scorecardresearch

«Aportamos 70M€ al año que revierten en sanidad y educación»

N.Z.
-

Representa a nivel autonómico a los empresarios de salas de juego y denuncia que «es inconcebible y anticonstitucional» que se les haya seguido cobrando la tasa fiscal del juego estando cerrados

«Aportamos 70M€ al año que revierten en sanidad y educación» - Foto: Jonathan Tajes

El sector del juego privado presencial aglutina a salas de juego, bingos, casas de apuestas, casinos, máquinas en establecimientos de hostelería... que en Castilla y León dan empleo a más de 2.000 personas y aportan solo en tributos sobre el juego más de 60 millones a las arcas regionales, según las últimas 'Memorias de Gestión Tributaria' de la Junta de Castilla y León.  Es la cara 'amable' de un sector que tiene también su 'cruz', la vinculada a un grave problema de salud pública como es la ludopatía. Precisamente por ello, el sector está en el punto de mira a nivel social y político, y su futuro pende de normativas cambiantes que se lanzan muchas veces a golpe de titular. Dentro del sector del juego privado presencial, el subsector de salones de juego está representado en la Comunidad por la Asociación de Empresarios de Salas de Juego de Castilla y León (SAJUCAL). La entidad, que nació hace más de 20 años, representa a aproximadamente al 90% de las salas de juego de la Comunidad. El secretario general técnico de  la Asociación de Empresarios de Salas de Juego de Castilla y León, Luis González Rodríguez-Sobrón, analiza la situación del sector y por dónde se debe trabajar para garantizar una convivencia 'saludable'. 

Ha sido uno de los sectores con mayores restricciones desde que estalló la pandemia. ¿Cómo han afectado los confinamientos, las limitaciones de apertura, los controles de aforo… a sus negocios y cuál es la situación del sector en la Comunidad en estos momentos?

Tras la pandemia, la situación del sector del juego privado presencial en Castilla y León se ha visto afectada muy negativamente. Nuestro sector ha sido uno de los más duramente castigados. Durante muchos periodos de tiempo desde la declaración del Estado de Alarma en el mes de marzo de 2020 los establecimientos de juego privado presencial en Castilla y León han sufrido numerosos cierres, a diferencia del juego público y de la ONCE, con consecuencias económicas catastróficas en las cuentas de resultados de nuestras empresas, las cuales, no olvidemos, han tenido que seguir pagando la tasa fiscal de juego a pesar de que sus negocios estaban cerrados, circunstancia absolutamente anticonstitucional.

En pandemia, con todos en casa, obviamente no se podía ir a los locales a jugar y se produjo un 'boom' del juego 'on line'. Ahora que se ha retomado la actividad, ¿se han recuperado ya las cifras prepandemia o hay clientes que se han pasado al juego 'on line' en la intimidad y que ya no han vuelto?

Lo primero que debemos decir es que el denominado juego 'on line' es de competencia estatal, mientras que el juego privado presencial es de competencia autonómica, concretamente regulado por la Consejería de Presidencia de la Junta de Castilla y León. En modo alguno se han recuperado las cifras prepandemia, con un porcentaje de recaudación tras aperturarse nuevamente los establecimientos de juego que puede haber disminuido entre un 35% y un 40% en las salas de juego de Castilla y León; aunque debemos confiar en que la situación cambie poco a poco.

¿Ha habido cierres?

Por supuesto que han existido cierres. Por lo que respecta a salones de juego, pueden haber cerrado entre un 10% y un 15% de las salas en nuestra Comunidad, porcentaje que aumentará irremediablemente a medida que se vaya acercando el final del año.

Castilla y León ha sido la única Comunidad donde no ha habido ayudas al sector del juego. Sin embargo, lo decía usted antes, la denominada 'tasa del juego' se ha seguido cobrando. ¿Cómo les ha afectado esta situación? ¿Sienten que de algún modo se ha discriminado al sector?

Absolutamente. Es inconcebible y anticonstitucional, en términos de justicia tributaria, que a los empresarios del juego privado presencial se les haya seguido cobrando la tasa fiscal del juego cuando sus negocios han tenido que cerrar por orden del Gobierno central y autonómico. En otras Comunidades, y con independencia del signo político de su gobierno, se ha bonificado esta tasa en un porcentaje que ha sido variable, dependiendo del periodo en el que los establecimientos de juego hubieran podido estar cerrados. 

En septiembre entró en vigor el real decreto de comunicaciones comerciales de las actividades del juego. La medida ha sido celebrada desde los sectores más críticos con el sector y desde Salud Mental, que advierten que ese «bombardeo» publicitario provoca un aumento de la ludopatía. ¿Entienden esos argumentos?

La valoración de la entrada en vigor a nivel nacional de citado real decreto no me corresponde a mí realizarla, puesto que el mismo tiene por objeto desarrollar, entre otros objetivos, una ley de juego nacional del año 2011. Al sector de juego privado presencial en Castilla y león le afecta la Ley de Juego de 1998, varias veces modificada y ajustada, de ámbito autonómico, no nacional. Ahora bien, y desde el punto de vista personal, es absolutamente palpable y discriminatoria la permisividad para los juegos de ámbito público en detrimento del juego privado presencial, cuya publicidad está muy regulada y restringida. 

Desde algunos ámbitos se compara el juego con el alcohol y el tabaco y, apoyándose en el argumento de evitar las adicciones, no entienden por qué está prohibida totalmente la publicidad en ambos y, sin embargo, se permite en el juego. ¿Considera que son comparables?

A mi juicio, en absoluto. En nuestro país no existe problema de juego problemático, siendo España uno de los países con menor tasa del mundo en este sentido. De acuerdo a los datos aportados por la propia Dirección General de Ordenación del Juego, oscilan entre un 0,3 y un 0,5% de la población mayor de 18 años.

A nivel regional, el Pleno de las Cortes aprobó recientemente un nuevo decreto con el que se prohibían nuevas concesiones de licencias para locales de apuestas y salas de juego durante los próximos dos años. ¿Era necesario poner este tope dado el aumento de negocios en los últimos años?

Es una consecuencia lógica del proceso de modificación legislativa de la Ley de Juego de Castilla y León en el que nos encontramos inmersos actualmente.

El secretario autonómico de Podemos, Pablo Fernández, ha acusado a la Junta de apostar por el juego «como sector estratégico, sabiendo que ello causa enormes problemas de salud pública». ¿Esperan más restricciones a nivel autonómico?

Respecto a las declaraciones de dicho político, poco que decir. Las respetamos pero no las compartimos, evidenciando un absoluto desconocimiento del sector, puesto que son más de 450 empresas las dedicadas directamente al mismo, dando empleo directo a más de 2.000 personas y aportando cerca de 70 millones de euros anuales a las arcas regionales, los cuales revierten cada año en Sanidad, Educación y Servicios Sociales, no se nos olvide. 

Debemos mencionar que el sector del juego es legal en España desde 1977 y es un sector de ocio y entretenimiento más como otro cualquiera, y no por ello se nos debe demonizar. El sector de juego en Castilla y León está, en general, bien regulado, y es uno de los sectores con mayor control y con un abanico de cuantía de sanciones muy superior a cualquier otro. 

En Castilla y León existe la Mesa Intersectorial del Juego. ¿Hay un diálogo fluido?

Está completamente operativa desde su constitución y existe un diálogo constante y fluido, debiendo destacar que en la misma no solo está representado el sector empresarial de juego privado presencial en Castilla y León a través de las asociaciones de cada subsector de salones de juego, bingos, casinos y de máquinas en hostelería y restauración, sino que la misma aglutina también a los dos sindicatos de trabajadores más representativos, como son CCOO y UGT, y a la Federación de Jugadores Rehabilitados de Castilla y León.

Es un sector tremendamente regulado. Hay un marco nacional, autonómico, e incluso algunas provincias han modificado su plan de ordenación urbana para que no se puedan abrir nuevos locales de juego. No obstante, en los últimos años está sometido a constantes cambios normativos que difieren sustancialmente por región. ¿Sería necesario afrontar el tema desde una perspectiva global y transversal y asumir una regulación común para todos?

Precisamente por ser un sector muy regulado debemos dejar legislar a quien debe hacerlo, esto es, a la Junta de Castilla y León, quien tiene la competencia exclusiva para hacerlo de acuerdo a nuestro Estatuto de Autonomía. Los ayuntamientos no deben inmiscuirse en competencias autonómicas.

Desde la propia Administración se pone límite al juego pero se excluya de la normativa a los juegos públicos gestionados por Loterías del Estado y a la ONCE. ¿Cómo se entiende esto desde el sector? ¿Consideran que, en cierto modo, supone una competencia desleal?

Como he mencionado antes, existe una clara discriminación entre el juego público y el juego privado presencial en todos los ámbitos, no sólo publicitarios o normativos, sino en otros aspectos, discriminación que se ha visto acrecentada aún más con la pandemia, donde nuestros establecimientos han permanecido cerrados numerosas semanas mientras que los de juego público permanecían abiertos. Al margen de ello, es inconcebible que en nuestros establecimientos exista un control de acceso para comprobar que las personas que entren a los mismos no sean menores de edad ni estén prohibidos para jugar mientras que en los establecimientos de juego público ni siquiera se solicite al jugador el DNI.

Debemos destacar que en la última operación realizada en salones de juego por la Policía Nacional en toda España, con 1.881 inspecciones, en Castilla y León tan solo se identificó a un único menor en una sala de juego, concretamente en la provincia de Zamora, aunque seguiremos trabajando porque esa cifra sea cero.

Durante el año 2020, a pesar de estar cerrados durante meses los negocios, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado levantaron en la Comunidad 49 actas de infracción a la normativa en materia de juegos de suerte, se iniciaron 101 expedientes sancionadores, y se resolvieron 81 expedientes. Este nivel sancionador, ¿a qué responde? ¿Sienten que hay cierta persecución o realmente hay una parte del sector que trabaja al margen de lo permitido?

Precisamente se trata de un nivel sancionador muy bajo, mucho más bajo que otros sectores de ocio y entretenimiento, ya que los empresarios de juego son, en su inmensa mayoría, cumplidores.

El incremento de los datos de ludopatía, especialmente en los jóvenes, ha movilizado una ola social en contra del sector. ¿Se sienten responsables de este problema de salud o, por el contrario, sienten que se está criminalizando al sector?

Se está criminalizando al sector sin razón alguna. Los datos del propio Gobierno avalan que España es uno de los países con los índices de juego problemáticos más bajos del mundo, y en Castilla y León tan solo el 0,029% de las personas mayores de 18 años está inscrito en el Registro de Prohibidos de la Junta.

Los datos de ludopatía están ahí, ¿es consciente el sector de que hay un problema de salud pública y que sería necesario tomar medidas? ¿Qué cree que puede hacer la patronal y las propias empresas para promover un juego responsable?

No comparto el pensamiento de que en España o en Castilla y León los datos sean preocupantes.  Desde hace años, el sector está trabajando incesantemente en materia de responsabilidad social corporativa o en materia de formación de nuestros empleados, aunque debemos mejorar en estos aspectos aún más, incluso a través de distintos programas en colegios e institutos, labor en la que estamos empezando y desarrollaremos en el futuro.

Es obvio que no todos trabajan igual pero es evidente también que hay algunas conductas, cuando menos, cuestionables. Algunas casas de apuestas se han convertido casi en 'after' para los jóvenes y se incentiva de algún modo su presencia al ofrecerles consumiciones gratis, promociones… ¿Se hace alguna autocrítica desde el sector?

Como representante del subsector de salones de juego en Castilla y León no puedo hablar de lo que pueda suceder en las casas de apuestas, aunque por lo que yo conozco se trata más bien de hechos aislados y que han podido darse en otras Comunidades Autónomas.

¿Considera que sería interesante que parte de lo recaudado se dedique a prevención?

Le corresponde a la Junta de Castilla y León responder a esta pregunta, pero hemos de decir que la Federación de Jugadores Rehabilitados tiene nuestra colaboración desde hace tiempo, no en vano, forma parte de la Mesa Intersectorial de Juego de Castilla y León. Además, todo lo que sea dedicar partidas a ayudar a las personas que puedan necesitarlo nos parece perfecto.

¿Cuáles son los retos de SAJUCAL?

Fundamentalmente, seguir siendo la asociación que siga uniendo a todos los empresarios de salas de juego de Castilla y león desde hace más de 20 años, a seguir ofreciendo colaboración, como siempre lo hemos hecho, a la Junta de Castilla y León a fin de regular este sector en los años venideros, y a cualquier colectivo de personas vulnerables, entre ellos, la Federación de Jugadores Rehabilitados(FECYLJAR). Al margen de ello, nos gustaría que los ciudadanos vieran que nuestro sector es un sector de ocio y entretenimiento más, y que no se dejen llevar por una alarma social totalmente injustificada frente a nuestro sector.