La provincia pierde 7.786 hectáreas de sombra

Laura Burón
-

Un mapa interactivo mundial muestra las principales áreas donde más se ha reducido la cobertura arbórea. Están en la zona de la Valdavia y en la comarca de la Vega

La provincia pierde 7.786 hectáreas de sombra

Un nuevo estudio internacional demuestra que una cantidad adecuada de cobertura arbórea, es decir, la superficie que cubren los árboles, o lo que es lo mismo, la sombra que proyectan, puede reducir las temperaturas diurnas del verano hasta 12 grados, algo que no solo afecta a la sensación térmica ambiental, sino también a la salud de las personas, que mejora de forma notable gracias a las zonas verdes.
Palencia no dispone de un estudio sobre este parámetro, que se refiere a la cantidad de capas de hojas y ramas que cubren el suelo cuando se observa desde la altura y que se puede medir en hectáreas, pero gracias a las imágenes por satélite se puede determinar cuánta cobertura arbórea se ha perdido en lo que va de siglo. La página Global Forest Watch recopila los datos de la colaboración establecida entre la Universidad de Maryland, Google, el Servicio Geológico de Estados Unidos y la NASA, y utiliza imágenes del satélite Landsat para hablar de la pérdida de cobertura arbórea desde el año 2001, que en el caso de Palencia se sitúa en 7.786 hectáreas, o lo que es lo mismo, ha perdido el 7,4 por ciento de este parámetro que tiene en cuenta la vegetación mayor de 5 metros.
Solo el pasado año la provincia palentina perdió 452 hectáreas de sombra. El año en el que se experimentó un mayor decrecimiento fue en el 2004, cuando la cifra superó por poco las 1.000 hectáreas, mientras que en 2003 o en 2011 la pérdida fue muy leve, de solo 48 y 131 hectáreas, respectivamente.
Observando los mapas interactivos se pueden apreciar aquellas zonas de la provincia donde la sombra se ha visto reducida. Y aunque todo invita a pensar que donde existen más árboles es más fácil que se pierda superficie, en el caso de la provincia  no es así. La Montaña Palentina apenas ha perdido cobertura arbórea desde que comenzara el presente siglo, y según los mapas satelitales, la zona donde más se nota la variación es en la Valdavia, concretamente en los montes cercanos a localidades como Villaeles de Valdavia, Arenillas de San Pelayo, Renedo de Valdavia y Polvorosa de Valdavia. Todo parece apuntar al aprovechamiento maderero como la causa directa.También se aprecia otra gran pérdida de cobertura arbórea en el límite de la provincia con León a la altura de Santervás de la Vega, seguramente por el incendio ocurrido en el verano de 2015, y en la ribera del río Carrión, en el tramo comprendido entre Saldaña y Carrión de los Condes.
Por supuesto, hay también menos zonas de sombra en otros puntos de la provincia, según los mapas interactivos, como son los entornos de los pantanos de Compuerto y Camporredondo y el Monte El Viejo de la capital. Cabe destacar que en la zona sur de la provincia, donde las masas forestales son menores, apenas se ha perdido superficie de cobertura.
A nivel regional, Palencia ocupa el penúltimo puesto en el ranking de este parámetro. En los 18 años transcurridos del presente siglo solo Valladolid ha perdido menos cobertura arbórea, con 5.180 hectáreas. En el lado contrario se sitúa León, con 62.000 hectáreas menos de sombra que en el año 2000, seguido de Zamora, con 34.700. En toda Castilla y León, la pérdida de cobertura arbórea es de 195.000 hectáreas.
Contemplando el mapa nacional, la pérdida asciende a más de un millón de hectáreas, siendo la zona norte del país la que registra mayores descensos en la superficie, con Galicia y el País Vasco como territorios más destacados.
Los motivos de la pérdida de cobertura arbórea son diversos y es complicado determinar las causas, ya que no solo tiene que ver con los incendios, sino también con las talas y la muerte de ejemplares. Y es que la pérdida de cobertura arbórea no es sinónimo de deforestación, puesto que en ella se incluyen tanto los cambios en los bosques naturales como en los bosques plantados, y no es generada por la intervención humana           necesariamente.
Esa capacidad arbórea de la provincia está directamente vinculada con la absorción de carbono, uno de los gases que contribuyen a la creación del denominado efecto invernadero. En los últimos cinco años, la pérdida de cobertura arbórea en Palencia se produjo en bosques naturales y eso equivale a que se dejaron de capturar 497.000 toneladas de emisiones de CO2.
Esa cifra casi se triplica si el periodo de referencia es lo que va de siglo, puesto que la pérdida de cobertura arbórea permitió que se dejaran de absorber 1,76 millones de toneladas de dióxido de carbono, lo que arroja una media de 98.000 toneladas al año.
También es cierto que no todo son pérdidas de cobertura arbórea, puesto que también hay zonas donde se registran ganancias, pero los datos solo hacen referencia al periodo comprendido entre 2001 y 2012. En esos años, solo aumentó en 4.310 hectáreas, destacando el aumento de la superficie de sombra en las riberas de los ríos.