scorecardresearch

Cambios para combatir las brechas de precariedad

DP
-

Cambios para combatir las brechas de precariedad - Foto: Juan Mellado

La Plataforma por los derechos de la mujer de Palencia considera  imprescindible para seguir adelante en la conquista de la igualdad con otra perspectiva impulsar, de una vez por todas, el debate social de los cuidados, situación que la pandemia ha puesto en primera línea,  para valorar la importancia que tiene en todos los ámbitos de la vida social y política; promover medidas de participación política y real para el empoderamiento de las mujeres y actualizar la agenda política con su inclusión en los enclaves de poder y decisión.

La Plataforma, que ayer se concencentró en el Salón reivindicó  que «se potencie todo aquello que permita a las mujeres tener ambiciones lícitas, ambiciones de participar en la política y desear los cambios necesarios para combatir las brechas de precariedad que nos afectan». 

El manifiesto, al que se dio lectura Sonia Hoyos,  incluyó asuntos como acabar con la trata de mujeres y menores estableciendo un plan coordinado con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado de manera permanente y «cerrar todos los locales en los que los puteros usan el cuerpo de las mujeres como mera mercancía, procurándoles protección y recursos para una inserción social y laboral real». Asimismo, la Plataforma reivindicó el desarrollo de políticas encaminadas a la abolición de la prostitución como forma extrema de violencia contra las mujeres; así como legislar sobre la regulación de la pornografía en las redes sociales, protegiendo a las menores y los menores de una forma de abuso sexual indiscriminado.

Otras demandas de la Plataforma recogidas en el manifiesto fueron eliminar la publicidad discriminatoria y denigrante que utiliza el cuerpo de las mujeres como objeto hipersexualizado en los medios de comunicación de masas;  fomentar una educación no sexista, amplia y abierta a todas las perspectivas con una mirada diversa a las personas lesbianas, gays, transexuales, bisexuales, intersexuales…entendiendo la libertad como bien supremo a respetar  e invertir en políticas activas de empleo y redefinirlas con perspectiva de género para eliminar las barreras estructurales que impiden a las mujeres el acceso al mercado laboral. 

«La pobreza sigue feminizándose, pensemos en las mujeres que están al frente de los hogares monomarentales en una proporción de 8 de cada 10; pensemos en mujeres migrantes que se dedican a los cuidados con unos servicios privatizados de bajo coste; pensemos en las mujeres sometidas a la explotación sexual cuya salud no ha sido protegida en el actual contexto. ¡Increíble pero cierto! Las mujeres somos el resto en la pandemia y hoy nos manifestamos para decirlo: estamos hartas de no figurar como ciudadanas, de no tener voz», según el manifiesto.

Las redes sociales sirven de base para el programa de actividades que el Ayuntamiento de Palencia, a través de las concejalías de Mujer y Juventud, ha previsto de cara a conmemorar el Día Internacional de la Mujer, como fue ayer la lectura del manifiesto reivindicativo, a cargo de la joven Lucía Cítores, un ejemplo de superación y lucha contra una enfermedad rara que padece, denominada Sarcoma de Ewing.

«Una igualdad que hoy no es una realidad. Quedan muchos obstáculos por superar», recogía el manifiesto, que también recogía que es día de homenaje a todas aquellas mujeres que fueron pioneras en su campo y lucharon por sus ideales.  Así, una exposición en las columnas de la calle Mayor reconoce a algunas palentinas que han de destacado en la educación, la ciencia, la cultura, el arte y deporte. 

«Existen tantas formas de ser mujer como mujeres y en el mundo», decía  manifiesto. En este también se hacía referencia a la educación sexual como herramienta para contribuir al autoconocimiento  y construcción de las mujeres y que los hombres conozcan a las mujeres contribuyendo a prevenir violencias machistas y fomentar relaciones igualitarias. «Necesitamos una sociedad inclusiva donde las mujeres no estén tiranizadas por una determinada talla, edad, complexión  raza», señala manifiesto, en el que también se hacía referencia a que la pandemia, por ejemplo en materia laboral ha afectado más a las mujeres

perspectiva de género. «Incorporar la perspectiva de las mujeres y de género es, desde hace más de una década, una obligación legal. Pero para la Universidad es, además, una obligación moral. Tenemos la responsabilidad de ser el motor de transformación social a través de la formación, la investigación y la concienciación», de esta forma concluye el manifiesto de la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE), al que se ha adherido la Universidad de Valladolid, leído ayer en La Yutera. Asimismo, decir que desde ayer hasta el 3 de mayo, se ha organizado en la biblioteca del campus una exposición con motivo del centenario de Emilia Pardo Bazán. Esta muestra va acompañada de una lectura de textos de la novelista, periodista, ensayista, crítica literaria, poetisa y dramaturga relacionados con las titulaciones del campus a cargo de alumnos de sus escuelas y facultades.