70 peticiones vecinales para el nuevo Ayuntamiento

Carlos H. Sanz
-
70 peticiones vecinales para el nuevo Ayuntamiento - Foto: Á“scar Navarro

El asfaltado y el arreglo de aceras y parques centran las peticiones al nuevo Consistorio. Los barrios abogan por nuevas dotaciones, como un centro cívico y un auditorio, y no olvidan el soterramiento. También exigen más policía en sus calles

Durante los últimos meses, de la mano de sus presidentes vecinales, Diario Palentino ha recorrido los barrios de la ciudad para pasar revista a sus propuestas y reivindicaciones al Ayuntamiento; de esas actuaciones que las asociaciones ven necesarias que se ejecuten para mejorar la calidad de vida de sus vecinos.
Dentro de un mes, los palentinos sabrán quién ostentará el bastón de mando durante los próximos cuatro años y que corporación tomará el relevo a la actual y será la encargada de materializar las peticiones de los barrios capitalinos.
A los nuevos munícipes van dirigidas las aproximadamente 70 peticiones más urgentes o importantes que este periódico ha recopilado entre las asociaciones de vecinos de la ciudad, cinco por cada zona. Un listado de propuestas que los 14 barrios desean que se incorporen a la agenda política del nuevo Ayuntamiento desde el primer día, de forma que encuentren solución cuanto antes. 
Muchas de ellas tienen un mínimo común denominador: un mayor mantenimiento de los barrios. Prácticamente todos los presidentes vecinales incluyen en sus peticiones mejoras vinculadas al arreglo de acerados, asfaltado y alumbrado público, así como actuaciones concretas en parques y jardines.
Desde el barrio de San Antonio, por ejemplo, su presidenta María Ángeles Deibe reclama el asfaltado de la avenida de Asturias y el arreglo integral del parque de la Carcavilla, con replantación de árboles incluida; y en Allende el Río, Juan Pérez reclama la mejora del alumbrado de la avenida de Viñalta.
Luis Vicente Rebollar, de la Avenida de Madrid, recuerda que llevan tiempo pidiendo la adecuación del camino que conecta Francisco Vighi con la glorieta de la Primera Universidad, así como el acondicionamiento de un solar junto a la nueva pista de baloncesto del barrio.
Guillermo Barrios, del Cristo, exige «que se retome de una vez por todas el plan de acerado para el barrio, compromiso adquirido por el Ayuntamiento allá por el año 97, y que evidentemente, continua sin ejecutarse». «Vivimos en un barrio con un acerado que en gran parte fue construido por los propios vecinos hace ya mas cuarenta años, además de necesitar el rebaje de bordillos en multitud de pasos, pues afirmamos que supone un verdadero reto pasear por el barrio con un carrito de bebé, y no digamos con algún problema de movilidad», comenta el responsable del Cristo.
Además, el Cristo cree necesario  un mayor celo en el cuidado del «extenso terreno de jardines y parques, porque tenemos la inmensa desgracia de ver como estos se van deteriorando ante la impasividad», sobre todo del paseo de la Acequia.
 «También conocemos la urbanización de nuestras calles, que la margen derecha del barrio cuenta con las calles más estrechas de la ciudad, por ello creemos que la solución sería igualar la altura de todo el ancho de la calle, creando así un espacio compartido para peatones y vehículos, al estilo del cruce de la calle Colón con el Paseo del Salón», añade.
Desde al Ave María, Césareo Frechilla pide el arreglo del parque de Don Pelayo «porque está indecente, como el resto de zonas verdes», y considera que ya es hora de ampliar la zona infantil del paseo del Otero. 
En cuanto al asfaltado, recalca que calles como las de Astudillo, Frechilla o Cervera mantienen sus bordillos sin rebajar «y ni siquiera tienen pasos de cebra»; o que hay «pasos de peatones en mal estado y arquetas hundidas» y «el patio del colegio del Ave María está lleno de cristales».
En San Juanillo, su presidente Rafael Marcos, urge al Ayuntamiento «un plan de asfaltado para el barrio, porque al menos el 70% de las calles lo necesitan». También destaca la necesidad de un mayor mantenimiento de los parques de Los Robles, Los Trigales y Eras del Bosque.
 Rebeca Pérez, la presidenta de San Pablo, también considera que «se necesita un plan real y futuro de inversión eficiente en cuestión de asfaltado y de iluminación del barrio». Además, apunta que mientras llega la reforma integral de Los Jardinillos «se necesita una actuación urgente que arregle los desperfectos existentes»; e incide en otra de sus peticiones, la construcción de un parque infantil en la plaza de Mariano Timón que ponga solución al déficit de zonas de juego para los niños.
Desde la asociación de San Miguel, Jesús María Calvo reclama el arreglo de la deteriorada plaza de San Miguel, «por la permisividad de acceso de turismos y vehículos de carga y descarga», ya que deterioran el pavimento y los registros, lo que desmejora el aspecto de este enclave y dificulta la movilidad peatonal.
La lista en el barrio de Santiago también es larga, según explica su responsable Evelio Rodríguez. «Urge el arreglo de los jardines, sobre todo del de Virrey Velasco, porque están de pena y necesitan una intervención desde hace años», comenta, para pasar a recordar al Ayuntamiento la necesaria renovación de los juegos infantiles del barrio y el arreglo de aceras y alumbrado, así como la «urgente poda de árboles, sobre todo en la calle de Tello Téllez, donde están causando problemas a los vecinos y durante el verano restan iluminación». 
Cerca de allí, en el barrio del Campo de la Juventud, Alfonso González pone el foco sobre la necesidad de un «arreglo integral del acerado y asfaltado de las calles de Guzmán El Bueno y Julián Díez, donde también se debe mejorar la accesibilidad», comenta.
«También solicitamos la ampliación del parque infantil de la plaza de la Constitución, ya que se ha quedado pequeño; y de la pista deportiva descubierta que está detrás del Campo de la Juventud», añade.
En Pan y Guindas, su presidenta, Mayte Rodríguez, urge la mejora, ampliación y arreglo de jardines e iluminación, así como «un estudio de los árboles más altos del barrio para garantizar su seguridad, y la sustitución de farolas», mientras que en la Nueva Balastera, Marilén Pastor reclama más luz en el parque de los Dulzaineros y una ampliación de la zona infantil.
No por ser el más pequeño de la ciudad está exento de necesidades. El barrio de María Cristina, a través de su presidente, Jesús Encinas, cree que ha llegado la hora de que el Ayuntamiento realice un estudio y aprobación de una ordenanza que regule el uso, disfrute y mantenimiento de los parques y jardines, con especial atención al parque del Salón. 
Y, sin abandonar el cuidado de zonas verdes, San Pablo y Santa Marina urge una actuación urgente en el parque de Los Jardinillos mientras llega su reforma integral; la avenida de Madrid, «un proyecto serio para el parque Ribera Sur»; y Allende el Río más iluminación en la dársena, el parque del Sotillo y la avenida de Viñalta.
grandes proyectos. Pero no solo el asfalto y las aceras preocupan a los barrios. Los hay que reclaman grandes proyectos. Por ejemplo, Rafael Marcos propone la construcción de un edificio público polivalente que pueda acoger salas de estudio, biblioteca y locales para jóvenes en el barrio de San Juanillo. Y en Pan y Guindas, Mayte Rodríguez asegura que seguirán luchando para que se construya un centro de salud en el nuevo solar que ha habilitado el Ayuntamiento, aunque sea competencia de la Junta.
Aunque para sorprendente, la petición de José Luis Ainsúa para El Carmen: «la demolición del Lecrác y construcción de un auditorio para conciertos, conferencias y obras teatrales con un mínimo de 1.000 personas». Y sí, el soterramiento del ferrocarril también está presente en las propuestas. «Y que sea el largo», apuntan desde Pan y Guindas.
urbanismo. En materia de urbanismo, José Luis Ainsúa sorprende pidiendo al Ayuntamaiento «la regeneración y traslado desde El Carmen de los elementos de producción de la maquinaria de la fábrica de armas al polígono». También recalca la necesidad de sustituir la bolera situada en la calle San Juan de la Cruz por un gimnasio para personas mayores; y de dar solución a los pórticos de la plaza del Carmen. 
En San Antonio insisten en la restauración urbana de las casas en ruina junto a las antiguas Ferrallas; y la comprometida rehabilitación de la ribera del río, «con un carril-bici y un campo de fútbol 11 en la zona de los Molederos, en el camino de los Hoyos», añade María Ángeles Deibe.
En Allende reclaman el arreglo y urbanización de las Once Paradas, mientras que en Pan y Guindas recuerdan que está pendiente la ejecución del proyecto urbanístico que se ha aprobó para el barrio, sobre todo en el tema de accesos.
Guillermo Barrios, desde el Cristo, pide la urbanización de la zona de Las Américas, «porque en las calles Perú y Venezuela, en pleno siglo XXI, siguen siendo de tierra», así como el proyecto de recuperación del Colegio de Huérfanas de Ferroviarios mediante una iniciativa de huertos urbanos solidarios, o la urbanización de la explanada de propiedad municipal de la calle Santa Eufemia, junto a la escuela infantil. «Tenemos el dudoso honor de ser desde hace muchos años, el único barrio de la capital que cuenta todavía con calles sin asfaltar ni urbanizar», comenta el presidente vecinal, que recuerda que esta parte de su barrio es  «una de las zonas mas espectaculares para admirar la zona de los cerros de San Juanillo y el Otero, aparte de la escultura que da nombre al barrio, siendo esta zona catalogada como Bien de Interés Cultural». 
Finalmente, María Cristina solicita a la nueva corporación «un control riguroso de la concesión de licencias de obras y seguimiento de remodelaciones en el barrio» y la «instalación de fibra óptica soterrada».
más limpieza. La limpieza de sus calles y espacios públicos es otra de las preocupaciones que tienen los barrios y para las que piden una solución al nuevo Ayuntamiento. En el barrio de San Miguel, por ejemplo, su presidente urge medidas porque «los solares abandonados se han convertido en auténticos vertederos y focos de insalubridad e infección». 
«Por otra parte, resulta ya alarmante la degradación del 2º Corral -en la plaza de San Miguel- por la proverbial falta de limpieza y suciedad de orines, defecaciones, botellón y drogas en los fines de semana», explica Jesús María Calvo. Este barrio también pide a la nueva corporación que establezca una «rotación horaria de los servicios de limpieza y recogida de basuras» tanto en el centro como en San Miguel, de forma que se reduzcan las molestias al descanso de los vecinos.
En el Campo de la Juventud, también reclaman que el Ayuntamiento exija a la Junta «la limpieza y saneamiento del terreno del colegio de San Ignacio de Loyola»; y el de Allende el Río, Juan Perez, urge también la intermediación municipal para la «limpieza de las márgenes del canal», así como del barrio en general, «ya que deja mucho que desear, sobre todo después de los botellones».
En María Cristina, insisten en que se amplíen las medidas para «la lucha contra la plagas de cucarachas y roedores, sobre todo durante el verano»; y en la Nueva Balastera, «más limpieza de las parcelas municipales y, sobre todo un mayor mantenimiento del arroyo de Villalobón, ya que el olor que desprende es nauseabundo y genera mucho mosquito en verano». 
presencia policial y tráfico. Los problemas de tráfico y la falta de presencia policial son otra constante en las reclamaciones que los barrios hacen al nuevo Ayuntamiento. En Pan y Guindas y San Juanillo,  por ejemplo, solicitan que se recupere cuanto antes la figura del agente de barrio. José Luis Ainsúa, que preside una plataforma vecinal en El Carmen -la asociación está inactiva- comenta la urgencia de «abordar socialmente situaciones de vandalismo y consumo de estupefaciente y alcohol», así como los problemas de «vandalismo y gamberrismo nocturno durante los fines de semana», habituales por la falta de presencia y actuación policial al respecto. En María Cristina también echan de menos la presencia de agentes, «especialmente durante los festivos».
Respecto al tráfico, Rebeca Pérez, del San Pablo y Santa Marina, pide una solución a los problemas de aparcamiento, y que se revisen las líneas amarillas y los vados. «Llevamos muchos años pidiendo que se regule el paso de coches por la plaza de San Pablo», recuerda también la presidenta.
Y en Allende el Río insisten en el control de la velocidad a la que circulan los vehículos en el barrio; mientras que en el barrio de la Avenida de Madrid, exigen «la mejora de la seguridad en Ramón Carande por el tráfico, ya que se han registrado varios accidentes con víctimas mortales».
una relación mejor. Las asociaciones piden también más cariño y comprensión al nuevo Ayuntamiento. En el Ave María, Cesáreo Frechilla, explica que llevan semanas esperando a que el Consistorio informe a los vecinos sobre la actuación en las Casas de Abella, donde hay un proyecto para sustituir las viejas canalización de agua y residuales.
En San Miguel piden formar parte del Consejo Municipal de Fiestas; y en la Nueva Balastera, unos horarios de autobuses más útiles. Otros, «que el nuevo Ayuntamiento no se limite a darles solo buenas palabras sino que cumpla con los que promete», señalan, por ejemplo, desde San Juanillo.
Asimismo, al menos tres barrios -San Juanillo, San Antonio y Santiago- reclaman las reformas, mejoras y ampliaciones de sus centros sociales, bien porque presentan excesivas carencias -puertas, ventanas, iluminación, calefacción...-, bien porque se han quedado pequeños. La Nueva Balastera pide una ayuda del Ayuntamiento para poder sufragar, como se hace con otras asociaciones, los gastos de luz, agua y calefacción.