Shane Lowry gana un British soñado

Europa Press
-

Rahm finaliza el Open en undécima posición mientras

Shane Lowry gana un British soñado - Foto: FACUNDO ARRIZABALAGA

El golfista irlandés Shane Lowry se proclamó hoy este domingo de la 148º edición del Abierto Británico, después de guardar su liderato en los pocos sustos de la última jornada para lograr el primer Grand Slam de su carrera, mientras que el español Jon Rahm volvió a lanzar su ataque sin suerte. 
La vuelta a Irlanda del Norte del Open Championship 68 años después sin duda iba de adaptarse al Royal Portrush, de sentirse como en casa. Lowry fue quien mejor lo hizo, con sus paisanos del norte entregados, para desquitarse del US Open que se le escapó en 2016 y experimentar la mejor semana de su vida deportiva. 
Su 63 del sábado fue vitoreado como nunca, como si de una Ryder se tratara, cuando llegó al 18 disfrutando de lo que luego confesó como su mejor día en un campo de golf. A Lowry le quedaba rematar, con una renta de cuatro golpes sobre Tommy Fleetwood en el inicio del domingo, lo mismo que hace tres años en Oakmont. Lee Westwood y Rickie Fowler, dos de los habituales en la lucha aún sin estrenarse en los majors, comenzaron también como aspirantes, sobre todo cuando Lowry se dejó un bogey en el primer hoyo. El irlandés no tardó en sujetar de nuevo el timón de un Royal Portrush que había comenzado con lluvia y mucho viento, en un desenlace sin mucha emoción. 
La previsión acertaba, pero el agua fue dando tregua. Lowry entró en calor con los birdies en el 4, 5 y 7, pero volvió a dar algo de emoción con los bogeys en los 8, 9 y 11. Sin embargo, para entonces la batalla era cosa del partido estelar con un Fleetwood que no hizo presión suficiente. El juego del inglés falló desde el tee y en el 14 la ventaja pasó a ser de cinco golpes. 
Con el buen colchón y sin rival, Lowry hizo birdie en el 15 y se permitió saborear su victoria en los tres últimos hoyos, con su nombre ya grabado en la Jarra de Clarete.

 

Pelea sin suerte

La progresión de Rahm en busca de estar en ese selecto club del golf llegó esta semana al British, el grande que más se le había resistido hasta ahora. 
El vasco sin embargo lo peleó sin suerte, siempre en la zona alta, hasta terminar undécimo. Rahm empezó el domingo a nueve golpes de Lowry y salió con todo desde el primer tee. Royal Portrush le respondió con un doble bogey, y así le fue el día, con cinco bogeys y tres birdies, el último en el 18. 
El dos veces campeón del Open de Irlanda en los últimos tres años pudo al menos sacar una sonrisa, para volver la próxima temporada a una pelea que parece destinado a ganar algún día. Un 21 de julio lo hubiera soñado, como homenaje al primera major español, el Open que ganó hace 40 años Severiano Ballesteros. Por su parte, Sergio García se llevó un amargo adiós con un 78.