El control no es síntoma de amor

Laura Burón
-

El encuentro provincial de Prevención de la Violencia de Género invita a niños y jóvenes a reflexionar sobre conductas machistas

El control no es síntoma de amor - Foto: Sara Muniosguren

Unos 375 alumnos de Primaria y Secundaria de varios centros de la capital reflexionaron ayer sobre los comportamientos machistas en el quinto encuentro provincial de Igualdad y Prevención de la Violencia de Género organizado por el Consejo de la Juventud.
En distintos grupos y a lo largo de toda la mañana, los estudiantes fueron pasando por el centro cultural Lecrác para abordar desde un punto de vista teórico y práctico cuestiones como el feminismo, la conciliación, la educación afectivo-sexual y la publicidad sexista. También trataron temas como la ciberviolencia sexual, cómo actuar ante una agresión sexual y sobre las falsas creencias y mitos sobre la violencia doméstica, entre otras cuestiones. 
Mediante vídeos, juegos y tarjetas, los estudiantes analizaron determinadas situaciones  vinculadas con la violencia entre hombres y mujeres y aprendieron a reconocer casos de machismo. 
El objetivo fundamental es mostrar a los estudiantes aquellas conductas de riesgo y hacerles pensar sobre la presencia de un concepto como el machismo en su día a día. «Estos encuentros tratan de educar en igualdad, en feminismo, un concepto que no quiere decir que la mujer sea superior al hombre», explicó ayer el presidente del Consejo de la Juventud de Castilla y León, Víctor Núñez.
Palencia es la séptima provincia  de Castilla y León en la que se celebra este encuentro y el presidente del Consejo asegura que los talleres que se han desarrollado en otros puntos de la región  son esclarecedores. «Hemos visto en el alumnado frases y actitudes que nos preocupan muchísimo, tanto en niños como en niñas, y el que hecho de que ellas las aceptan nos conduce a trabajar más en igualdad», aclaró Nuñez. Por eso, aseguró que una vez que estos encuentros provinciales concluyan, desde el Consejo de la Juventud, promoverán otro tipo de proyectos, «pero siempre educando en la prevención y en la igualdad de género».
Distintas dinámicas. La encargada de coordinar la actividad que ayer se desarrolló en Palencia, Ainoa Herrero, aseguró que las dinámicas que se emplean en estos encuentros se adaptan al nivel educativo de cada grupo participante. Así, explicó que se organizan dos tipo de actividades, «que vamos modificando en relación a  las edades de los chicos». De esta manera, las actividades planificadas para los alumnos de Educación Primaria, se centraron, sobre todo, «en trabajar la igualdad propiamente dicha, cuestionar determinados estereotipos ligados al ámbito doméstico, a las aficiones, a las profesionales», señaló Herrero, mientras que los estudiantes de Secundaria focalizan más su atención en tareas de prevención de la violencia de género. «Notamos actitudes machistas entre los jóvenes», especificó Herrero, que aseguró que están «gratamente sorprendidos» por la buena acogida que estos encuentros provinciales están teniendo entre las chicas y los chicos. «En algunas cuestiones estamos avanzando por el  buen camino, pero también es cierto que  cuando planteamos determinadas situaciones, vemos que en las reacciones sigue habiendo comportamientos machistas», lamentó la coordinadora del encuentro.
Ainoa Herrero afirma que al recurrir a algunos ejemplos  de situaciones de violencia de género en la adolescencia «vemos que sobre todo las chicas se reconocen en esos papeles». «En algunos casos, los jóvenes suelen interpretar que el control es síntoma de mucho amor, cuando en realidad es de todo lo contrario», aclaró.