La Navidad más brillante

J. Villahizán (SPC)
-

Cada vez son más las ciudades que compiten por tener la decoración más espectacular en estas fiestas: Vigo apuesta por una noria de 60 metros, Madrid por una bola gigante y Málaga por un imaginario bosque con 730.000 puntos de luz

Un gran cono de luz preside las famosas Pascuas luminosas de Vigo, en Pontevedra. - Foto: Salvador Sas

Tradicionalmente, la Navidad es la festividad anual en la que se conmemora el nacimiento de Jesucristo y es el período en el que las familias, por muy lejos que estén, se juntan para disfrutar de sus seres queridos. Entre los muchos planes que se organizan en estas fiestas siempre está el de dar un paseo por la ciudad para ver el alumbrado navideño, incluso se ha puesto de moda el hecho de desplazarse a localidades cercanas con el fin de visitar su decoración lumínica.
Tal es la competencia entre municipios, que en los últimos años son cada vez más los ayuntamientos que deciden tirar la casa por la ventana para ofrecer las luces más brillantes. La rivalidad es tal, que a las ya habituales grandes ciudades como Madrid y Barcelona, se suman otras localidades menores que intentan competir a base de ingenio, dinero, publicidad y reconocimiento. Es el caso de Vigo, Málaga, Granada o Torrejón de Ardoz.
Los presupuestos varían, así como el día de la inauguración navideña, aunque en la mayoría de los casos, las tradicionales guirnaldas ya suelen lucir a partir de este puente de la Constitución y La Inmaculada, con el objeto de que la ciudad muestre sus mejores galas navideñas a sus visitantes y que los ciudadanos se animen a comprar en el comercio de proximidad.
Una radiante calle Larios, en Málaga, da la bienvenida a la Navidad. Una radiante calle Larios, en Málaga, da la bienvenida a la Navidad. - Foto: JORGE ZAPATALa otra cara de la moneda son las enormes sumas de dinero público que se invierten para que cada año haya más zonas iluminadas y para que sus respectivas ciudades logren un mayor reconocimiento. Ese el caso de la capital de España, que este año destina una partida de tres millones de euros, un 28 por ciento más que en 2018. Pero no es la única, Vigo llega al millón de euros para que toda España e incluso países y urbes extranjeras se fijen en ella; mientras que Málaga alcanza los 800.000 euros y Barcelona supera los 1,2 millones, un 20 por ciento más que en el pasado ejercicio, una inversión que es abonada conjuntamente por el Ayuntamiento de la Ciudad Condal y los comerciantes.
Todas quieren estar superiluminadas y brillar con luz propia. No en vano, expertos en psicología aseguran que la decoración navideña tiene efectos positivos en las personas, máxime en un período de tiempo en el que las horas de luz solar son las más cortas del año. Según los investigadores, la iluminación aumenta las relaciones personales entre vecinos y ciudadanos, se produce una mayor integración y tiene lugar una exaltación se la amistad.
Sin duda, la ciudad más famosa en este ámbito es la capital de España. Madrid es la primera gran urbe en encender la Navidad, desde el pasado 22 de noviembre, y es una de la más visitadas de España durante el mes y medio que tiene alumbradas sus calles con guirnaldas y luces de colores.
 Madrid ofrece un gran adorno de más de 12 metros de altura. Madrid ofrece un gran adorno de más de 12 metros de altura. - Foto: BallesterosEn esta ocasión, el Ayuntamiento capitalino estrena nueva decoración, siete nuevos abetos repartidos por distintos distritos, el regreso del Belén a la Puerta de Alcalá y la instalación de una gran bola de Navidad de 12 metros, una de las estrellas de la iluminación de este año.
Vigo es considerada desde hace años la ciudad con la mejor iluminación de las fiestas. De hecho, su alcalde, el socialista Abel Caballero, y sus ciudadanos se suelen jactar de ello y cada año intentan superase. En esta ocasión, la urbe gallega ha instalado una gran noria de 60 metros de altura, recubierta por LED y que forma proyecciones luminosas, numerosos mercadillos que este año cuentan con 50 cañones de nieve y multitud de elementos navideños gigantes que dan luz a casi todas las calles de la ciudad. 
Málaga es la tercera en discordia. La ciudad mediterránea apostó por el actor Antonio Banderas para inaugurar la pasada semana el encendido navideño en la famosa calle Larios. Las luces de la principal vía peatonal de la localidad andaluza recrea un mágico bosque navideño con ángeles, soles y hojas de otoño con 730.000 puntos de luz. Además, la zona centro está acompañada por los famosos pases musicales que ofrecen  a diario un espectáculo de luz y sonido a ritmo de villancicos.
Además de Madrid, Vigo y Málaga hay otras urbes que apuestan por destacar. Es el caso de Zaragoza, que integra sus monumentos en su decoración navideña; Granada, que apuesta por contar con el árbol más grande de Europa; o Torrejón de Ardoz, que reproduce un mercado navideño al más puro estilo alemán.
Esta Navidad, además de feliz y quizá blanca, será también la más luminosa.