Un tributo al oficio de pastor

DP
-

Desde 1854 se celebra un fiesta enhonor a la patrona,la Virgen de losRemedios

Un tributo al oficio de pastor

.m. / palencia
Comenzaban la jornada a las siete de la mañana y la terminaban a las diez de la noche. Eso si no se alargaba el día. Todos los días del año había trabajo, pues las ovejas no permiten vacaciones, domingos ni festivos. Así durante semanas, años y toda una vida.
La labor de los pastores en pueblos como Cervatos de la Cueza ha sido clave para el mantenimiento de la localidad y de muchas familias que vivían de este oficio. Una profesión que pasaba de generación en generación y que siempre ha estado muy vinculada a la economía del pueblo y a sus gentes.
De ahí que naciera la cofradía de Los Pastores, un colectivo al que pertenecían estos trabajadores y sus familias y que, durante décadas, compartían horas de conversación, trabajo y ocio, con la advocación a la Virgen de los Remedios.
Durante tiempo, el colectivo fue responsable de la fiesta que cada segundo domingo de octubre se organizaba en su honor, hasta que hace unos años el Ayuntamiento de Cervatos se hizo cargo de esta celebración. Un encuentro que ayer llenó las calles de la localidad de numerosos hijos del pueblo que volvieron a disfrutar de la jornada en la que se realizó un pequeño homenaje a los pastores, de los que solo quedan dos en el pueblo.
Desde que se tenga constancia, la fiesta se viene realizando desde 1854 y la de este fin de semana ha incluido concursos, torneos de cartas, campeonato de bolos, animación infantil, fuegos artificiales, música, rosario y un pasacalles. 
Uno de los momentos más llamativos fue la procesión que se celebró en la tarde de ayer con la imagen mariana por la localidad, tras lo que se cantó una salve popular.
Una celebración que ahora se ciñe a dos días, pero que en sus orígenes duraba toda una semana, en la que las comidas, las reuniones y la música no cesaban durante estas jornadas en las que los pastores disfrutaban después de un duro año de labores.