El poder del Fendt

Laura Burón
-
El poder del Fendt

650 tractores y cosechadoras de la firma alemana de maquinaria agrícola y más de 4.000 personas participaron ayer en la concentración Fendtgüinos que se celebró en la localidad de Cervatos de la Cueza

Cervatos de la Cueza fue el lugar elegido para la celebración de la octava edición de la concentración de tractores Fendtgüinos, con la que la firma alemana de maquinaria agrícola Fendt quiere compartir con sus clientes una jornada festiva y dar a conocer sus productos.
Por este motivo, ayer, en pleno corazón de Tierra de Campos, en varias parcelas cercanas a la localidad de Cervatos de la Cueza, se dieron cita 650 tractores y cosechadoras Fendt y más de 4.000 personas que disfrutaron de una actividad en la que el trabajo del agricultor es el principal protagonista. Algunos de los asistentes llegaron desde varios puntos de la geografía nacional como La Rioja, Burgos O Cantabria. Los que procedían de más lejos transportaron sus tractores en camiones góndola y aquellos que estaban más cerca del punto de reunión lo hicieron rodando.
«Este evento sirve para que Fendt presente a sus clientes su gama de maquinaria, que incluye tractores, cosechadoras y otros aperos», aseguró el teniente alcalde de Cervatos y agricultor, Mariano Calle. Aprovechando esta cita, se organizó una feria sectorial en la que también estuvieron presentes una treintena de marcas de aperistas, a los que se designó una parcela de terreno para que pudieran mostrar a los asistentes las características de su maquinaria. «Se han delimitado varias zonas y los tractores con chófer hacen demostraciones de trabajo y el que lo desea puede subirse y ver cómo funciona un tractor, una cosechadora o cualquier otro apero», señala el concejal, que además, es cliente de la marca. 
Asimismo, la marca organizó una paellada para más de 5.000 personas y por la tarde, continuaron las exhibiciones, para acabar con el desfile Fendtgüinos, «como se hace en la concentración motera de Pingüinos», explicó Calle.
Todos aquellos que llevaron su tractor o cosechadora hasta esta concentración bienal obtuvieron recompensa, ya que al aparcar su vehículo recibieron una pulsera que les identificaba como clientes Fendt y que les da derecho a participar en un viaje a Alemania para conocer in situ la fábrica de la marca. «Es una madera de premiar la fidelidad de los clientes» aseguró el teniente de alcalde de Cervatos, que apuntó que los datos de participación superan a algunas ediciones anteriores en cuanto al número de tractores participantes. De hecho, en la última concentración, celebrada en Linares (Jaén) en 2017, se reunieron 327 tractores y 4.000 amigos de Fendt. «Esta concentración se celebra cada dos años: una edición es en la zona sur de la península y otra en la zona norte. Nos pusimos en contacto con Talleres Casares y con los propietarios de las parcelas y, junto con el Ayuntamiento, todos pusieron de su parte y por eso este año se ha celebrado en Cervatos de la Cueza», explicó Mariano Calle.
Esta peculiar concentración nació en el año 2008 en Tordesillas,  inspirada en la famosa reunión motera Pingüinos. Desde entonces ha pasado por Sariñena (Huesca), de nuevo por Tordesillas, Bellpuig (Lérida), Albacete, Bañares (La Rioja), Linares (Jaén) y ayer por Cervatos. Así, lo que comenzó como una llamada local, pronto se convirtió en una espectacular convocatoria nacional en la que algunos de los Fendtgüinos recorren cientos de kilómetros con su tractor para acudir a la cita.

El poder del Fendt
El poder del Fendt