Los plazos de pago de las empresas alcanzan los 90 días

SPC
-

A nivel nacional, la media es de 92 días con una mejoría de cinco

Los plazos de pago de las empresas alcanzan los 90 días

Los plazos de pago de las empresas de Castilla y León en 2018, último ejercicio del que hay datos completos, se situaron en 90 días, seis menos que un año antes, mientras que en el conjunto nacional se dio una mejoría de cinco días hasta situarse en los 92 días. Así figura en el observatorio sobre plazos de pago en la empresa española de Iberinform y Crédito y Caución hecho público hoy.

Esta reducción, tal y como se recoge en el estudio, responde al actual entorno de tipos bajos, por un lado, que facilita el acceso a la financiación bancaria. Por otro, en un contexto de crecimiento de las insolvencias, es un síntoma de la adopción de mayores medidas de control de los riesgos de crédito, especialmente de la reducción de los plazos medios tras el vencimiento para considerar una venta en mora.

Por comunidades, las empresas que menos días tardan en hacer frente a sus pagos son Baleares con 79 (tres días menos que en 2017); Navarra con 83 (cinco menos); Cantabria con 83 (ocho días); Aragón con 85 (siete menos); Cataluña con 87 (tres menos); y Canarias con 88 (tres menos). En el lado contrario, las empresas que más tardan en abonar sus facturas por encima de la media son Andalucía con 103 (cinco días menos que en 2017); Murcia con 101 (cinco menos); Castilla-La Mancha con 97 (seis menos); Madrid con 95 (cuatro menos); y País Vasco con 93 (siete menos).

En 2010, la legislación sobre plazos de pagos comerciales en España impulsó la limitación a los 60 días naturales a contar desde la fecha de recepción de las mercancías. Sin embargo, de acuerdo con el observatorio que impulsan desde 2009 Iberinform y Crédito y Caución, estos siguen muy lejos del horizonte que trata de impulsar la legislación española y europea. Se mueven en una estrecha horquilla de los 89 días, el mínimo registrado en 2011, a los 97, el máximo de 2017.

Ninguno de los sectores productivos logra situarse por debajo de los 60 días. El mejor comportamiento se registra en el sector servicios (86 días). La industria española trabaja con unos plazos medios de 96 días. Los plazos más amplios se dan en construcción (100 días) y el sector primario (110).  Por comunidades autónomas, la evolución del comportamiento en pagos depende de diversos condicionantes entre los que cabe citar, principalmente, dos: los matices en la cultura de pagos o la composición sectorial.



Las más vistas