scorecardresearch

Los vínculos que unieron a dos regiones

DP
-

Una muestra en el monasterio de San Zoilo de Carrión de los Condes sensibiliza sobre la historia cluniacense

Los vínculos que unieron a dos regiones

El director general de Patrimonio Cultural, Gumersindo Bueno, inauguró ayer en el monasterio de San Zoilo de Carrión de los Condes la exposición León, Castilla y Borgoña, lazos fraternos. La notable y geográficamente vasta huella cluniacense es, junto con el Camino de Santiago, una de las más distinguidas y tangibles realidades patrimoniales en las que se reconoce la personalidad cultural y, por ende, la construcción política de Europa. 

Esta exposición, cofinanciada por fondos europeos del Programa Feder, plasma la importancia histórica de esta corriente, atendiendo a la situación política del momento en el continente y en particular en Borgoña, León y Castilla, con el binomio formado por el papado y el imperio (Gregorio VII y la reforma gregoriana), la propia historia de Cluny, sus inicios, de Odilón a Hugo de Semur, sus primeros contactos con la monarquía castellano-leonesa (Sancho III el Mayor y Fernando I) y su implantación y consolidación con Alfonso VI y Constanza de Borgoña. Se exploran además las relaciones de poder que reafirmaron la fuerza cluniacense (Enrique y Ramiro de Borgoña con Calixto II) y sus manifestaciones artísticas, sus influencias, puntos en común, diferencias y peculiaridades regionales o vías de intercambio, para concluir preguntándonos cuáles son, vistas desde hoy, las principales aportaciones de su legado.

 Esta muestra, que se pudo visitar en La Farinier de la Abadía de Cluny durante el segundo semestre de 2020 y ahora en San Zoilo, que será su sede permanente, constituye un paso más en la andadura que, siguiendo la estela de ese pasado común, comparten hoy Castilla y León y Borgoña. 

Castilla y León forma parte desde hace cuatro años de la Federación Europea de los Sitios Cluniacenses, cuyo Consejo de Administración ha sido recientemente renovado, contando entre sus miembros electos con el Gobierno autonómico. Esta entidad internacional está integrada por alrededor de 200 lugares de distintos países (Francia, Alemania, Italia, España, Suiza, Reino Unido y Polonia) con el denominador común de haber estado bajo la influencia o la titularidad de la gran Abadía de Cluny. Tiene como objetivo contribuir al fortalecimiento y a la difusión del enorme valor cultural, patrimonial y turístico del fenómeno de Cluny, que constituye una fructífera red espiritual, cultural, artística, científica y organizativa del pasado que puede, sin embargo, volver a ser hoy motor de desarrollo de muchos de estos territorios. 

Por ello, la Consejería de Cultura y Turismo suscribió un acuerdo internacional con la región de Borgoña, origen de Cluny, para promover la protección, conservación, estudio y valorización conjunta del patrimonio material e inmaterial cluniacenses, que en Castilla y León tiene su reflejo en lugares como Frómista, Villalcázar de Sirga, Nogal de las Huertas, Sahagún y Carrión de los Condes

Durante el pasado año se llevaron a cabo acciones de difusión como la edición de material promocional, la realización de un interactivo con reproducciones 3D de piezas significativas de la expansión cluniacense por Europa y la celebración de jornadas técnicas, que por imposición de los tiempos que vivimos se han realizado en un formato mixto (presencial y virtual).