En la liga georgiana se habla español

Misha Vignanski / EFE
-
En la liga georgiana se habla español - Foto: fcdinamo.ge

El Dinamo de Tiflis, campeón de la Recopa de 1981, busca volver a conquistar la gloria europea de la mano de seis españoles

Tiflis, la capital de Georgia, es la ciudad más grande del país con 726 kilómetros cuadrados y 1.345.000 habitantes. Y pese a que el idioma oficial sea el georgiano, el español se está escuchando en algunos puntos de la urbe. Especialmente dentro del estadio de su equipo principal, el Dinamo de Tiflis.

Y es que el primer entrenador, el asistente y cuatro de sus jugadores proceden de España. Esa es la fórmula elegida por el equipo, campeón de la Recopa en 1981, para reverdecer viejos laureles.

"Creemos que podemos lograrlo con la ayuda de los técnicos y futbolistas españoles. Puede ser que no sean muy famosos, pero ya han demostrado su calidad en la pretemporada en Turquía", comenta, Roman Pipia.

La clave de esta ‘españolización’ reside en el mallorquín Francisco Javier Muñoz Llompart, ‘Xisco’, que militó en el equipo georgiano entre 2011 y 2014, alzándose con dos títulos de liga, además de pasar por el Valencia y el Betis.

"La historia española del Dinamo arranca con Xisco, que se enamoró tanto de Georgia que decidimos volver a invitarlo, pero esta vez como miembro del cuerpo técnico", explica Pipia.

Fue el propio exjugador quien eligió personalmente al técnico y a los refuerzos españoles, además de a un argentino que militaba en nuestra liga.

"Cuando les conté a los jugadores la historia del Dinamo y las tradiciones del fútbol georgiano, aceptaron encantados", señala Xisco.

Uno de los refuerzos escogidos es Félix Vicente, que llegó en enero a Tiflis como preparador físico, cargo que ya ejerció a lo larga de su carrera en clubes como el Levante o el Leganés. En marzo fue elegido como nuevo primer entrenador, a falta de pocos días para el inicio del 31º campeonato de liga.

También llegaron Fran Carbiá (C.F. Reus Deportiu), José Perales (C.F. Badalona), Víctor Mongil (Atlético Levante U.D.) y Sergio Noche (U.D. Somozas), a los que hay que sumar el argentino Raúl ‘Toni’ Rojano (Burgos C.F.).

Xisco explica que el contrato es válido por una temporada, pero que si los resultados son buenos los españoles seguirán vistiendo la camiseta del Dinamo las próximas temporadas.

 

Buen inicio

Y las cosas arrancaron bien en la Erovnuli Liga, la Primera División georgiana, ya que el Dinamo ganó el primer partido en casa.

Destaca que los jugadores españoles han sido recibidos "calurosamente", tanto por los directivos, como por la afición y los jugadores

Eso lo corrobora Mongil, un defensa vallisoletano de 26 años con una carrera de trotamundos que incluye dos temporadas en el Atlético de Madrid B, que sigue soñando con grandes tardes y espera que el Dinamo le sirva para revalorizar su carrera.

"Sigo teniendo los mismos sueños y ambición que cuando tenía 20 años. El objetivo es ganar el título de liga", señala el vallisoletano.

Asegura que estaba "muy a gusto" en el Atlético Levante, pero que la mezcla de cuerpo técnico y jugadores españoles, además de una buena oferta económica, era un "cóctel ideal" para "hacer las Américas" en el Cáucaso.

"Se lo recomiendo a cualquier futbolista. Es el equipo más importante del país. Juegan la Liga Europa la próxima temporada. Pagan mejor que en España. No podía rechazar la oferta", dice.

"La imagen del fútbol español es una pasada. El trato ha sido fantástico. Si jugamos bien, la gente volverá al estadio", apunta.

El objetivo del club es ganar la liga, algo que no logra desde 2016 y prepararse para la próxima Liga Europa en la que participará el Dinamo por haber quedado en segundo lugar la pasada temporada.

Xisco cree que los otros nueve equipos no se lo pondrán fácil al Dinamo, ya que todos dan lo mejor de sí contra el equipo capitalino. El rival batir será el actual campeón, el Saburtalo y el Torpedo, campeón de copa.

Pero de momento las cosas van bien y los guardias de seguridad de las instalaciones del Dinamo ya saludan en castellano.