
Salvo picos puntuales, la tendencia es a la baja, tanto en el caudal como en el nivel del agua, según los datos aportados por la CHD a través de las estaciones de aforo que opera en las citadas localidades. Amodo de ejemplo, en Quintana, cuyo río presentaba el caudal más alto de la provincia (302,69 m3/s), tras una subida progresiva, se mantenía estable, con un nivel en torno a los 4 metros.
Un debilitado temporal deja 8 localidades en alertaUn debilitado temporal deja 8 localidades en alertaEl panorama también mejoró en la red de carreteras, tanto en la autonómica como en la provincial. En la primera de ellas, todas las carreteras permanecieron abiertas al tráfico rodado al cierre de esta edición, tras recuperar la normalidad la P-412 en Cordovilla y la P-991en Monzón de Campos. No obstante, se aconsejaba circular con precaución por la presencia de balsas puntuales en las CL-615, CL-626, CL-627, P-211, P-212 y P-215, además de en las ya mencionadas P-214 y P-991.
Por su parte, la Diputación restringió la circulación en tres vías de su competencia, concretamente la PP-6202 en Villaescusa de las Torres, la PP- 9832 en Manquillos y la PP-9008 (Camino de San Román), que a media tarde ya estaba operativo, según pudo comprobar presencialmente este periódico.
Para comprobar los efectos del temporal, la presidenta de la Diputación, Ángeles Armisén, y el delegado de la Junta,  José Antonio Rubio, se desplazaron hasta varias zonas afectadas, como Nestar, Herrera, Saldaña, Carrión, Villoldo y la capital.
CAPITAL. La situación comenzó a normalizarse también en la capital, aunque el agua seguía anegando puntos como las inmediaciones del tanque de tormentas o el parque Ribera Sur, por citar dos ejemplos. Además, hubo problemas por el agua en el Poligonillo, donde el Ayuntamiento derivó una máquina de Aquona para limpiar la acequia.
En cuanto al viento, tres vehículos se vieron afectados por caída de ramas o árboles. Además, varios contenedores quedaron volcados sobre el asfalto, se cayeron persianas, cornisas, tejas y señales por fuertes rachas de hasta 74 km/h. En consecuencia, los efectivos del parque comarcal de bomberos atendieron 50 avisos, mientras que la Policía Local actuó en más de una treintena de ocasiones.