Proyecon ultima el inminente inicio del arreglo del Lecrác

Carlos H. Sanz
-

El Ministerio de Fomento levanta la suspensión de la tramitación por el Covid-19 y la empresa gallega, que se ha hecho con el contrato por 380.000 euros, ya ha visitado las instalaciones del centro cultural

Proyecon ultima el inminente inicio del arreglo del Lecrác

En cuestión de días, la empresa gallega Proyecon iniciará las obras para la mejora de la estanqueidad, seguridad y accesibilidad de las cubiertas del centro cultural Lecrác, una actuación que la Dirección General de Arquitectura, Vivienda y Suelo del Ministerio de Fomento ha adjudicado por 379.800 euros (IVA incluido), y que está llamada a poner fin si no a todos los problemas de la antigua cárcel, sí a los más urgentes.
Las obras consistirán en convertir en cubiertas inclinadas todas las que ahora son planas y, por lo tanto, favorecen la acumulación de agua con la lluvia, lo que unido a la falta de estanqueidad de los techos lleva años provocando goteras. 
Esta conversión se materializará en un plazo máximo de cuatro meses mediante una serie de subestructuras que deberán ser fabricadas en taller, para minimizar los tiempos de trabajo sobre las cubiertas. Cabe recordar que el Ayuntamiento reparó las cubiertas tanto el octógono -sobre el antiguo museo de la Policía Nacional- como del acceso a la sala de estudios. Entonces, ya se apostó por cubiertas inclinadas. Además, se garantizará el acceso a todos los tejados que ahora son accesibles, para lo que se diseñará e instalará una red de escalas, plataformas y líneas de vida que permitan el acceso regular a las cubiertas para poder llevar a cabo su mantenimiento.
El pasado 12 de marzo, la mesa de contratación de la Dirección General de Arquitectura, Vivienda y Suelo propuso la adjudicación de este contrato a la empresa Proyecon Galicia, que se impuso a la palentina Bercopa 2002 porque su oferta era en menos de 5.000 euros más económicas. A la licitación se presentó una tercera empresa, que quedó descalificada porque no justificó suficientemente la anormalidad del bajo importe de la oferta económica que presentó.
Sin embargo, la pandemia del coronavirus y el estado de alerta paralizó el proceso de adjudicación, una suspensión que no se ha alzado hasta el pasado 17 de abril. La semana pasada, técnicos de Proyecon han visitado el centro cultural Lecrác con el objetivo de disponer de todo lo necesario para comenzar las obras, algo que sucederá en los próximos días, tal y como ha confirmado la concejalía de Urbanismo del Ayuntamiento.
luz al final del túnel. El inicio de las obras marcará un hito en una actuación que lleva mucho tiempo siendo urgente pero a la que le ha ocurrido todo lo malo que le podía ocurrir. Cabe recordar que a mediados del pasado año, el Ministerio de Fomento lanzó un concurso público para la ejecución de estas mismas obras. 
Sin embargo, cuando se cerró el plazo de presentación de ofertas, ninguna empresa se había interesado por hacerse con el contrato. Las elecciones generales y el cambio de Gobierno demoró aún más la búsqueda de una empresa para realizar las obras.
Este contratiempo solo ha sido la puntilla a un edificio que se ha ganado a pulso la fama de edificio problemático por las deficiencias que padece, y que han llegado a poner sobre la mesa incluso su cierre provisional. 
Un edificio con un diseño muy bonito pero «incoherente e incongruente». «Un desastre interno» que ha supuesto una piedra en el zapato tanto para la anterior corporación como para la actual.
 Su principal problema es que todas las cubiertas del Lecrác son una lámina de policloruro de vinilo (PVC), pero no está lastrada y, por lo tanto, no dispone de un sistema de impermeabilización. Por si no fuese suficiente, están mal ejecutadas, lo que hace que se acumule el agua cada vez que llueve, creándose grandes balsas de líquido porque, sencillamente, el agua no llega a los desagües.
 Cada vez que aparece un agujero en la lámina, el agua se extiende por toda la cubierta y acaba saliendo una gotera por el lado menos esperado, rompiendo la escayola. Para cambiar una placa, hay que meter una máquina especial porque allí arriba no llegan ni los bomberos, y hasta el año pasado ni siquiera había acceso al tejado. 
Las tripas del Lecrác no están mejor. En el informe que realizaron los técnicos municipales y que sirvió para reclamar al Ministerio de Fomento el arreglo integral del edifico, se advierte del incorrecto diseño de las instalaciones, de problemas de ventilación, saneamientos fantasmas sin arquetas y con desagües que atascaban los carísimos y modernos urinarios que tuvieron que ser cambiados porque perdían constantemente agua: suelos recubiertos con linóleo que se raya al menos suspiro... En definitiva, un desatino. 
El Consistorio invirtió 40.000 euros en obras urgentes, que permitieron la reparación parcial de la cubierta, con el objetivo de solventar los daños más graves, así como la creación de un acceso al tejado, hasta entonces inexistente. 
Ahora, la Dirección General de Arquitectura, Vivienda y Suelo - que rechazó la petición municipal para que asumiese las obras un proyecto de carácter urgente- adjudica una obras que deberán solucionar las patologías de estanqueidad que presentan las cubiertas, de forma que los usuarios puedan disfrutar el 100 % de las instalaciones del edificio -ahora solo se puede usar menos del 40%- y pueda mantener con mayor facilidad y menos costes, así como la adaptación a nueva normativa del edificio. Eso ocurrirá, si todo va bien, en octubre, aunque con el Lecrác nunca se sabe.