Los secretos de El Prado

SPC
-

Con 200 años recién cumplidos, la pinacoteca madrileña aglutina multitud de anécdotas entre unos muros repletos de piezas únicas

Los secretos de El Prado

La primera
pieza que adquirió el museo para su colección fue La trinidad, un cuadro del pintor José de Ribera, en 1835.

Los secretos de El Prado

47.185 km
Aunque se cree que son Las Majas de Goya, con más de 47.000 kilómetros a sus espaldas, los dos cuadros que más veces se han prestado, en realidad son un Autorretrato de este autor, que ahora está en La Habana, y el Agnus Dei de Zurbarán, los más viajeros.

Los secretos de El Prado

El robo
En septiembre de 1918 se detectó que habían desaparecido del Tesoro del Delfín que custodia la pinacoteca 13 piezas y partes de otras que fueron desmontadas para venderlas al peso. De ellas se recuperaron solo unos restos. Fue detenido Rafael Coba, un antiguo funcionario de El Prado, al que ayudaron tres celadores del museo a cometer el delito. Coba estuvo encarcelado seis meses.

Los secretos de El Prado

La más cara
En 2003, la institución compró un cuadro de Velázquez por 23 millones de euros, El barbero del Papa, aunque finalmente se identificó como un retrato de Ferdinando Brandani. Tres años antes, se intentó adquirir La condesa de Chinchón, de Goya, pero los más de 24 millones de euros que se pedían por él lo impidieron entonces.

Los secretos de El Prado

Espacio reservado
El Prado contó con una Sala Reservada de 1827 a 1838. En ella colgaban 72 cuadros, entre ellos Adán y Eva de Durero; Lot embriagado por sus hijas, de Furini; Las Tres Gracias, de Rubens, o Susana y los viejos, de Tintoretto. Su acceso era restringido a personas provistas con un pase especial.

Picassso, director
En 1936, Pablo Picasso fue nombrado director del Museo de El Prado por el Gobierno de la República. Nunca ejerció, pero, como cuentan los historiadores, sí tenía sueldo.

La ‘Gioconda’ española
En 2012 se hizo público, tras unos estudios técnicos, que la copia de la Gioconda que custodia la pinacoteca es contemporánea a Leonardo Da Vinci. De hecho, podría ser obra de algún discípulo suyo.

Momentos delicados
Varias bombas incendiarias cayeron el 16 de noviembre de 1936 sobre El Prado y su entorno. El Gobierno de la República decidió evacuar, a bordo de 71 camiones, las principales joyas que custodiaba desde Madrid hasta Ginebra. Años antes, concretamente el 25 de noviembre de 1891, Mariano de Cavia publicó una famosa fake news en el diario El Liberal: un incendio había destruido la colección de la pinacoteca. Lo hizo para denunciar las precarias condiciones del museo.

También joyas contemporáneas
En los últimos años, han expuesto en el Museo artistas vivos como Thomas Struth, Cai Guo-Qiang, Richard Hamilton, Cy Twombly, Eduardo Arroyo o Miquel Barceló, que hizo una performance en el Casón. Además, Cristina Iglesias creó las puertas de bronce del edificio de la ampliación de Moneo.

Un viaje peligroso
Durante la evacuación del museo en la Guerra Civil, el camión donde viajaban dos pinturas de Goya, La carga de los mamelucos y Los fusilamientos del 3 de mayo, chocó en el pueblo de Benicarló con una casa que había sido bombardeada. Un trozo de fachada cayó sobre las obras, que tuvieron que ser restauradas años después.

Los secretos de El Prado

 

Con nombre de mujer
La primera exposición monográfica de una mujer en la historia del museo se celebró en 2016 y tuvo a la pintora flamenca de bodegones Clara Peeters como protagonista.

Los secretos de El Prado

 

La última
obra adquirida por El Prado es Cristo resucitado, de Giulio Clovio (primera pieza del artista en su haber). Ha sido donada a American Friends of the Prado Museum por la coleccionista española Pilar Conde Gutiérrez del Álamo.

Los secretos de El Prado