scorecardresearch

Francia aplica el toque de queda en comercios y servicios

EFE
-

El Gobierno recalca que "la única" forma de evitar el agravamiento de la situación es "frenar los contagios" que se producen principalmente en el ámbito privado

Francia aplica el toque de queda en comercios y servicios - Foto: GONZALO FUENTES

El toque de queda anunciado por el Gobierno francés en París y otras ocho áreas urbanas afectará a todos los comercios y servicios por un período mínimo de cuatro semanas, anunció este jueves el primer ministro, Jean Castex.

Además, en toda Francia se volverán a prohibir fiestas privadas o bodas durante al menos seis semanas, añadió durante una rueda de prensa en la que explicó, junto con varios ministros, detalles de la aplicación del toque de queda y nuevas restricciones en el conjunto del país.

El toque de queda, que comienza en la medianoche del viernes y se extenderá desde las 21,00 a las 06,00, se decidió por "la degradación" de la situación sanitaria de los últimos 10 días, destacó Castex, quien explicó que en ciudades como París las ucis están ocupadas en un 46% por pacientes con la covid.

"Nuestros médicos están agotados", afirmó el primer ministro, quien recalcó que "la única" forma de evitar el agravamiento de la situación es "frenar los contagios", que se producen principalmente en el ámbito privado.

El primer ministro recordó que habrá excepciones de "sentido común" al toque de queda, como ir o volver del trabajo, acudir a un hospital o una farmacia, ir o regresar de un aeropuerto o estación ferroviaria, visitar a un familiar dependiente o pasear a una mascota.

El Gobierno pondrá a disposición a través de internet un documento para quienes necesiten salir en las horas vedadas, igual que se hizo durante el confinamiento de la población de la pasada primavera.

"Comprendo la inquietud" de los ciudadanos, afirmó Castex, que insistió: "Estoy aquí, junto con el Gobierno, para actuar ante la difícil situación que afrontamos".

 

Compensación

El Gobierno francés compensará con 1.000 millones de euros de ayudas a las empresas que se van a ver afectadas en su actividad por la imposición del toque de queda en París y otras ocho áreas urbanas durante al menos cuatro semanas para contener la escalada de contagios del coronavirus.

"Se hará todo lo que haga falta para superar estas semanas de toque de queda con el menor impacto posible", subrayó esta jueves el ministro de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, en una conferencia de prensa con el primer ministro, Jean Castex, y con otros miembros del Gobierno para detallar la aplicación de la medida y las medidas de acompañamiento.

Le Maire explicó que todas las empresas de menos de 50 trabajadores instaladas en zonas donde se aplique el toque de queda y que sufran una caída de sus ingresos del 50% podrán recibir una subvención de 1.500 euros al mes.

Para las compañías de menos de 50 empleados de los llamados sectores HCR (hostelería, cafés y restaurantes), las ayudas podrán llegar a 10.000 euros mensuales cuando hayan perdido la mitad de su facturación.

Todas aquellas que tengan que cerrar por orden administrativa quedarán exoneradas del pago de las cotizaciones sociales patronales. Para las de los sectores HCR podrán acogerse a esa misma exoneración desde el momento en que su volumen de negocios haya caído un 50%.

El titular de Finanzas también presentó otro dispositivo suplementario para compensar el pago de las cotizaciones sociales salariales (las que corresponden a los trabajadores).

Más allá de estas medidas que tendrán un coste presupuestario de 1.000 millones de euros, Le Maire avanzó que los préstamos garantizados por el Estado, que estaba previsto que estuvieran disponibles hasta finales de año, se van a prolongar hasta el 30 de junio de 2021. Lo mismo ocurrirá con los préstamos concedidos directamente por el Estado para empresas en dificultad.

En los próximos días, el Ejecutivo va a recibir a los responsables de la patronal del sector HCR para examinar otros problemas como los alquileres, las vacaciones de sus empleados o los seguros ante los anuncios de que dejarán de estar cubiertos por el riesgo de pandemia.

En paralelo, se van a iniciar discusiones a partir de mañana con las empresas del sector de la cultura para abordar los problemas específicos por el toque de queda a los teatros, cines o salas de conciertos.

El primer ministro, por su parte, indicó que se pagará una ayuda de 150 euros a 4,1 millones de hogares beneficiarios de subsidios sociales, a lo que se añadirá 100 euros por hijo.