Tomar medidas de supervivencia

Agencias - SPC
-

Los clubes estudian recortar los salarios para compensar el impacto que puede provocar la suspensión de los torneos por el Covid-19

Tomar medidas de supervivencia - Foto: VINCENT WEST

La industria del fútbol ha generado una burbuja económica que la crisis del coronavirus amenaza con reventar. El impacto causado por el parón de las competiciones puede ser demoledor y parece que la mayoría de los clubes españoles no podrán hacer frente, presumiblemente, aquellos que tienen más mermadas sus arcas actualmente.    
En el fútbol español, Las Palmas ha sido el primer club en acogerse a un ERTE, aunque afecta solo al personal administrativo. Por su parte, la Liga de la Serie A italiana está estudiando desde ayer contener el impacto económico causado por la interrupción del torneo y, entre ellas, una reducción del sueldo de los futbolistas.
Pese a que ya se hayan disputado dos tercios de la temporada, la interrupción puede provocar daños superiores a los 1.000 millones de euros, según indicó el economista Marco Bellinazzo, y el presidente de la Federación de fútbol italiana (FIGC), Gabriele Gravina, quien aseguró que «no puede ser un tabú hablar de reducir sueldos. La emergencia nos afecta a todos».
La onda expansiva también se extendió al Olympique Lyon, club de la la Ligue 1 francesa, que anunció que suspendía de empleo y sueldo a su plantilla.


Cumbre culé

La Directiva del Barcelona se reunirá virtualmente para frenar el impacto y esbozar algunas propuestas junto a la Comisión. El presidente, Josep Maria Bartomeu, pondrá sobre la mesa y pedirá a los de Quique Setién, según publicó ayer La Vanguardia, hacer un esfuerzo económico y renunciar a una parte de sus sueldos. 
El 61 del presupuesto de club azulgrana de la temporada 2019-20 es destinado a las fichas de la primera plantilla: son unos 507 millones de euros anuales en sueldos y 135 en amortizaciones. La entidad culé espera que los profesionales apoyen este gesto, como ya han hecho otras entidades europeas, aunque son muchos los dirigentes que consideran que el mundo del fútbol debería tomar medidas colectivas y globales.