Aguilar se viste contra el cáncer

A. Benito
-

113 establecimientos se han sumado a la iniciativa organizada por Marta Gama para concienciar sobre la enfermedad, recaudar fondos para la investigación y visibilizar al pequeño comercio y la hostelería

Aguilar se viste contra el cáncer

A Marta Gama, como a muchas otras personas, el cáncer le ha tocado de cerca. Ha vivido la enfermedad en sus propias carnes, pero también en las de sus familiares más cercanos. El caso más reciente es el de su primo, Alejandro Gama, que con tan solo 17 años falleció el pasado 31 de mayo tras una intensa lucha. «El hecho de que los médicos no pudieran hacer nada más por una persona joven, con tantas ganas de vivir, me dejó traumatizada. En ese momento empecé a pensar en qué podía hacer para recaudar dinero y destinarlo a la investigación», explica.


Su labor a favor de la AECC ya es conocida en Aguilar. Ella fue la encargada de organizar en 2018 y 2019 sendas carreras contra el cáncer que lograron congregar a cientos de personas. También promovió la creación de un calendario solidario y lleva años concienciando a la sociedad aguilarense y de localidades cercanas sobre esta enfermedad. 


«Pero este año el reto estaba en plantear una actividad vistosa que no implicara la aglomeración de gente», expresa Marta Gama, que se define como una «defensora» de los lazos de colores con los que se relaciona cada tipo de cáncer. Así fue cómo se le encendió la bombilla y surgió Aguilar se viste contra el cáncer, una iniciativa que, además, pretende dar visibilidad a los establecimientos de la localidad.


Aguilar se viste contra el cáncerAguilar se viste contra el cáncerEn total, se han repartido 180 notas informativas, «y no por correo electrónico, sino de forma presencial», puntualiza la impulsora de una propuesta solidaria a la que se han sumado 113 locales de hostelería, comercios e, incluso, organismos como el CEAS o la emisora municipal. Aguilar ha vuelto a demostrar así su carácter solidario y su unión en este tipo de causas.


«No pensé que la propuesta iba a tener tan buena acogida», confiesa Gama, que desde el primer momento tuvo claro que la adhesión a esta campaña debía implicar el menor coste posible para los participantes. «Únicamente les pedimos que aportaran una hucha y una pequeña decoración con globos, pero la mayoría se ha esforzado mucho más y han incluido otro tipo de elementos», añade la joven. Y no solo eso, sino que desde el pasado lunes los propietarios y empleados de cada negocio van vestidos con el color del cáncer al que representan, por lo que el municipio norteño no solo está tratando de sensibilizar a los vecinos y visitantes respecto a este tema, sino que lo está haciendo desde el optimismo y llenando sus escaparates de color. 


«Al final, es una llamada de atención para quienes pasean por el pueblo, y espero que eso sirva para recaudar dinero, pero también para apoyar a los establecimientos de Aguilar, que tanto lo necesitan en estos momentos», indica Marta Gama, quien decidió esperar a que pasara la vuelta al cole para organizar esta semana solidaria que aprovechará el tirón del Puente del Pilar. Las huchas, eso sí, se mantendrán hasta el próximo domingo 18. «La idea es que los propios voluntarios de la AsociaciónEspañola Contra el Cáncer de Palencia vengan a recogerlas, pero habrá que ver hasta cuándo se prolonga el confinamiento de la capital», manifiesta Gama. Esta también agradece el inestimable apoyo de Armando, su pareja; Rosa, su madre y Gema, su jefa. 


Aguilar se viste contra el cáncerAguilar se viste contra el cáncerEn cuanto a la recaudación, la joven insiste en la importancia que tiene hasta la más mínima aportación. «Todo suma y la idea es que cada uno aporte en la medida de sus posibilidades», añade al tiempo que recuerda a una niña que hace unos días se acercó hasta la tienda en la que ella trabaja y echó los veinte céntimos que le sobraban a la hucha. «Me emocionan esos gestos tan sencillos pero, a la vez, tan valiosos», señala. 


En este sentido, Marta Gama recuerda que en los tiempos de pandemia hay más enfermedades aparte del coronavirus. «Dolencias como el cáncer no han desaparecido. Por eso es muy importante que no nos olvidemos de él y sigamos destinando recursos a la investigación en este campo», manifiesta la impulsora de Aguilar se viste contra el cáncer. Ella misma, que sigue haciéndose revisiones periódicas para controlar el melanoma que hace algún tiempo la obligó a someterse a tratamiento, sabe lo que es tener una consulta por teléfono. «Yo porque soy muy hipocondríaca, pero un lunar te puede cambiar en dos meses y no darte cuenta», dice. «La situación actual es difícil, pero hay casos complicados que requieren de un mayor control», añade.


UN CÁNCER, UN COLOR. De entre todos los colores destinados a concienciar sobre el cáncer, hay uno que reina. El rosa está tan eficazmente relacionado con el cáncer de mama que a todo el mundo le viene a la cabeza esta afección al ver un lazo de esta tonalidad. Pero más allá del color dominante, la paleta cromática se llena.


Aguilar se viste contra el cáncerAguilar se viste contra el cáncerEl blanco representa al cáncer de pulmón; el gris al de cerebro; el verde esmeralda al de hígado; el verde limón al linfoma; el azul celeste al de próstata; el azul violeta al de estómago; el amarillo al de huesos; el naranja a la leucemia y el azul marino al de colon.
La lista, sin embargo, no termina ahí, algunos cánceres comparten color. El naranja también se asocia al de riñón, y el verde al de hígado, linfoma o vesícula biliar. Las variaciones del morado representan el cáncer de páncreas, testículo, estómago, esófago, leiomiosarcoma y linfoma de Hodgkin. El dorado, por su parte, viene usándose desde hace tiempo como símbolo de todos los cánceres infantiles, «porque es el color perfecto para reflejar lo más valioso en nuestra vida, nuestros niños», según la Organización Estadounidense del Cáncer Infantil.