Estudian un proyecto para sellar baches con fideos chinos

I. Santos
-

China plantea al Ayuntamiento una iniciativa para acabar con los socavones que detectaron en su visita

Estudian un proyecto para sellar baches con fideos chinos - Foto: Sara Muniosguren

Las incipientes relaciones del Ayuntamiento de la capital con China están dando sus primeros frutos y sus beneficios no se van a ver ni en el comercio de productos locales ni en la creación de un centro de mercancías para el tren que conecta ambos países, sino en algo mucho más cercano: las aceras y el asfalto que pisan los palentinos a diario.
El equipo de Gobierno de Mario Simón estudia estos días una propuesta para implantar en la ciudad un proyecto piloto que acabe con los baches en tiempo récord y, lo más importante, con un coste mínimo para las arcas municipales. La idea consiste en rellenar los socavones con fideos chinos -aunque hay posibilidad de que sean también nacionales- y utilizar un fuerte pegamento como aglutinante. Después, bastaría con lijar la superficie hasta igualarla a la calzada o a la acera y dar una mano de pintura.
Si tienen redes sociales seguro que durante los últimos meses han recibido alguno de los vídeos que demuestran la pericia de los compatriotas chinos con los fideos y el pegamento. Basta una búsqueda rápida por internet para comprobar cómo con esos dos elementos son capaces de arreglar mesas, bolsos, inodoros, una puerta...
La idea es aplicar el mismo principio con los baches de la ciudad, y surgió cuando la delegación china de la Asociación de Chinos en España (ACHE), el ILM Grupo y el Grupo Internacional de Medios visitaron la ciudad el pasado mes de junio, invitados por el Ayuntamiento.
«Durante el paseo que dieron por la orilla del río, desde la Cámara de Comercio hasta el Ayuntamiento, se percataron del mal estado del acerado y el asfaltado en varios puntos de la ciudad, y en vez de ver un problema, vieron una oportunidad», aseguran fuentes municipales, que por ahora evitan pronunciarse sobre si el Consistorio aceptará o no llevar a cabo este problema piloto. «No se entendería que utilizásemos pasta de fuera cuando podrían elaborarla empresas palentinas», comentan.