Las donaciones de sangre bajan un 8% en el último lustro

E.M.
-
Las donaciones de sangre bajan un 8% en el último lustro

El año pasado se cerró con 6.368 donaciones en la provincia, mientras que en 2013 se contabilizaron 6.896, por lo que la Hermandad busca motivar y concienciar sobre este gesto

Una buena cifra, pero podía mejorarse. El número de donaciones de sangre se mantiene, aunque los números revelan la necesidad de aumentar más este acto altruista.
A lo largo de los primeros cinco meses de este año, la Hermandad de Donantes de Sangre de Palencia ha contabilizado 2.462 donaciones, mientras que 2008 se cerró con 6.368. «Los datos reflejan que la gente responde, pero en los últimos años se están notando un ligero descenso que no podemos permitirnos», destaca Manuel Maza, responsable del colectivo en la provincia.
De esta manera, en comparación con años precedentes, las cifras han descendido. Por ejemplo, en 2017 se registraron 6.352, apenas una quincena menos, pero un 8% menos si se compara con hace cinco años, cuando había 6.896.
«Las personas mayores dejan de donar cuando cumplen su ciclo y a los jóvenes les cuesta, por lo que se pierden efectivos que tenemos que recuperar», añade Maza. Según explica el responsable de la Hermandad Provincial de Donantes de Sangre, la mayor parte de los donantes palentinos se encuentran en la franja de los 46 a los 65 años, mientras que la que va de los 18 a los 30 es «la más floja». «El porqué de la falta de gente joven creo que reside en la pereza, pues a estas alturas todos sabemos de la importancia de donar y de las características que ha de cumplir alguien que quiere hacerlo», apunta el presidente del colectivo.
En este sentido, Manuel Maza destaca que la última llamada de la entidad ha tenido muy buena respuesta. Así, el maratón celebrado la semana pasada en Diputación Provincial logró 170 donaciones. «La gente ha respondido como se esperaba y es de agradecer que sigan aportando tanto para aumentar las reservas de sangre», argumenta.
Unas reservas que, como es habitual llegado el verano, son más necesarias que en otras épocas del año.
«En estos meses se producen más salidas y la actividad de las personas aumenta, lo que conlleva más accidentes y más necesidad de sangre», subraya Maza. Por ello, antes de que las personas se vayan fuera de sus lugares de origen, desde la Hermandad se hace un llamamiento para que se hagan donaciones y así estar preparados y tener reservas suficientes para las próximas fechas.
En este sentido, desde la administración regional se recuerda que, sin los donantes y sin su altruismo, no sería factible una atención a pacientes tal y como hoy es posible, con multitud de procedimientos sanitarios en los que la sangre y los hemoderivados son fundamentales.
seguridad para todos. Como cada año, el pasado 14 de junio, la Organización Mundial de la Salud agradeció y reconoció socialmente el acto voluntario y solidario que supone que, en cualquier lugar del mundo, una persona done sangre para ayudar a otras.
El lema elegido en esta ocasión fue Sangre segura para todos, con la intención de insistir en el requisito, universal y continuo, de contar con un recurso fundamental en la atención de la salud de los ciudadanos de todo el mundo. «Se trata de concienciar sobre la necesidad de disponer de sangre segura para todos los que la necesiten, pues cada tres segundos alguien en el mundo precisa de una transfusión y éstas salvan a millones de personas cada año», apuntan desde la Junta.
Por su parte, la Federación Española de Donantes de Sangre destaca que España «es uno de los pocos países autosuficientes» en este aspecto. «Las diferencias entre territorios, teniendo en cuenta que el consumo no es uniforme, no dejan de ser datos estadísticos porque lo esencial es que todos han conseguido cubrir las necesidades del día a día, con una correcta y eficiente optimización en las transfusiones», apuntan a nivel nacional.