Pasado, presente, futuro

A. Benito
-
Pasado, presente, futuro

El Instituto Monte Bernorio de Estudios de la Antigüedad del Cantábrico (Imbeac) cumple diez años dedicado a la investigación, la formación y la divulgación arqueológica

"El 7 de febrero de 2009, siete personas se reunieron en Madrid y fundaron el Instituto Monte Bernorio de Estudios de la Antigüedad del Cantábrico (Imbeac). Las excavaciones en el castro ubicado en el término municipal de Pomar de Valdivia habían comenzado cinco años antes, pero ante la falta de financiación, se empezaron a explorar otras vías para obtener fondos. Por aquel entonces, no existía el concepto de crowdfunding, pero esa fue, precisamente, la alternativa escogida".


Quien habla es Jesús Francisco Torres, director científico del Imbeac. Una de las caras visibles de un organismo que, no obstante, cuenta con un amplio equipo de personas trabajando desde la sobra. Una entidad que ha conseguido sobrevivir gracias al apoyo de quienes han decidido apostar por el pasado para caminar hacia el futuro y que constituye un referente científico y social, no solo de la zona norte de la Península Ibérica, sino de todo el panorama nacional. 


"En la actualidad, el Imbeac está integrado por unas veinte personas entre las que se encuentran investigadores profesionales, en formación, máster y doctorandos, empresarios, mecenas interesados en la alta cultura y otro tipo de colaboradores que han logrado convertir al colectivo en un órgano que no solo promueve la investigación arqueológica, sino que es también un laboratorio de ideas", apunta Torres.


Y es que, en los últimos años, la actividad de la entidad ha "crecido y mejorado", de tal forma que "ha aumentado el número de excavaciones y se ha apostado especialmente por la divulgación" con la puesta en marcha de congresos, cursos y otras actividades de formación, así como con la elaboración de destacadas publicaciones, tal y como afirma el director científico del Imbeac.


Una labor sin la que, a juicio del arqueólogo barruelano, hubiera sido "imposible" sacar adelante excavaciones como las de Monte Bernorio, Huerta Varona o La Loma. "Y mucho menos del modo en que se ha hecho, dándole relevancia y visibilidad a los yacimientos y a los proyectos", concreta Torres, para quien el hecho de que la entidad haya cumplido diez años -la práctica totalidad de ellos en un contexto nacional e internacional de crisis económica-, es un "logro enorme". 


No "alardear" es otra de las filosofías del Imbeac, una institución que, por el contrario, prefiere demostrar con hechos su trabajo. "En Ciencia no puede haber novedades todas las semanas, pero cualquier persona puede ver en qué se gasta el dinero, los resultados de las excavaciones o cómo ha sido nuestra trayectoria en la última década", apunta Torres a la vez que recuerda que, en la actualidad, colaboran con el proyecto investigadores afincados en países tan diversos como España, Reino Unido, Países Bajos, Estados Unidos y Francia. 


"Hay que recordar, además, que son las excavaciones las que reciben ayudas, no el equipo, por lo que habernos mantenido todo este tiempo es algo casi excepcional", insiste el investigador norteño. La horizontalidad, la ausencia de clasismos o la búsqueda de una calidad sobresaliente en todos sus trabajos, son para el doctor en Prehistoria y Arqueología por la Universidad Complutense de Madrid, otras de las razones que explican el éxito de esta iniciativa.


Desde el Imbeac, invitan finalmente al público a conocer a fondo un proyecto cuya página web es www.imbeac.com. Y es que para sus íntegrantes, nada de esto tendría sentido si la gente no tuviera la oportunidad de acercarse "al crucial período histórico en el que nacieron y se desarrollaron las distintas etnias y sociedades que han dado origen a la enorme riqueza cultural del norte de España".


En la actualidad, la labor del Imbeac cuenta con el apoyo de instituciones públicas como los ayuntamientos de Aguilar, Pomar y Santibáñez o la Diputación de Palencia, pero su principal fuente de ingresos son las donaciones privadas. Los interesados en colaborar pueden hacer su donativo a través de la cuenta de Paypal disponible en la web.
 


Un año de celebraciones
"Tras diez años de continua e intensa actividad, el futuro del Imbeac pasa por convertir a la entidad en un organismo de investigación más potente. Hay gente interesada en incorporarse y el resto de socios tienen muy claro que hay que seguir apostando por el estudio, la formación y la divulgación arqueológica", asegura Jesús Francisco Torres. 


En cualquier caso, y para celebrar este décimo aniversario, el Imbeac pondrá en marcha a lo largo de este año diferentes actos científicos y sociales. "También celebraremos actividades y reuniones internas", añade el director científico de esta consolidada institución que "diseña su futuro preparándose para los nuevos retos". 


Algunas de esas acciones, como no podían ser de otra forma, llegarán al norte de la provincia, hasta donde se desplazará este verano el equipo que ahora trabaja en el laboratorio para poner en marcha una nueva campaña de excavaciones en La Loma, Huerta Varona y Monte Bernorio. 

Pasado, presente, futuro
Pasado, presente, futuro