Cosidó entrega la talla del Siglo XVI sustraída en 1991 en Becerril de Campos

Alberto Abascal
-

También fue robado otro alto relieve del altar de San Antón de la iglesia de Santa María

Cosidó entrega la talla del Siglo XVI sustraída en 1991 en Becerril de Campos - Foto: DP

La Policía Nacional luchará contra la delincuencia relacionada con el patrimonio con una mayor cooperación internacional a través de Interpol y con la aportación de medios tecnológicos en el desarrollo de las bases de datos.

El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, aseguró ayer en Becerril de Campos que la institución que él preside  «reforzará la colaboración de manera más estrecha» con la Iglesia Católica en la recuperación de arte sacro sustraído.

Cosidó alabó el trabajo desarrollado por la Brigada de Patrimonio de la Policía Nacional en la recuperación de obras puesto que, según comentó, «simbolizan nuestra identidad, nuestra historia colectiva, todo ello por encima del valor económico que posean».

Ignacio Cosidó subrayó el trabajo de recuperación llevado a cabo por la Brigada de Patrimonio en la recuperación reciente de una obra del siglo XV que fue robada en la iglesia de Piedratajada de Zaragoza en 1975, un temple sobre tabla gótico hispano flamenco, trabajo de Martín Bemat, y que fue localizada en una galería de Londres, puesta a la venta; o el Códice Calixtino de la Catedral de Santiago de Compostela.

Las declaraciones del director general de la Policía tuvieron lugar durante el acto de entrega de un alto relieve, concretamente el que representa a Santa Ana, la Virgen y el Niño, datado a finales del siglo XVI, de autor no conocido, que pertenece a la iglesia de Santa María de Becerril de Campos.

De ese templo fue sustraída en 1991 después de que autores desconocidos practicaran un butrón en la nave, como ya informó ayer Diario Palentino. El Juzgado de Instrucción Número 5 de Palencia ha instruido las correspondientes diligencias por este caso.

El esclarecimiento del caso comenzó a fraguarse cuando el delegado diocesano, José Luis Calvo, tuvo conocimiento  de la salida a subasta los pasados días 13 y 14 de marzo, en la Sala de Subastas de Bilbao, de un alto relieve que representaba a las imágenes anteriormente descritas y que podría pertenecer al retablo de la iglesia de Santa María de Becerril de Campos.

Ante este hecho, el delegado diocesano de Patrimonio se puso en contacto con la Brigada de Patrimonio Histórico de la Policía Nacional.

El  supuesto robo de la obra de arte se cometió en 1991 por personas desconocidas  que practicaron un butrón en la nave de la citada iglesia, donde se hallaba depositado un buen número de obras destinadas al Museo, aunque no había denuncia sobre este particular.

FALTA OTRO ALTO RELIEVE.  De hecho, el párroco jubilado de la localidad, Antonino Arenillas, señaló que en el robo también desapareció otro alto relieve  que se encontraba en el altar de San Antón de la citada iglesia de Becerril y que aún  no ha sido recuperado.

Por lo demás, tras presentar la correspondiente denuncia, la Brigada de Patrimonio Histórico procedió en la Sala de Subastas de Bilbao a la intervención de la talla presuntamente robada en Becerril de Campos, además de practicar las gestiones que permitieron la identificación del depositante de la obra en la Sala y de los diversos propietarios precedentes, adquirentes de buena fe.

El jefe de la Brigada de Delincuencia Violenta y Especializada, Julio Prieto, ha señalado que aunque no se pudo descubrir al autor del presunto robo el último de los propietarios, conocedor de la procedencia presuntamente ilícita y, en cualquier caso controvertida de la talla recuperada, manifestó a la Policía Nacional su deseo expreso de su restitución.

 

Vecinos emocionados

El retablo de la iglesia de Santa María de Becerril de Campos, templo que se cerró al culto y ahora alberga un museo, recuperó ayer una talla supuestamente robada en 1991. El templo se llenó de vecinos, muchos de ellos con la emoción contenida, que no quisieron perderse el regreso de la obra sacra a su lugar de origen, en un acto en el que participó el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, que hizo entrega de la talla recuperada hace tres semanas.

El alcalde de la localidad y diputado provincial, Mario Granda, dio gracias a la Policía Nacional y la Diócesis por la recuperación de una obra de arte «que nunca debió salir de Becerril de Campos, una obra que es de todos los vecinos del pueblo».

Por su parte, el delegado diocesano de Patrimonio, José Luis Calvo, tras agradecer a las Fuerzas de Seguridad el trabajo realizado para recuperar esta obra sacra, especificó que el alto relieve en cuestión se ubicó inicialmente en la Ermita de los Nazarenos, justo hasta que ésta se derrumbó. Posteriormente, fue trasladado hasta la iglesia de Santa María hasta su desaparición en 1991.

José Luis Calvo también explicó que aunque el auto del alto relieve era desconocido, probablemente pertenecía a la escuela de Juan de Juni (Joigny, Francia, 1506 – Valladolid, 10 de abril de 1577). Junto con Alonso Berruguete, Juni formó la gran escuela de la escultura castellana, con una gran y extensa obra realizada.