Vigilantes del campo desde el cielo

P. Velasco
-

Castilla y León empieza esta campaña a vigilar por satélite los campos que reciben subvenciones de la PAC, una medida que permitirá simplificar la gestión y el control de estas ayudas, así como adelantar el pago de las mismas

Vista aérea de la comarca de Tierra de Campos en la provincia de Palencia. - Foto: Ical

Las labores del campo ya cuentan desde hace unos años con aliados tecnológicos que facilitan trabajos como la siembra, el riego o el control del alimento del ganado, muchas veces incluso desde el móvil. Durante esta campaña, la tecnología también se suma a la Política Agrícola Común (PAC) con la sustitución de los controles tradicionales sobre el terreno por un nuevo sistema de monitorización basado en el uso de imágenes vía satélite en la Comunidad.
Esta no es la primera vez que Castilla yLeón trabaja de forma pionera en herramientas para agilizar y facilitar la tramitación de las ayudas de la PAC, que en la región prevé repartir este año cerca de mil millones de euros entre unos 70.000 solicitantes. Pero no es la única que evitará los controles sobre el terreno con este avance tecnológico, ya que la campaña de este año cuenta como novedad la puesta en marcha de estos controles por monitorización con imágenes de satélite en diez comunidades autónomas: Andalucía, Aragón, Castilla y León, Cataluña, Extremadura, Galicia, Madrid, Murcia, Navarra y la Comunidad Valenciana.
En el caso concreto de la castellana y leonesa ya se trabaja en este proyecto de aplicación directa de las nuevas tecnologías en las secciones agrarias comarcales de Medina del Campo y Valladolid, con aproximadamente 5.000 expedientes en los que se controlarán todas las ayudas directas. Como aseguraron fuentes de la Consejería de Agricultura, «este es uno de los proyectos más amplios de toda Europa y el objetivo es ampliarlo progresivamente a toda la Comunidad en los próximos años», ya que en otras zonas como la de Aragón solo se va a aplicar al régimen de pequeños agricultores, por ejemplo.
Esta nueva herramienta permite un seguimiento del cien por cien de las parcelas agrícolas para validar las declaraciones de ayudas hechas por los agricultores y así orientar los trabajos de campo solo hacia aquellos casos en los que se aprecia, mediante el tratamiento de las imágenes obtenidas de los diferente satélites, que hay un posible incumplimiento, utilizando para ello un sistema de señales o alertas de colores a modo de ‘semáforo’, como explicaron fuentes de la Consejería de Agricultura.
Con este nuevo método se busca simplificar y reducir la gestión y los costes de control de las ayudas de los organismos pagadores, así como ejercer una menor presión sobre los agricultores al reducir las visitas a las explotaciones. Además, este sistema dará mayor garantía en la ejecución del presupuesto de los fondos europeos, al reducir la tasa de error, y mayor visualidad de las ayudas a los contribuyentes europeos, ya que la monitorización del cien por cien de las superficies ofrecerá una garantía de que las ayudas procedentes de la PAC se ajustan a la realidad agrícola.
Castilla y León ya trabaja en el uso de las nuevas tecnologías para controlar y agilizar las ayudas de la PAC desde hace varios años, incluso ya se presentaron los primeros trabajos en Dublín (Irlanda) en 2017 a otros estados miembros y organismos europeos con una herramienta tecnológica de monitorización de cultivos con el uso de imágenes de satélites que estaba sirviendo de prueba y contraste del proyecto lanzado por la Agencia Espacial Europea denominado SENS4CAP (Sentinels for CAP o satélites para la PAC).
Ahora la Comunidad quiere avanzar para que el agricultor únicamente tenga que validar la PAC, como una especie de borrador, y se plantea que sería suficiente que el agricultor mantuviera actualizada su base territorial en el registro de explotaciones para liquidar las ayudas que les correspondan en base a la actividad agraria que se detecte.
Colaboración del Itacyl.

El Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl) trabaja desde hace años en la investigación y el uso de nuevas tecnologías utilizando satélites y teledetección, lo que le convierte en un referente tecnológico en el uso y puesta a disposición del sector de las geotecnologías, tanto en el ámbito nacional como en el europeo, con una destacada participación en el programa de investigación europeo H2020.
Así, en el año 2016 concurrió a la convocatoria en un consorcio con centros de investigación de España, Francia, Italia y Polonia con un proyecto denominado Sentinels Synergy for Agriculture (Sensagri) que pretende explotar las sinergias de los satélites ópticos (Sentinel-2) y radar (Sentinel-1) para la generación de tres productos de interés agrícola a escala europea: mapas de cultivos, mapas de humedad del suelo y mapas de índices de área foliar.
El proyecto Sensagri, con financiación hasta 2019, tiene una marcada dimensión de investigación y en un principio no tenía conexión directa con las unidades gestoras de los fondos de la PAC en Europa. Es a partir de 2017, con el lanzamiento de SEN4CAP (Sentinels for CAP o satélites para la PAC), cuando la participación de la Dirección General de Agricultura de la Comisión Europea es más proactiva.
Castilla y León es el organismo pagador de España que participa en el proyecto y colabora con otros organismos pagadores -República Checa, Italia, Lituania, Holanda y Rumanía- como ‘campos de prueba’ para los productos que se van a desarrollar en el ámbito del proyecto SEN4CAP para el desarrollo de un proyecto piloto a gran escala que ofrezca soluciones tecnológicas e instrumentos para modernizar y simplificar la PAC, extrapolables a amplios territorios de la UE.
Este proyecto está supervisado por unidades de la Comisión Europea: Dirección General de Agricultura, DG-Grow y el Centro Común de Investigación (JRC), aunque es importante destacar que el promotor es la ESA (Agencia Europea del Espacio).