El caos de la oficina judicial paraliza 650 asuntos al mes

ALBERTO ABASCAL
-

El decano del Colegio de Abogados, Santiago González Recio, muestra su preocupación porque «algunos de los juzgados que operan en la capital estaban al día a fecha de 30 de junio y hoy no lo está ninguno»

El caos de la oficina judicial paraliza 650 asuntos al mes - Foto: Eva Garrido

Más de 4.500 documentos, 4.538 para ser más exactos, estaban pendientes de tramitar en el SCOP (Servicio Común de Ordenación del Procedimiento)  y el SCEJ (Servicio Común de Ejecución) de los juzgados de Palencia siete meses después de la implantación de la oficina judicial única, que coincidió con la vuelta de los funcionarios y  el personal laboral (estaban ubicados provisionalmente en el viejo edificio de la Tesorería General de la Seguridad Social de Los Jardinillos) al palacio de Justicia tras dos años de obras de remodelación.
La puesta en marcha de la nueva oficina judicial única (Palencia comparte ahora experiencia con Burgos y León) supuso cambios muy sensibles en el registro, tramitación y ejecución de los distintos procedimientos judiciales. La oficina judicial debería funcionar con criterios de agilidad, eficacia, eficiencia, racionalización del trabajo, responsabilidad por la gestión, coordinación y cooperación entre administraciones, de manera que los ciudadanos obtuvieran un servicio próximo y de calidad, todo ello bajo el paraguas de la puesta en marcha del servicio digital con el propósito de alcanzar el objetivo de papel cero.
Este nuevo formato trajo consigo el desplazamiento de distintas instancias judiciales como el Juzgado de lo Penal a la calle Menéndez Pelayo, donde se encuentra la sede del Banco de España, y el cambio de los puestos de trabajo de los funcionarios.

El caos de la oficina judicial paraliza 650 asuntos al mes
El caos de la oficina judicial paraliza 650 asuntos al mes - Foto: Oscar Navarro
Pero la puesta de largo de la nueva oficina judicial única,  tal y como  han venido manifestando los colectivos de abogados, procuradores, jueces, fiscales  y los propios funcionarios, ha generado cierto malestar por su mal funcionamiento. Un malestar que, para completar la cuadratura del círculo, se ha extendido por la nula operatividad de las nuevas dependencias del palacio de la plaza de los Juzgados y sus numerosas deficiencias detectadas desde que en junio de 2018 entrara de nuevo en servicio. El diagnóstico según lo pulsado por este periódico no puede ser más contundente: la Justicia en Palencia actualmente es un caos y tiene difícil solución a corto plazo.
Con los números en la mano ofrecidos, el juzgado número 2 es el que más documentos parados acumula con 1.762, si bien es verdad que es el designado para tramitar  los asuntos de cláusulas suelo,  pero en el resto de los juzgados de primera instancia e instrucción de la capital (no están disponibles los datos de Cervera, Carrión y los juzgados de lo social) presentan cifras de entre los 260 y los 750  «parados» por el SCOP y el SCEJ. 
El decano del Colegio de Abogados, Santiago González Recio, en declaraciones a Diario Palentino, ha mostrado su preocupación  porque «algunos de estos juzgados estaban al día a fecha de 30 de junio y  hoy no lo está ninguno y, además, presentan un retraso que parece que no tiene fin».  A estas cifras hay que sumar las de los juzgados de lo social que, según González Recio, «están gestionando aún demandas de noviembre y diciembre cuando antes también se encontraban prácticamente al día».
«En la Audiencia Provincial se han tramitado de 31 de julio a 31 de diciembre de 2018 la mitad de recursos de apelación en la vía civil que del 1 de enero al 30 de junio, a consecuencia de la nueva organización de la oficina judicial, según el decano del Colegio de Abogados, que tiene muy claro dónde se centra el problema: «Los recursos no llegan porque están parados en el SCOP».
En los asuntos penales sucede exactamente lo mismo, ya que se encuentran al 50 por ciento de la tramitación que se registraba en el primer semestre del pasado año,  «pero no porque se funcione mal. Se debe al tapón de los juzgados que están parados y luego no llegan a la Audiencia», apostilla el decano del Colegio de Abogados que comparte análisis y diagnóstico de la situación con su homólogo  del Colegio de Procuradores, Luis Gonzalo Álvarez Albarrán.  Para ambos, la situación es muy preocupante, tanto para los justiciables, como para los funcionarios, así como para los propios  abogados y procuradores porque  este tapón  provoca que no se muevan los asuntos «y sin salir, no se pueden minutar». «Ahora mismo, es prácticamente imposible saber qué montante económico se deja de percibir pero evidentemente el perjuicio es importante, aunque  nunca más de lo que supone para el justiciable. La sociedad ve cómo sus demandas, recursos o tramitaciones diversas se quedan en el limbo, lo que acarrea una frustración sin límite», se lamenta González Recio.
A esta problemática del funcionamiento de la justicia se suma, tal y como explica González Recio, que la nueva oficina judicial ha supuesto un mayor gasto porque ha requerido la contratación de más trabajadores, y «malestar generalizado entre el funcionariado en cuanto a las atribuciones».
Lo que proponen los colectivos de abogados y procuradores es que haya un reparto de funciones entre los empleados públicos más adecuado  «y que sean los expertos los que tramiten el SCOP» porque, según detalla el decano, «ahora no se están aprovechando» las capacidades de algunos de los trabajadores de Justicia.
Los representantes de los colegios de abogados y  procuradores aseguraran que «la implantación de la oficina judicial en Palencia no era necesaria y, de hacerlo, tendría que ceñirse a las ejecuciones, al igual que ocurre en León y Cuenca», explicaba Luis Gonzalo Álvarez, decano de los procuradores en una reciente comparecencia ante los medios de comunicación. «Sinceramente, creo que hemos sufrido la tormenta perfecta porque las obras del palacio de Justicia y la implantación de la oficina judicial única han coincidido con el cambio de Gobierno de la nación. La administración de Justicia en Palencia está dejada de la mano de Dios actualmente», apunta González Recio, quien  añade que la solución que se ha adoptado con la Tesorería General de la Seguridad Social, con la construcción de un nuevo edificio junto a la Nueva Balastera, «se tenía que haber adoptado en Palencia porque todas las obras programadas en los últimos años para acabar con la dispersión de los juzgados e instancias judiciales, no han servido, ya que esta dispersión  se mantiene con dos sedes –el antiguo Banco de España y el palacio de Justicia de la plaza de los Juzgados- y ahora, encima, tenemos una oficina judicial única que, hoy por hoy, no funciona. Por otro lado, nunca tuvimos una información precisa de lo que se quería hacer en materia de Justicia y ahora vemos la situación con verdadera preocupación».
Diario Palentino se ha puesto en contacto con los representantes del Ministerio en Palencia para que ofrezcan su versión oficial acerca de la situación que vive la administración de Justicia en esta provincia. Sin embargo, amablemente declinaron participar en este reportaje, no por ellos sino, según indicaron, por «prohibición expresa» del propio Ministerio.

* Más información en la edición en papel y en la app de Diario Palentino