Alberto Escarda cierra la plantilla

Alberto Moreno
-

Extremo derecho, aragonés, de 21 años

Alberto Escarda cierra la plantilla - Foto: Sara Muniosguren

21 años, zaragozano, extremo, con experiencia en Tercera División, habiendo jugado dos play-off de ascenso a Segunda B con el Tarazona. Así es Alberto Escarda, la última incorporación del Palencia Cristo Atlético. Formado en el Stadium Casablanca, donde jugó en División de Honor juvenil, pasó a formar en la categoría sénior en el Tarazona, donde disputó 25 partidos y anotó seis goles. Un año más tarde, fichó por el Illueca (28 partidos, un gol). Regresaba en la actual campaña al Tarazona, donde pese a no ser titular indiscutible llevaba catorce partidos jugados y dos goles.
Aunque el acuerdo era total en la tarde del jueves, la firma no se produjo hasta seis horas y media antes del cierre del mercado de fichajes. Acompañado de sus padres, se presentó ayer por la tarde en el entrenamiento en el Otero para conocer a sus nuevos compañeros. Si Gala lo estima conveniente, podría debutar el domingo.
El chaval está muy ilusionado con esta nueva etapa en su vida personal y deportiva. «Es la primera vez que salgo de casa, valoré la oferta, lo consulté con mi familia y me decidí a venir. Necesito un cambio y Palencia es un buen sitio. He consultado con muchos amigos y todos me han hablado muy bien del club, de la ciudad, del estadio, del equipo». Uno de ellos, curiosamente, Edipo, al que pretendió el  club morado, no siendo posible su fichaje al comienzo de temporada por no poder alcanzar sus pretensiones económicas. «No es mi caso, mi apuesta es deportiva. En principio, firmo hasta final de temporada, pero con la posibilidad de seguir la próxima temporada si van bien las cosas».
Escarda sabe del potencial de la plantilla morada. «Me han dicho que hay mucho talento, que hay mucha gente joven. Creo que me puedo adaptar rápido. Soy diestro, pero manejo las dos piernas. Puedo jugar en las dos bandas o en la media punta». Un pasionado suyo, Jordi Ferrer, no jugará ante la Arandina. Apelación desestimó las alegaciones de su segunda amarilla.