Triunfo de Gala

Alberto Moreno
-

0
Bupolsa
4
Palencia Cristo Atlético
Finalizado
Los morados rompieron en la despedida de Rubén Gala como técnico el maleficio de San Amaro y la racha adversa de seis jornadas sin ganar con un contundente triunfo ante el Bupolsa, pese a las numerosas bajas

Triunfo de Gala - Foto: Patricia González

bupolsa. Aurreko (Saúl, minuto 40), Juan, Germán, Cristian, Carlos, Sergio, Diego, Jordan (Rubén, minuto 74), Guti, Adri y David (Marti, minuto 67). 
palencia cristo atlético. Adri, Dani Burgos, Pablo, Ramón, Kaka, Abajo, Blanco (Chuchi, minuto 69), Ivi, Garre (Garci, minuto 89), Adri y Kike (Arnaiz, minuto 72).
árbitro. Manso Rojas (Colegio segoviano). Mostró cartulina amarilla a los jugadores locales Germán y Carlos y al central visitante Kaka.
goles. 0-1 (4’) Adri Pérez. 0-2 (67’) Blanco. 0-3 (71’) Quique. 0-4 (90’) Victor Abajo.
incidencias. San Amaro. 300 espectadores.
 

Año nuevo, vida nueva. El Palencia Cristo Atlético se desmelenó ayer en su visita al terreno de juego de un Bupolsa en caída libre. El combinado morado dio una lección de pegada para enviar a la lona a los burgaleses y romper de este modo, con una contundente goleada, la negativa dinámica de resultados con los que despidió 2018. 
Severo correctivo para las aspiraciones de la escuadra de Jairo de la Riva, que dejó una vez más patente la fragilidad de su entramado defensivo frente un combinado palentino que llegaba con el cuchillo entre los dientes y sueña todavía con engancharse a la zona noble. 
Sin contundencia en las áreas resulta muy complicado mantener el rumbo. Y el cuadro burgalés, hasta hace bien poco muy solvente en San Amaro, es una caricatura en la retaguardia. Y no hace ni cosquillas en el área rival. Los burgaleses amagaron al comienzo, pero los palentinos golpearon en su primer acercamiento. Corría el minuto 4 de juego cuando Adrián Pérez, un incordio para la defensa local todo el encuentro, aprovechó un balón que llegaba botando en el vértice del área grande -ante la pasividad de Cristian y Juan- y sin pensárselo dos veces soltó una volea cruzada que superó por arriba a Aurreko.
Bupolsa respondió con valentía a la afrenta y se hizo durante varios minutos con el control del esférico. Pero sin profundidad. Y fueron los palentinos quienes comenzaron a llegar con peligro a las inmediaciones del área burgalés. Dani Burgos, que regresaba a la que fue su casa, desataba las hostilidades antes del ecuador del primer acto con una buena cabalgada por la derecha. Su centro tenso al segundo palo lo remató Adrián y se marchó unos centímetros por encima del travesaño. El Bupolsa no daba con la tecla y cedía cada vez más metros ante el empuje de los palentinos. Adrián y Kike hicieron emplearse a Aurreko acto seguido con los anfitriones desaparecidos en combate. Para más inri Aurreko puso rumbo a los vestuarios por un pinchazo muscular en una salida para defender un mano a mano ante Blanco. 
Perdonó el Bupolsa en la reanudación. Pero no hizo lo mismo su oponente, que al igual que en la primera mitad convirtió en oro su primera aproximación. Los morados pusieron el balón en juego en un saque de banda que pilló dormida a la zaga local. Blanco recogió el esférico en la banda izquierda, se marchó de su primer oponente y soltó un latigazo cruzado con su pierna izquierda que superó a Saúl.
Un varapalo. Y sin tiempo para reponerse del mazazo el Palencia Cristo Atlético sentenció el choque en la siguiente acción culminada por Kike. Con más corazón que cabeza intentó maquillar cuando menos su imagen el Bupolsa, pero los visitantes manejaban el duelo a placer. En el descuento, Víctor Abajo, de vaselina, hizo el definitivo 0-4.