La Policía se centra en el acoso y los riesgos de Internet

ALBERTO ABASCAL
-

La brigada de Participación Ciudadana de la Comisaría de Palencia ha programado este año 226 actividades para los colectivos más vulnerables · Alcanzan a más de 5.600 personas

La Policía se centra en el acoso y los riesgos de Internet

La labor policial no se circunscribe solamente a la investigación de los delitos y a la detención de los que traspasan esa línea que delimita de manera muy nítida el Estado de Derecho y la ilegalidad a través del Código Penal. La prevención y la información son hoy en día herramientas imprescindibles en la lucha contra la delincuencia y, en este sentido, la delegación provincial de Participación Ciudadana de la Policía Nacional juega un papel esencial.
«Tratamos de llegar a los colectivos más vulnerables de la sociedad, tanto en la faceta de la prevención como en la búsqueda de información para ayudarles de la manera más eficiente». Son las declaraciones del subinspector de la delegación de Participación Ciudadana de la Comisaría de Palencia, Luis Antón, un profesional que lleva siete años desarrollando su labor a orillas del Carrión, de los que tres están precisamente ligados a esta delegación dotada con un agente más, Javi Gordo, «aunque recibimos el apoyo de todos los compañeros del resto de los departamentos cuando la ocasión lo requiere», apostilla Luis Antón.
Y el trabajo de la brigada de Participación Ciudadana en Palencia no es baladí porque a lo largo de este año ha programado un total de 226 actividades (una media de una diaria si se exceptúan fines de semana y fiestas y a falta de concretar el calendario definitivo de diciembre), la mayoría charlas para diferentes colectivos, especialmente centros escolares y entidades sociales. Este número de actividades programadas llegará a la nada desdeñable cifra de unas 5.650 personas, una media de 25 por actividad. De hecho, durante 2018 fueron 223 las actividades realizadas por este departamento, mientras que en 2017 alcanzaron la cifra de 150 ( un 33 por ciento menos que este año).
Entre todas las actividades que el subinspector y su compañero acometen casi día a día las más numerosas, sin duda, son las canalizadas a través del plan director para la convivencia y mejora de la seguridad escolar. «Nos centramos en materia del consumo de drogas y alcohol, Internet y sus derivados como el ciberacoso, por ejemplo, llevándose a cabo en los colegios, institutos de Educación Secundaria, Bachillerato y ciclos formativos, tanto públicos como privados de toda la demarcación. Durante el pasado año dimos 142 charlas a otros tantos centros escolares», pormenoriza Antón.
En las conferencias se exponen diversos problemas surgidos del consumo de drogas y alcohol, concienciando así a los alumnos de los riesgos que conlleva tomar estas sustancias durante su etapa escolar y en un futuro, afectando sobre todo a la salud, así como a otras facetas de su vida. También se exponen aquellas cuestiones en materia sancionadora, conforme a lo establecido en la ley orgánica de la Seguridad Ciudadana 4/2015, de las infracciones graves como la tenencia y el consumo de sustancias estupefacientes, y las infracciones leves sobre el consumo de alcohol en lugares públicos
Los colegios y los institutos de Educación Secundaria, Bachillerato y ciclos formativos se han concienciado de la necesidad de impartir estas charlas a los jóvenes por parte de Policía Nacional, «mostrándose, una vez concluidas, muy agradecidos por el desarrollo de las mismas», según indica el subinspector, que cuenta siempre con todo el apoyo de la comisaria, Montserrat Marín. Al mismo tiempo el citado programa se aplica, durante todo el año, el denominado plan integral de prevención y respuesta al consumo y tráfico minorista de drogas en los centros educativos y sus entornos, con el objetivo de dar una respuesta integral (prevención y radicalización al consumo y tráfico minorista de drogas) a la problemática de las drogas en el entorno escolar.
vigilancia policial. Por todo ello, en los últimos años se ha incrementado la vigilancia policial en las inmediaciones de los centros escolares para prevenir y combatir el tráfico, consumo y tenencia de drogas, así como todo tipo de conductas violentas relacionadas con los jóvenes, mejorando la seguridad global tanto en los centros escolares como en su entorno. También se ha establecido un sistema de cooperación con otros organismos públicos con competencia en la materia para afrontar coordinadamente aquellas problemáticas que afectan a los jóvenes.
Asimismo, la delegación también intenta concienciar y dar a conocer los riesgos actuales que existen en Internet para los menores que empiezan a usar las TIC. En este sentido, al finalizar cada curso también se imparten charlas a los padres de los alumnos, ya que por parte de la Policía Nacional, así como de los responsables de los centros, se cree indispensable la concienciación de estos para atajar posibles problemáticas futuras. «Lo que más preocupa a los alumnos son los peligros de las redes sociales, el acoso escolar y el ciberacoso. Son asuntos que verdaderamente les asustan y, además, están de plena actualidad», comenta Luis Antón. Y es que los datos también lo confirman: de las 148 charlas realizadas este año en los centros escolares, un 60 por ciento de las mismas tenía como referencia los riesgos de Internet.
Según el último informe elaborado por Unicef a través de una encuesta elaborada en 30 países, uno de cada tres adolescentes y jóvenes dice haber sido víctima de ciberacoso. El sondeo, en el que participaron de forma anónima más de 170.000 personas de entre 13 y 24 años, señala que uno de cada cinco jóvenes llegó a saltarse clases como consecuencia de ese acoso en Internet y de violencia. Según una mayoría de los encuestados, redes sociales como Facebook, Instagram, Snapchat y Twitter son los lugares más comunes para propagar el ciberacoso.