650 belenes dentro de los muros de Alconada

Rubén Abad
-

'La Navidad vista y sentida por la fe y el arte' puede verse hasta enero

650 belenes dentro de los muros de Alconada - Foto: Óscar Navarro

La Navidad vista y sentida por la fe y el arte, es el título de la exposición de belenes que, por undécimo año consecutivo, puede visitarse en el claustro del monasterio de Nuestra Señora de Alconada, en Ampudia. Una entrañable iniciativa que parte de la comunidad religiosa del cenobio, en cuyo seno se preguntaron hace algunos años cómo podían llevar el mensaje evangélico de la Navidad a los vecinos de la localidad y otros pueblos del entorno.
«Fue entonces cuando nos planteamos exponer un Nacimiento pintado en cantos de piedra por una de nuestras hermanas y enseñarlo después de la eucaristía dominical», explicó durante su inauguración la hermana Mónica Vaquero.
A partir de ahí, la colección fue creciendo de forma asombrosa, la gente se involucró cada vez más y comenzó a donar sus montajes a la congregación, que también adquirió algunos «fuera de lo normal, sobre todo por el tamaño, forma y su artesanía, para dar un mayor realce a la muestra», continuó Vaquero. 
De esta manera, la colección fue creciendo cada año, hasta alcanzar los 650 misterios «de toda morfología y materiales» que se exponen este año. A pesar de este espectacular número, y el impresionante montaje que realizan las monjas para dar cabida a todos, 148 han tenido que quedarse fuera por limitaciones de espacio. «En total, tenemos 798, por lo que hacemos una selección variada de los mismos», apunta Mónica Vaquero. Anexo a la exposición de los nacimientos, en la sala capitular de Nuestra Señora de Alconada, se exhibe una colección de 125 piezas del Niño Jesús.
Este año, como peculiaridad, la distribución de los belenes va acompañada con un atrezzo especial, configurado por las hermanas y trabajado durante todo el año, de forma que cada ala del claustro es una calle con distinta denominación que hace alusión a su propia decoración. De tal forma, pueden verse en Ampudia desde belenes africanos a piezas alemanas, pasando por obras de arte de origen español «que nos enseñan algo poco visto como el Niño Jesús en brazos de San José y la mirada temerosa de María», subrayan las promotoras de la exhibición. 
La Navidad vista y sentida por la fe y el arte puede visitarse hasta el 12 de enero, de 11 a 13 y de 16,30 a 19 (días de diario) y de 10,30 a 12,30 y de 16,30 a 19 (domingos). El precio de las entradas es de un euro, que se destinará a sufragar los gastos de luz. La última tarde, se realiza un sorteo de un Nacimiento, cuyos materiales van desde tela y la arcilla hasta la madera, resinas, chapa, piedra, cartón, goma eva, escayola, cristal, metacrilato o plata.
El  objetivo de la exposición es, ante todo, catequético. Por eso, la organización no da tanta importancia al lugar de procedencia de las figuras, «lo que nos interesa es contemplar cómo cada autor puede expresar un misterio tan grande, como la venida de Cristo al mundo». Por este motivo, las hermanas de Alconada suelen acompañar la visita a la muestra e invitar a los visitantes a admirar detalles que quizá, de una sola pasada, puedan pasar desapercibidos. Otro de los objetivos de la comunidad es acercar al mundo su forma de vida. Y es que, como bromeó Vaquero, «para muchos, las monjas contemplativas somos unos bichos raros que un día nos recluimos entre cuatro paredes para vivir dentro de una burbuja».