scorecardresearch

Apoyo policial de León en el incendio de Alconada

J. Benito Iglesias
-

Agentes especializados de la Guardia Civil revisarán hoy la parte de la cubierta de la iglesia del monasterio de Ampudia que fue pasto de las llamas

Apoyo policial de León en el incendio de Alconada - Foto: Sara Muniosguren

Nueve semanas después, aunque fuese mínimamente, una estructura de madera que sujetaba diez placas de Onduline que se colocaron provisionalmente en 100 metros cuadrados para proteger el tejado que llevaba cinco meses en reparación y fue pasto de las llamas el pasado 5 de agosto en la iglesia del monasterio de la Virgen de Alconada de Ampudia. La policía científica de la Guardia Civil de Palencia estuvo durante la mañana de ayer recogiendo pruebas en el lugar del suceso acontecido en la tarde-noche de la festividad del Pilar y también se desplazará hoy al santuario terracampino. Esta unidad será quien trate de determinar -con apoyo de dos agentes especializados en fuegos procedentes de León-  los posibles motivos del siniestro. Según explicaron las fuentes consultadas por DP, a falta del informe definitivo y tras los primeros indicios recabados, se descarta una posible intencionalidad en el suceso.

Las causas del primer incendio aún se desconocen y las aseguradoras de las partes implicadas en la restauración están estudiando y evaluando los daños, que superarán con creces los 200.000 euros que ya se habían invertido en las obras hasta que el fuego hizo desaparecer la cubierta de la iglesia del santuario terracampino, donde los últimos trabajos en la zona afectada se hicieron hace tres semanas. Para apoyar la investigación, ayer se supervisó todo con los arquitectos que trabajan para la Diócesis y se encargan de la dirección técnica de las obras que ejecuta Archivolta, empresa palentina especializada en restauración patrimonial.

Las llamas en esta ocasión se pudieron controlar en poco más de dos horas tras la intervención de dos camiones de bomberos voluntarios, uno de la propia Ampudia y otro de refuerzo de Paredes de Nava. «El susto fue tremendo cuando te avisan que hay llamas en la iglesia, pero esta vez fue suficiente con unos manguerazos de los bomberos para terminar con el fuego. El daño fue mínimo ya que ardió solo la protección provisional para evitar que el agua pueda pasar al interior del templo en caso de lluvia», indicó Mónica Baquero, priora del monasterio. La religiosa, que reside con otras dos hermanas de avanzada edad en el recinto monacal anexo a la iglesia, no daba crédito a lo sucedido. «Estamos sobrecogidas y no te explicas cómo puede haber surgido otro incendio en tan poco tiempo», indicó.

Apoyo policial de León en el incendio de AlconadaApoyo policial de León en el incendio de Alconada - Foto: Sara MuniosgurenEl primer fuego declarado sobre las 21 horas del pasado 5 de agosto en el tejado en obras del monasterio ampudiano -que entonces perduró hasta bien entrada la madrugada del día siguiente- hizo presagiar el peor de los desenlaces. Entonces, los bomberos voluntarios de la localidad terracampina, apoyados por los de los parques de Venta de Baños y Paredes, actuaron con rapidez y evitaron la propagación al recinto monacal. La estructura de la cúpula de la bóveda principal resistió las llamas y evitó que hubiera daños en el interior de la iglesia que alberga un valioso patrimonio artístico.

El alcalde de Ampudia, José Luis Gil, señalaba ayer horas después del nuevo suceso que las obras tendrán un parón añadido al ya sufrido y que la inquietud vecinal fue nuevamente muy grande. «Pasaba bastante gente por la carretera y fueron avisando al 112 y a los bomberos alertados por las intensas llamas y el humo negro que generó el Onduline y un plástico protector en la cubierta. Nadie pensaba que la iglesia conventual pudiera arder otra vez y se personaron muchos vecinos en el santuario por si podían echar una mano. Las aseguradoras deben ponerse de acuerdo sobre lo sucedido en agosto y lo que pudo pasar en este segundo incendio en función de lo que pueda determinar la investigación policial», apuntó.

extrañeza. «Todo es extraño y nadie lo esperaba. Hay que ser cautos y esperar al dictamen de la policía científica. Lo único que se podía quemar es el protector de la bóveda del camarín para evitar filtraciones en la parte trasera del tejado y la bóveda principal encima del altar de la iglesia tenía una grieta del anterior siniestro y se recubrió de cemento de mortero», resumió David Pérez, párroco de Ampudia.

Apoyo policial de León en el incendio de AlconadaApoyo policial de León en el incendio de Alconada - Foto: Sara MuniosgurenFlorentino Díez, uno de los arquitectos encargados de la dirección técnica de las obras, explicó que tras el primer incendio se hicieron trabajos de consolidación en la zona dañada de la iglesia del monasterio de la Virgen de Alconada. «El objetivo se centró en evitar que cualquier elemento pudiera dañar más el edificio y hubiera derrumbes. También se retiraron andamios y escombros y hubo una segunda batería de actuaciones destinadas a proteger el tejado hasta que se puedan reanudar los trabajos de  restauración», concluye.