Juzgado un interno del CAMP por morder a una trabajadora

ALBERTO ABASCAL
-

El fiscal pide una indemnización global para la empleada, que sufrió un aplastamiento de vértebra, de 35.290 euros y la acusación particular la eleva a 101.200 euros · El acusado está incapacitado judicialmente

Juzgado un interno del CAMP por morder a una trabajadora - Foto: Á“scar Navarro

La Fiscalía ha solicitado la pena de un año y medio de sumisión y tratamiento socio sanitario para un interno del CAMP Nuestra Señora de la Calle tras causarla lesiones importantes a una trabajadora del centro después de aplastarle una vértebra y morderle en una pierna, por lo que requirió tratamiento médico y hospitalización durante 14 días.
El caso se vio ayer en el Juzgado de lo Penal en una vista para la que estaban citadas una veintena de personas y que proseguirá a finales de mes con las conclusiones definitivas y la lectura de los informes finales por las partes.
Según el escrito de acusación formulado por la Fiscalía y al que ha tenido acceso Diario Palentino, los hechos ocurrieron a una hora no determinada del 17 de octubre de 2015 cuando el acusado, que está diagnosticado de un retraso mental grave con alteraciones de conducta por que lo está incapacitado judicialmente, encontrándose en el citado centro dependiente de la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta y con el ánimo de menoscabar la integridad física de una trabajadora de dicho centro, supuestamente se abalanzó sobre ella tirándola al suelo comenzando posteriormente a morderla en una pierna. Como consecuencia de estos hechos, la víctima sufrió lesiones consistentes en traumatismo lumbar con fractura aplastamiento con acuñamiento y herida por mordedura en cara interna de la pierna derecha para lo que necesitó tratamiento médico tardando en curar 247 días, 14 de ellos de hospitalización. Asimismo, le dejó secuelas por aplastamiento de vértebra y una cicatriz en la pierna. La Fiscalía pide en el apartado de responsabilidad civil una indemnización global para la víctima de 35.290 euros, dejando la responsabilidad civil subsidiaria para la Junta de Castilla y León por ser un centro tutelado por el Gobierno regional
Por su parte, la acusación particular ejercida por la víctima solicita un año y nueve meses de prisión sustituibles por internamiento en un centro especializado para el acusado y una indemnización global por daños y secuelas cifrada en 101.200 euros.