Los Ertes doblan a los de los años más duros de crisis

J. Benito Iglesias
-

Las empresas con regulaciones temporales son en gran parte del sector servicios frente a las grandes que fueron mayoría entre los años 2011 y 2014

Los Ertes doblan a los de los años más duros de crisis - Foto: Óscar Navarro

Los expedientes de regulación temporal de empleo (Ertes) presentados desde la entrada en vigor del Decreto del estado de alarma -con las medidas econonómicas que aprobó el Gobierno- casi duplican la cifra de los presentados en los años más duros de la crisis económica. Así, en semana y media la Oficina Territorial de Trabajo había recibido hasta el martes la petición de 985 empresas, frente a las 424 que lo hicieron en la suma de los años 2011, 2012, 2013 y 2014.
Debido a los efectos del coronavirus en los últimos días, los Ertes acumulados dejan en casa durante al menos un mes -si no se prolongan la medidas del Gobierno- a un total de 4.974 trabajadores de la capital y provincia, mientras que en el conjunto de los cuatro años de la crisis -en los que hubo un número similar de regulaciones temporales de empleo- la cifra de afectados fue similar a la actual, con 5.099.
pequeños negocios. Los datos incluyen también, junto a las suspensiones de contratos de forma temporal, las peticiones de reducción de jornada al caer la actividad económica. Las solicitudes para que los trabajadores pasen a cobrar las prestaciones de paro temporalmente se ciñen en buena parte a pequeños negocios del sector servicios -cerrados por decisión de las autoridades- mientras que las realizadas entre 2011 y 2014 fueron de medianas y grandes empresas cuyas ventas bajaron al caer el consumo en la crisis económica.
Hay algún caso de empresas, ya que así lo permite la legislación laboral, que cesan el contrato de un trabajador temporalmente pero siguen la actividad con menor carga de trabajo, mientras que a otros empleados se les reduce la jornada. Fuentes de la Oficina Terrritorial de Trabajo señalaron ayer que es previsible que se alcance en breve el pico de presentación de Ertes y que la cifra empiece a bajar.