El desequilibrio económico entre provincias sigue intacto

David Alonso
-

A pesar de mejorar sus PIB en términos absolutos, las provincias del vagón de cola autonómico no han podido recortar diferencias con Valladolid, Burgos, Palencia o León en los últimos dieciséis años

Un grupo de trabajadores limpia los cristales de un edificio de oficinas en la Comunidad - Foto: Fede

Dieciocho años después de la entrada en el nuevo siglo y una crisis mediante, todo sigue igual en Castilla y León. O al menos desde el punto de vista económico, donde las evidentes desigualdades entre las nueve provincias que conforman la Comunidad no se han revertido en lo más mínimo y la región sigue acusando la enorme dualidad entre las zonas más punteras y las menos dinámicas. Una realidad cuya magnitud escapa de la trascendencia regional y que desciende desde el prisma global. En el mundo existe un norte rico y un sur pobre, una tónica que se repite en Europa y España, y que en la Comunidad cambia los ejes cardinales para hablar de un centro este más próspero y un suroeste que sigue atascado en el vagón de cola autonómico.
Evidentemente, el PIB de cada una de las nueve provincias ha registrado un repunte exponencial desde el año 2000, pasando en su conjunto de los poco más de 35.000 millones de euros producidos al comienzo del siglo, a los 58.816 de 2018, la cifra más alta de la historia y que supone por primera vez superar elPIB autonómico precrisis. Sin embargo, a pesar de que Castilla y León ha vuelto a la casilla de salida de la que la crisis le obligó a escapar, lo cierto es que la aportación alPIB autonómico de cada provincia se mantiene impertérrita desde hace casi dos décadas.
Ateniendo a los últimos datos de la Contabilidad Nacional publicados por elINE, queda patente que tres provincias capitalizan la aportación alPIB autonómico, conValladolid, León y Burgos a la cabeza. Estas suponen el 57,94 por ciento del Producto Interior Bruto de la Comunidad -33.000 millones de euros en 2016-, un porcentaje casi idéntico al 57,86 por ciento conseguido en el año 2000. 

El desequilibrio económico entre provincias sigue intacto
El desequilibrio económico entre provincias sigue intacto - Foto:
En la misma proporción, aunque en el vagón de cola se encuentran provincias como Soria, Ávila y Segovia, donde su Producto Interior Bruto ha repuntado un cincuenta por ciento, pero su peso a nivel autonómico permanece inalterable entre el 4 y el seis por ciento.Unos datos que certifican la dificultad de las zonas menos desarrolladas para salir de esa situación y equipararse a las más punteras de la Comunidad.
Una dualidad económica que ratifica el Catedrático de Fundamentos de Análisis Económico de la Universidad de Salamanca, José Manuel Gutiérrez, que reconoce que Castilla y León tiene un «este rico y un oeste pobre» con un «problema común»:la despoblación. «Estamos en una Comunidad que tiene una de las provincias más ricas de España, que es Burgos, que tiene un nivel casi catalán», asegura Gutiérrez, que suma a este listado de provincias prosperas a Valladolid o Palencia. «Castilla la vieja es rica y León es pobre», resume este experto económico, que sostiene que la autoridad pública «tiene que hacer lo que pueda para favorecer a las que van más retrasadas», pero en una economía de mercado la riqueza «la da la iniciativa de las propias provincias». «No se puede desvestir un santo para vestir otro», asegura el catedrático, que se muestra contrario de dejar de invertir en las provincias más avanzadas para tratar de impulsar a las más retraídas.
Una opinión similar, aunque más optimista, mantiene el presidente de la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecale), Santiago Aparicio, que insiste en que «no se les debe detraer fondos a Valladolid y Burgos para que también se queden atrás». El líder de la patronal regional asegura que la diferencia económica entre provincias, a pesar de mantenerse intalterable durante las últimas dos décadas, «no es insalvable, lo que se debe aportar es más inversiones en todos los ámbitos en estas zonas, para que estas provincias puedan sacar la cabeza e ir adaptándose poco a poco». En su caso, Aparicio culpa de los desequilibrios a que «no se ha invertido nada en estos 18 años», y critica que «si ves los Presupuestos Generales del Estado y los de la comunidad durante estos años, lo que aportan son cantidades ridículas que son exclusivamente para el gasto corriente».
El desequilibrio económico entre provincias sigue intacto
El desequilibrio económico entre provincias sigue intacto - Foto:
Solo valladolid se recupera

De las nueve provincias, solo Valladolid ha logrado recuperar elPIB que tenía en el año 2008, curso en el que se inició el descalabró económico mundial, europeo, nacional y autonómico. Así, la céntrica provincia produjo en 2016 12.740 millones de euros en bienes y servicios, 150 más que en 2008, mientras que el resto todavía seguían hace dos años sin lograr recuperar el punto de partida precrisis. 
«Estamos igual que justo antes de la crisis», asegura el decano-presidente delColegio de Economistas de Valladolid,JuanCarlos de Margarida, que recuerda que enCastilla y León «hubo una apuesta en su momento para crear industria automovilística en unas provincias muy concretas», lo que ha derivado en que «la inversión, actividad e infraestructuras están ahí, y no te las puedes llevar». De Margarida defiende las medidas tomadas durante la crisis, y sostiene que «cuando hay mucha inestabilidad no puedes abrir tu abanico, sino que tienes que concentrar todos tus esfuerzos donde están las infraestructuras y las instalaciones». «Las provincias que más han ido evolucionando son las que más han ido recibiendo durante las últimas décadas, porque las infraestructuras, los servicios y los comercios ya estaban instalados allí».
PIB per cápita

Otro de los indicadores que mejor reflejan la dualidad económica este-oeste enCastilla y León es el PIB per cápita provincial, es decir, la producción de cada una dividida entre su población. De esta forma, hay cuatro provincias del centro-este de la Comunidad que superan incluso la media estatal (24.085 euros), con Burgos a la cabeza autonómica (27.206 euros), seguida de Palencia (26.164), Soria (24.509) y Valladolid (24.308). En el lado opuesto se encuentran las provincias del oeste regional, con Ávila a la cola (18.568 euros), seguida Zamora (19.228), León(20.101) y Salamanca (20.484). Esto supone que entre Ávila y Burgos existen casi 9.000 euros per cápita de diferencia, casi el doble que a principios de siglo, cuando apenas 4.000 euros separaban a una de otra.