Miguel dio en el Blanco

Alberto Moreno
-

Tras una muy mala primera mitad, el Palencia Cristo Atlético mejoró notablemente, encarrilando el partido gracias a los tantos de talentoso centrocampista palentino, que tuvo que actuar como delantero

Miguel dio en el Blanco - Foto: Óscar Navarro

palencia cristo atlético. Sergio, Dani Burgos, (80’ Charly), Pablo, Abel, Obispo, Víctor Abajo, (68’ Edu), Bueno, (71’ Viti), Charaf, Blanco, Adri, Alvarito.
la granja. Loren, Cuadri, Caño, (66’ Tomás), Thanos, Kike, Velasco, Gabi, Borja, Lázaro, Vitolo, (85’ Iván), Lucho, (62’ David Gil). 
árbitro. Álvaro Fernández González, leonés. Asistido por Madrigal Pérez y Carrera Fernández. Amarillas para Abajo; Velasco, Borja y Cuadri.
goles. 1-0: Min. 65:  Miguel Blanco, ganando la espalda a la defensa para marcar cruzado. Dedicatoria al utilero, Balbi.2-0: Min. 76:Taconazo de Edu dejando a Blanco delante del portero, marcando entre las piernas del cancerbero.incidencias. Balastera. Campo un tanto pesado por las lluvias caídas durante la semana. El cuadro segoviano lució su segunda indumentarias, la llamativa de los judiones. Último partido del Palencia Cristo Atlético por este año ante su afición. 
 
Tanto encontrar un delantero (los tiros van por un cedido de un filial) y la solución la encontró en un hombre de la casa, disciplinado, trabajador, talentoso, polivalente, compañero. El yerno perfecto. Miguel dio en el Blanco dos veces y le dio el tercer triunfo consecutivo al Palencia Cristo Atlético tras la primera parte más aburrida que se recuerda en mucho tiempo. 
Novedades de nuevo en el once morado, no es de repetir Rubén Gala equipo. El joven Sergio se ubicaba de nuevo en el portal. Burgos y Pablo se colocaban en los laterales, con Abel y Obispo en el eje de la zaga. Por delante, Víctor Abajo, situándose Blanco y Charaf en los interiores. Bueno y Adri abrían el campo por las bandas, jugando como referencia atacante Alvarito.
Dibujo y posiciones que, ante la falta de fluidez no tardó en variar el técnico, asemejándose a un 4-2-3-1. Charaf pasó al pivote, encargándose de empezar la circulación desde atrás. Bueno pasó a la media punta, Alvarito al carril diestro, con Blanco como falso nueve.
Se esperaba un cuadro segoviano atrás, buscando la contra en el pesado pero no encharcado césped, pero sorprendió por su atrevimiento, siendo el que más buscaba el portal rival, aunque ninguno de los dos equipos disparaba entre los tres palos. Juego previsible y lenta circulación del balón por parte morada, por lo que La Granja se defendía con más facilidad de lo esperado.
A los 35 minutos llegaba la primera ocasión clara del encuentro, una contra rival, un mal repliegue local y el cabezazo de Cuadri que se estrellaba en el palo. Primer serio aviso para los morados, que no acababan de encontrar su patrón de juego y se veían superados por la valentía de su oponente. La defensa de cinco segoviana se le atragantaba. Lo mejor que podía pasar era que llegase el descanso para recomponer ideas.
Hubo bronca en el vestuario, como el propio técnico reconoció, y todo cambió. En los  primeros minutos del segundo acto hizo más ofensivamente el Palencia Cristo Atlético que en toda la primera mitad. Bueno pudo marcar a los tres minutos, pero su disparo se fue cruzado. Charaf robó el balón en su presión alta, siendo derribado al borde del área, pidiéndose penalti. Adri pudo hacerlo a los doce, pero se encontró con Loren, el portero segoviano. La recompensa a esta evidente mejoría de juego la encontró con el tanto de Blanco y su emotiva dedicatoria.
La Granja pasó a defensa de cuatro, pero no mejoró. Al contrario, la entrada de Edu en el campo le dio magia al cuadro morado. Un genial pase de tacón suyo a Blanco valió para sentenciar el partido a diez minutos para el final. Uno más tarde, talentoso joven jugador palentino provocó un penalti que no pudo convertir Alvarito, al encontrarse con la pierna del portero segoviano. Al final, todo fue más fácil.