Un 60% menos de encargos

DP
-

Los arquitectos estiman «necesaria» una intervención pública, que impulse la rehabilitación de viviendas

Un 60% menos de encargos - Foto: Jonathan Tajes

El Colegio Oficial de Arquitectos de León, COAL, ha realizado una encuesta,  a la que también se ha respondido desde la delegación de Palencia, sobre el impacto del Covid-19 que pone de manifiesto la inquietud de estos profesionales, que no solo han visto mermada su carga de trabajo en un 53% y reducidos los encargos en un 72%, sino  que piensan que el futuro se presenta funesto, con disminuciones del 52% y 59% en esas mismas varibles. «Si los proyectos disminuyen en un porcentaje tan fuerte, lo que viene es una paralización de todo el sector de la construcción, que no se había recuperado todavía de la crisis de 2008», afirma la presidenta de la delegación palentina, Pilar Díez.
En la construcción el ritmo de reactivación, a diferencia de otros sectores como el turismo, la cultura y el ocio y la restauración donde estará determinado por factores externos, «la mayoría de motores de la demanda son directamente activables con políticas públicas de impulso que contemplen aportación de fondos públicos, tanto directos como en forma de beneficios fiscales, incentivos normativos y aprovechamientos urbanísticos», según el Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España, Cscae. 
rehabilitación. El sector de la construcción y, especialmente la rehabilitación y renovación urbana, es muy intensivo en trabajo, con lo que «su reactivación tiene un alto efecto positivo sobre el empleo». Para medir el potencial de mantenimiento o crecimiento a corto y medio plazo, Pilar Díez explica que el Cscae compara los trabajadores ocupados en el sector en los países europeos semejantes, y mientras que en Francia, Bélgica, Portugal, Italia y Alemania es del 3,9%, en España solo es del 2,2%.
«Si se alcanzase el nivel de rehabilitación de esos países, que ya tienen programas para impulsar el crecimiento respecto a dichas cifras, significaría que el sector en España podría generar 400.000 nuevos empleos, capaces de absorber pérdidas de ocupación de otros sectores».
En el sentido de lo apuntado por el Cscae, Pilar Díez incide en que la administración «tiene que ponerse las pilas». «Cuando la Junta tenía programas de ayudas a la rehabilitación de viviendas en el medio rural o a la compra, se ha movido el sector. Con las áreas de rehabilitación se pusieron a punto casas que, de otra manera, los propietarios no hubieran podido acceder a hacer esas inversiones por sí solos. Al final es un incentivo, se facilitaba como hacerlo. Esos planes han funcionado y ahora han desaparecido», subraya. 
«Todo pasa por que haya una reactivación pública, si no esta crisis va a arrastrar no solo a los arquitectos, sino a todo un sector que tiene mucho peso», añade. Se trataría, en opinión de Pilar Díez, «de dedicar fondos a activar sectores, a generar actividad, en lugar de a dar ayudas porque sí». 
Según el Cscae, las características estructurales del sector, especialmente en rehabilitación donde el factor del coste del suelo y su carga financiera no interviene, siendo muy intensivo en mano de obra, «garantiza una tasa de retorno fiscal y un ahorro en prestaciones por desempleo que permite establecer políticas que faciliten la recuperación total o casi total de la inversión pública realizada». Así, el Cscae señala que una aportación media de hasta el 40-50% de toda la inversión pública sería recuperada en su totalidad entre los retornos fiscales y el ahorro en prestaciones de desempleo o renta básica. 
El apoyo público a la rehabilitación, mediante exenciones fiscales y ayudas directas selectivas, «permite movilizar recursos privados de una amplia base social, implicar a los ciudadanos en la recuperación económica, favoreciendo la inversión, la actividad y el trabajo, limitando el gasto social y la deuda pública en el corto plazo, con un retorno garantizado que evita el incremento de deuda pública a medio plazo», según el Cscae.
otros sectores.  El sector de la construcción requiere un gran número de trabajadores y, por lo tanto, «es capaz de absorber con facilidad y rapidez trabajadores de otros sectores con estas características, como el turismo», manifiesta el Consejo Superior de Colegios de Arquitectos, que en este sentido considera que «tan solo habría que activar planes de formación acelerada, que pueden ser asumidos por entidades existentes con capacidad para ello, como la Fundación Laboral de la Construcción y los colegios profesionales».
La activación del sector de la construcción, y especialmente la rehabilitación, renovación y regeneración urbana permite, al margen del beneficio económico y del valor social que comporta la reducción del desempleo, «resolver otras necesidades que, por sí solas, ya motivarían la necesidad de las mismas medidas independientemente de la situación producida por el Covid-19, activando la Agenda Urbana Española».
Asimismo, según expone el Csae y por extensión la Delegación de Palencia del COAL, la construcción   responde a uno de los mayores retos que se ha manifestado durante esta crisis: la mejora de la calidad de vida de las personas.