'San Luis' crea el Observatorio Regional de Cuidados Paliativos

J.B.I. (ICAL)
-

Es una plataforma digital con información de expertos que recopilan y evalúan los recursos

El Complejo Hospitalario San Luis, de Palencia, presentó ayer el Observatorio de Cuidados Paliativos de Castilla y León. - Foto: SARA MUNIOSGUREN

El Complejo Asistencial de la Orden de Hermanas Hospitalarias de San Luis de Palencia presentó ayer la puesta en marcha del Observatorio de Cuidados Paliativos de Castilla y León, el tercero del país tras Cataluña y Extremadura. La iniciativa pretende acercar la realidad de este tipo de tratamiento y los recursos disponibles para su aplicación tanto en pacientes oncológicos como los de otras dolencias irreversibles.
El director gerente del Complejo Asistencial San Luis en el que desempeñan su labor unas 350 personas en distintos ámbitos sanitarios, Rubén de la Fuente, explicó que el proyecto responde a la creación de una plataforma digital «muy potente» en la dirección www.observatoriodecuidadospaliativos.org de recopilación e información de todos los medios existentes para «ponerlos a disposición de los profesionales y de la sociedad en general».
«La vocación es global y la iniciativa de las Hermanas Hospitalarias de San Luis está abierta a todas las instituciones públicas y privadas que quieran colaborar, evaluando y enriqueciendo los recursos existentes para la asistencia y atención a personas en el final de la vida. Se compara lo que existe en Castilla y León con otras zonas de España a través de una base de datos actualizada», agregó.
El objetivo es ahondar en aspectos científicos y la documentación sobre todo lo que se escribe, además de la legislación vigente. «Un observatorio es un grupo de personas unidas con una vocación de servicio y un interés común, pudiendo participar todo el mundo, por ejemplo el que escribe una tesis al otro lado del país», indicó De la Fuente. No obstante, la Orden Hospitalaria de San Luis cuenta con un equipo técnico que complementa el ámbito de investigación y aplicación de cuidados paliativos.
Por su parte, el presidente de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos, Álvaro Gándara del Castillo, manifestó que el observatorio pretende recopilar lo ya hecho en 20 años para hacer más llevadera la existencia de enfermos en el final de la vida. «Estas personas requieren una atención específica por parte de equipos multiprofesionales compuestos por médicos, enfermeros, psicólogos y trabajadores sociales, con un control de síntomas físicos y emocionales, trasladados también al ámbito familiar», arguyó. Dado el progresivo aumento de enfermos crónicos y enfermos no curables, la disciplina de los cuidados paliativos ha contado con un desarrollo incipiente. «Sobre todo se atiende a pacientes oncológicos y los que tienen enfermedades irreversibles, con pronósticos de vida de meses y con síntomas de dolor, ansiedad y necesidades sociales y psicológicas que hay que tratar», apuntó.

Cobertura progresiva. Gándara del Castillo señaló además que los equipos de cuidados paliativos implantados en complejos hospitalarios públicos y concertados dan cobertura a un 60 por ciento de la población, por lo que aún hay un 40 por ciento que no accede a este tipo de servicio sanitario en caso de precisarlo.
Francisco Vara, presidente de la Sociedad Castellano y Leonesa de Cuidados Paliativos, dio a conocer que en Castilla y León fallecen anualmente unas 7.000 personas por enfermedades oncológicas y otras 7.000 por dolencias crónicas susceptibles de recibir en algún momento cuidados paliativos.  Los primeros tienen una cobertura del 75 por ciento y los segundos de un 30 por ciento, «por lo que aún queda un largo camino por recorrer para atender a personas que alguna vez van a sufrir una etapa de terminalidad».
En este sentido, resaltó que casi todas las provincias de la Comunidad tienen unidades de cuidados paliativos domiciliarias salvo Soria, mientras que hospitalarias existen de igual forma en todas salvo Segovia –que la tendrá en breve- mientras Valladolid tiene un concierto privado con el Hospital Benito Menni de las Hermanas de San Luis.
«El observatorio que ahora se crea nos hará una foto de la realidad de lo que está ocurriendo en todo el país sobre este tipo de asistencia, que va a ser crítico con lo que está haciendo y va dar consejos sobre lo que se puede o se debe hacer para mejorar», finalizó.