El abogado de López considera "absurdas" algunas acusaciones

Agencias
-

El letrado del supuesto culpable por el 'crimen de la viuda de la CAM' basa su defensa en la falta de pruebas, "medias verdades" e "indicios débiles" que incriminan a su cliente. El jurado ya delibera sobre su responsabilidad en el asesinato

En la imagen, Miguel López durante la jornada de hoy - Foto: Pep Morell

El abogado de Miguel López -único acusado del asesinato de María del Carmen Martínez, viuda del expresidente de la CAM, Vicente Sala-, Javier Sánchez, ha considerado en su intervención en la sesión de conclusiones que en este juicio ha habido "testimonios forzados, aprendidos", "medias verdades" e "indicios débiles", y ha aseverado que el Ministerio Fiscal y la acusación han realizado "un refuerzo retórico para construir un relato del asesinato, ya que no tiene pruebas". 
Así se ha pronunciado Sánchez, que defiende a Miguel López, único acusado del asesinato de Martínez. Durante la sesión, la magistrada también ha ofrecido la posibilidad a López de intervenir, a lo que el acusado ha respondido: "nada, muchas gracias". 
Por ello, Sánchez ha afirmado que guardar silencio "es una forma de defenderse" y ha indicado al jurado que el "silencio" de su defendido no significa "de ninguna manera la incriminación y que sí ha declarado, tanto en la propia escena del crimen como en sede policial y judicial durante la instrucción". Para el abogado defensor, las de López han sido declaraciones que "se han querido tergiversar" por la acusación. 
Sánchez ha mantenido la petición de absolución por falta de pruebas. Por su parte, el Ministerio Fiscal y el abogado de la acusación particular, Francisco Ruiz Marco, en nombre del hijo mayor de la víctima, Vicente Sala, ha insistido en que el jurado ofrezca un "veredicto de culpabilidad", y se ha reafirmado en la solicitud de 24 años y medio de prisión: 23 años asesinato y 18 meses por tenencia ilícita de armas. Además, se pide una indemnización de 35.000 euros para cada uno de los hermanos, indemnización a la que la acusación ejercida por Vicente Sala renuncia. 
El letrado de la defensa de Miguel López ha afirmado que lo que se ha planteado en el juicio "no hay quien se lo crea". Sánchez ha señalado que frente al hecho de un posible robo y ante las pruebas de forcejeo, "se dice que puede haber otras hipótesis".  "Plantea la acusación -afirma el letrado- como indicio que (López) se iba a cerrar Novocar o que se pudo haber lavado las manos, pero no tienen el indicio de prueba directa", y "ya en el colmo, plantean como indicio que Miguel López podría haberla matado".

 

Indicios "absurdos"

El abogado defensor ha respondido a las tesis de la acusación, calificando de "absurda" la teoría de la "oportunidad", ya que, a su juicio "eso hubiera supuesto que llevaba el arma encima hasta que surgió la posibilidad de asesinar a su suegra". 
También se ha referido a indicios "contrarios al sentido común", que "se han magnificado", como las 232 llamadas a Tavira, de las que indica "la mayoría fueron de escasos segundos, como algunos de los WhatsApp escuchados durante el juicio" o como "las conversaciones que grabaron "las hermanas, no Miguel", ha aclarado el letrado. 
Por último, respecto a la agenda de María del Carmen, el letrado ha incidido en que "en ella se habla de asesores y abogados, no de Miguel López". El abogado de la defensa ha apuntado que, "en 30 años, tan solo hay un episodio en este diario en el que se describe que Miguel López gritó a la víctima". 
Sánchez ha aportado detalles al jurado para "demostrar que el concesionario mantenía una gran actividad" en el momento en el que la acusación sitúa la hora del asesinato de María del Carmen. Ha descrito que "los empleados estaban en su puesto de trabajo e incluso había clientes en el concesionario", lo que hubiera hecho difícil que a las 18,30 horas, se produjera el asesinato. 
En ese momento "se ha demostrado", asegura Sánchez que "López, los trabajadores y los clientes mantuvieron una gran actividad". Para el letrado, a las 18,55 horas "sí que se pudieron dar las condiciones en Novocar para que se ejecutara el crimen". 
Respecto al concesionario, también ha recordado "el testimonio de una de las empleadas que ha testificado que por la puerta pequeña del establecimiento entraban, incluso los clientes" y ha añadido que "nadie ha declarado durante el juicio que viera a Miguel meter el coche en el lavadero". 
En cuanto a la testifical en la cuestión empresarial, el letrado ha afirmado que la decena de testigos presentados "han hablado de las hermanas y de los abogados y que tan solo en una pregunta se habla de Miguel López". Incluso asegura Sánchez que "nunca se habló públicamente de cerrar Novocar, algo que no se sabía" y que, pese a ello "se ha contemplado como indicio". Además, ha añadido que "no se ha presentado ninguna prueba, ni ningún documento que demuestre que las fueron las hijas las que revolvieron los papeles -borrador de Estatutos, testamentos, entre otros- a María del Carmen".

 

Ausencia de pruebas científicas

Javier Sánchez ha criticado que las pruebas científicas "pese a que no incriminan a Miguel López, se mantienen como indicios", y ha afirmado que "la pistola utilizada no es de Miguel López", y que "no se ha podido demostrar en el ordenador del acusado un rastro de la compra de la pistola o del silenciador". 
Tampoco, ha proseguido, "se han encontrado rastros de pólvora, ni de herramientas e incluso hemos demostrado que las balas de Miguel López eran de menor dimensión que las utilizadas en el crimen, por lo que es imposible que las limara. 
Respecto a la falta de huellas en la escena del crimen, Sánchez ha afirmado que "no hay pruebas de que López las limpiara" y pese a ello, "la acusación plantea la hipótesis de que el acusado se puso guantes".
Por último, en relación a la pericial informática, para la defensa "ha quedado acreditado que el WhatsApp de María del Carmen se abrió a las 18,55 horas y 23 segundos" y, en cuanto a la pericial del bolso, en donde la defensa sitúa el móvil de la víctima, Sánchez Vera asegura que "las llamadas se hicieron ya con el móvil en custodia policial tras el crimen alrededor de las 19,22 horas", lo que, a su juicio, indica que "lo más plausible es que el agente o los agentes cogieran el móvil de otro lugar que no fuera el interior del bolso", ha dicho el letrado. 
En cuanto al tiempo de supervivencia -10 minutos de sangrado la defensa y 45 minutos según Fiscalía y acusación particular-, el letrado de la defensa ha asegurado que su pericial "científica, coincide con la pericial del atestado y con el testimonio que vio la silueta de la cabeza la víctima en el coche", lo que, a su juicio, indica que "está erguida", así como "con la distribución y extensión de las manchas de sangre". Respecto a los restos biológicos, ha reiterado que el ADN de la vaina "se sigue sin saber de quién es" y no es de Miguel López, por lo que es "claramente exonerante". 
Bajo este prisma, Sánchez ha reiterado que el asesinato de la viuda del expresidente de la CAM, "pudo ser un robo", y ha puesto varios ejemplos de este tipo de delitos en Alicante. Por último, ha descartado que el móvil "sea el económico, ya que la heredera es su esposa y su régimen matrimonial de separación de bienes". 

 

El jurado ya delibera

Los nueve miembros del jurado popular -más los dos suplentes- del caso deliberan ya sobre si Miguel López mató o no a su suegra, María del Carmen Martínez, tras recibir el objeto del veredicto sobre el que deberán pronunciarse.
El jurado ha iniciado su incomunicación pasadas las 15,00 horas de este jueves para deliberar sobre un caso que se comenzó a juzgar el 14 de octubre. El tribunal popular deberá responder a 12 preguntas para determinar sobre la inocencia o culpabilidad del acusado. Para declarar culpable a López deberá contar con el voto a favor de siete de sus miembros y el de cinco para que el veredicto sea de no culpabilidad. 
Las deliberaciones son secretas y deben estar presididas por el portavoz. Se votará en orden alfabético y la abstención conllevará una sanción y se computará como favorable al acusado. 
La magistrada ha explicado a los miembros del jurado popular que en este caso "no hay pruebas directas" y que, por tanto, tendrán que valorar "pruebas indiciarias", en base a que "estén acreditados por una prueba directa" como primer requisito. Además, ha señalado como segundo requisito la exigencia de que sean "plurales" o "excepcionalmente único, pero de una singular potencia acreditativa". Las pruebas también tienen que ser "concomitantes al hecho que se juzga" y, por último, que estén "interrelacionados". 
Los miembros del jurado popular tendrán que responder a doce preguntas con un sí o con un no, que acompañarán de una sucinta motivación o razonamiento "razonable", ha añadido la presidenta del tribunal, y entre las recomendaciones, la magistrada, ha solicitado "imparcialidad" y en base a "las pruebas que se ha practicado de cara a garantizar un veredicto no contaminado". Asimismo, ha explicado al jurado popular que la tres primeras preguntas responden a las posiciones del Ministerio Fiscal y de la acusación particular y de la cuarta a la séptima de la defensa de Miguel López. 
Las preguntas octava y novena se refieren a culpabilidad o no culpabilidad de los delitos que se imputan. La décima respondería a la alevosía, con independencia del acto, ha continuado la magistrada, y la décimo primera con la responsabilidad civil y el agravante de parentesco".
 Por último, a petición de la defensa, la magistrada ha incluido en la última cuestión la valoración de si ha sido un "juicio justo", en relación a si se considera que "ha habido una dilación extraordinaria y debida o indebida". Los hechos tuvieron lugar en 2016, la instrucción del caso ha durado dos años, y el juicio se ha celebrado en octubre y noviembre de 2019.