El Corredor Atlántico, oportunidad frente a la despoblación

SPC
-
El presidente de la Junta interviene en una jornada para el impulso del Corredor Atlántico en Santiago de Compostela. - Foto: César Sánchez (Ical)

El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, ha participado hoy en Santiago de Compostela en una jornada para el impulso del Corredor Atlántico del Noroeste junto a los presidentes de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, y Asturias, Javier Fernández

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha participado hoy en Santiago de Compostela en una Jornada para el impulso del Corredor Atlántico Noroeste junto a los presidentes de Galicia, Alberto Nuñez Feijoo, y el del Principado de Asturias, Javier Fernández, donde ha defendido el carácter estratégico de este proyecto y ha reivindicado la necesidad de que las comunidades autónomas puedan participar en la elaboración del Plan Director del Corredor Atlántico de Mercancías anunciado por el Ministerio de Fomento.

El encuentro de las tres comunidades autónomas presentes hoy en Santiago de Compostela se constituye como un apoyo al Corredor Atlántico Noroeste, que pretende la ampliación del Corredor Atlántico número 7 que une Portugal y España al centro de Europa, recorriendo en diagonal Castilla y León, conectándolo con los grandes puertos de Galicia y Asturias: Vigo, Coruña, Gijón y Avilés, a través de Palencia, León y Ponferrada. Según ha recordado el presidente, el corredor número 7 es una pieza clave en la vertebración y cohesión territorial de España. Un país que a día de hoy es, en materia de infraestructuras hemipléjico, con un claro desequilibrio geográfico entre el Atlántico y el Mediterráneo, ha señalado Herrera. Algo que “no podemos permitirlo, porque las infraestructuras son para el territorio lo que la formación para las personas: posibilidades reales de cambiar su futuro a mejor”.

Por eso, el presidente de la Junta ha recordado las distintas iniciativas conjuntas que las comunidades autónomas llevan realizando en su apuesta por ampliar el Corredor número 7 con su conexión ferroviaria hacia los puertos gallegos y asturianos. Iniciativas dirigidas al Gobierno de la Nación y la Unión Europea que son quienes ostentan las principales competencias.

El presidente ha señalado que queda mucho trabajo por hacer, tanto en concienciación social, reivindicación ante el Gobierno de España y en relación con los cambios que aún deben producirse en la Unión Europea.

En este sentido ha manifestado la necesidad de que la sociedad sea consciente del carácter estratégico del proyecto por razones de competitividad social y económica. Mejorar las conexiones de parques industriales y centros de producción con los puertos (competitividad logística) es mejorar los tiempos de servicio a los clientes en Europa, América o África. Y mejorar también los costes empresariales (competitividad industrial). Y con ello crear más oportunidades para generar empleo en estos territorios, ha señalado Juan Vicente Herrera.

También existen razones demográficas, porque el empleo es vida, población, actividad y desarrollo. Las 3 Comunidades son el 26,5 % del territorio de España (135.000 km2), pero poco más del 13 % de su población (6,2 millones de habitantes). Las infraestructuras logísticas deben formar parte también de la necesaria Estrategia Demográfica de España.

Esta apuesta tiene detrás, además, razones de lucha contra el cambio climático, puesto que apostar por el ferrocarril y los puertos en el transporte de mercancías supone corregir el actual desequilibrio modal (con excesivo peso del transporte por carretera), y defender un transporte más sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Esto también es descarbonización, pero una descarbonización ordenada y justa, que generará oportunidades para los territorios.

Con estos argumentos, el presidente de Castilla y León ha manifestado que hay mucho que reivindicar aún ante el Gobierno de España, tanto individualmente por parte de cada Comunidad, como ha sido el caso de Herrera ante el presidente del Gobierno y en su último encuentro con el ministro de Fomento, como de forma conjunta, o ampliada a través de la RESOE, y haciendo lobby con las entidades locales, los agentes sociales y la sociedad civil.

La ampliación del Corredor Atlántico número 7 hacia el noroeste requiere un espacio de influencia e integración de diferentes territorios y enclaves, en el que es esencial la capilaridad. Por eso desde Castilla y León se considera prioritario:

-La modernización de las líneas ferroviarias Coruña-Vigo-Orense-Ponferrada-León-Palencia, Gijón-León-Palencia-Valladolid, y Santander-Palencia.

-La conclusión de la electrificación de la línea Medina del Campo-Salamanca-Fuentes de Oñoro.

-La especialización de la vía convencional Zamora?Orense?Vigo para mercancías, una vez entre en servicio la Alta velocidad.

-La participación del Gobierno en la ejecución de ramales ferroviarios para polígonos industriales como el de Villadangos (León) en los que se van a desarrollar de inmediato proyectos alternativos a graves deslocalizaciones, facilitándonos también la tramitación de proyectos similares, por ejemplo el del futuro ramal del Parque Tecnológico de Burgos.

-El impulso de las actuaciones comprometidas para distintas plataformas logísticas en la Comunidad, y muy en particular en la de Torneros-Grulleros en León, infraestructura estatal pendiente hoy de la realización de su estudio de viabilidad por parte del Ministerio de Fomento.

-Tampoco debe olvidarse, en paralelo a la mejora del citado corredor de mercancías, la necesidad de avanzar decidida y definitivamente también en todas las conexiones noroeste y norte AVE a través de Castilla y León, con Galicia vía Zamora y con Asturias vía León, así como con Cantabria a partir de Palencia, y con el País Vasco y Francia desde Burgos y Miranda.

-Por último, la futura ejecución de la Autovía del Duero entre Alcañices (en la Raya con Portugal) y Zamora completará hasta Tordesillas el tramo oeste de esa vital vía vertebradora de Castilla y León. Y además reforzará el carácter absolutamente estratégico sur-norte de la Vía de la Plata, con sus conexiones hacia Galicia, Asturias y la Autovía del Camino de Santiago, a partir de ese importantísimo centro de distribución de tráficos que es Benavente en el eje de la A-6 desde el centro de España.